Acueducto2

“Segovia es agradable pero la información política es más complicada que en una gran ciudad”

Conocí a Raúl Heitzmann cuando, tras terminar la carrera de periodismo, llegó a Segovia para realizar sus primeros trabajos, primero en prensa y más tarde en radio, medio en el que aún permanece.

Nacido en Segovia, se traslado a Madrid cuando solo tenía 14 años y, al final de los años 80, se incorporó a RNE tras aprobar una oposición, primero en el País Vasco y más tarde en Madrid, donde hoy continúa. Redactor, editor, director de informativos… Ha vivido el terrorismo de ETA y algunos capítulos fundamentales en la historia de España que han sucedido entre los años 80 y el momento que vivimos.  De los detalles de su larga carrera, de los momentos vividos a lo largo de ella, de los vaivenes en “su” empresa (marejadas y marejadillas…) y de lo próxima que está su jubilación, él mismo lo cuenta.

P-¿Cuál ha sido el recorrido profesional de Raúl Heitzman hasta ahora?

R-Aunque nací en Segovia me fui a Madrid, junto a mi familia, cuando tenía 14 años. Aún viviendo en Madrid, continué teniendo mucho contacto con la ciudad porque era donde veraneábamos y, cuando estudiaba la carrera de periodismo, hice unas prácticas en El Adelantado de Segovia, donde llegue a estar en dos periodos de verano diferentes.

Terminada la carrera, pasé por el periódico buscando trabajo pero, no había nada. Allí me dijeron que en Radio Segovia estaban buscando a alguien… Me acerqué (entonces el periódico y la radio estaban juntos en la Plaza de Cirilo Rodríguez) y me quedé para trabajar durante cuatro años, entre 1982, cuando terminé la carrera, y 1987. En este periodo estuve en la emisora de Segovia y en la de Cuéllar, que se inauguró por entonces.Como mi intención era hacer otras cosas y Cuellar se quedaba un poco pequeño, me puse a preparar oposiciones y me presenté a las de Radio Nacional. Aprobé las oposiciones sin plaza, porque solo había una en Extremadura, al sacar el número dos. Entonces me metieron en lo que llamaban el Banco de Datos o de empleo y, poco después, estando en Cuéllar, me llamaron para que cubriera una baja con un contrato temporal en San Sebastián. Estando allí, me presenté a unas oposiciones restringidas, y me quedé con la plaza fija en RNE. Esto ocurrió en el año 1990.

Estando en San Sebastián me propusieron ir a Madrid para cubrir una plaza que había en Informativos Fin de Semana para editar o presentar estos informativos, y me fui para Madrid en el año 1992 aproximadamente. A partir de ahí me fueron encargando tareas de edición. Edité todos los informativos: España a las 8, 14 Horas, El Diario de la Tarde, 24 Horas… y realicé esta tarea hasta que hace unos 15 años me cansé de editar y comencé a hacer tereas de gestión. Mi primer cargo fue Jefe de Local de Madrid, durante dos años; luego como Jefe de Nacional y Jefe de Área España, siendo esta última área la que entonces agrupaba la información política y de sociedad… hasta hace tres años. Ahí fue cuando me propusieron la Dirección de Informativos de RNE. Acepté y estuve dos años hasta que ocurrieron “cosas normales en esta empresa y en todas”:

La guerra interna en los informativos de RTVE ha golpeado en esta ocasión a la radio. La dirección de la corporación, cuya área informativa gestiona Enric Hernández, destituyó ayer a la directora de RNE, Paloma Zuriaga, y al director de Informativos de la emisora pública, Raúl Heitzmann, según han confirmado a este diario fuentes internas de TVE. Los motivos de estos ceses, según estas fuentes, han sido las discrepancias de varios responsables con los cambios que planeaba hacer Hernández en estos centros” (Diario ABC, 1 de julio 2020)

En un momento dado hubo un cambio en una decisión, porque era un puesto de confianza, y…

P- ¿Qué puesto estás ocupando ahora?

R-Soy Redactor durante el fin de semana mientras espero a cumplir los 63 años con la intención de, si no me cambian la ley, jubilarme.

P-En tu carrera has pasado por muchos sitios como el País Vasco cuando la situación era complicada ¿Era difícil trabajar?

R-Era complicado pero, cuando estuve en el País Vasco, entre 1987 y 1991, para los periodistas no habían comenzado los peores años. Es cierto que había mucho terrorismo pero las víctimas eran fundamentalmente Guardias Civiles, Policías, Militares, Funcionarios de Prisiones… Pero no habían comenzado a atacar a los periodistas. Cuando comenzaron a amenazar y atentar contra periodistas, ya no estaba en el País Vasco.

Nunca me sentí inseguro allí pero es cierto que la información tenía sus momentos desagradables porque, aunque no eran los años peores, como principios de los años 80 que había un asesinato cada tres días, sí que había muchos coches bomba y muchos atentados en general. No era un momento de inseguridad para los periodistas, la relación de nuestros compañeros y el mundo “aledaño” a ETA y HB, eran “más o menos normales”. En los años posteriores, esa relación se deterioró mucho, fueron los años peligrosos en los que algunos compañeros que trabajaban en el país Vasco iban con escolta.

P-¿Tienes algún “recuerdo” grabado de aquella época?

R-Hubo momentos muy desagradables en aquellos días. Nos podían llamar en cualquier momento para cubrir una información y, recuerdo una tarde que me llamaron por un coche-bomba que les había explotado a dos etarras… Recuerdo las imágenes con los cuerpos de los dos esparcidos por la calle; también recuerdo un tiroteo que hubo entre policías y un etarra en el que murió el etarra, un atentado que ocurrió en la Plaza de Guipúzcoa, donde iba con mi hijo a jugar al parque… No tenía la sensación de peligro hacia mí como periodista pero sí la de que, en cualquier momento, a ti o a alguien cercano podían alcanzarte… Fue época de aprender muchas cosas.

P-Aquellos años, no solo en el País Vasco se vivía un mundo informativo intenso…

R-Claro. En la época que dirigía el área de nacional de RNE fue una de las épocas en las que más cosas pasaron. Aunque han pasado cosas siempre, en este tiempo, no salíamos de una información de envergadura cuando entrábamos en otra diferente.  Dirigiendo el área de nacional, una de las primeras cosas que ocurrió fue la muerte de Adolfo Suarez pero, poco después, la abdicación del rey Juan Carlos. También en ese periodo comenzó todo el lío de Cataluña con un montón de elecciones y el proceso… Sí, pasaron muchas cosas y de modo continuo. Pero esto también ocurrió en otras épocas como en el año 2001, cuando tuvo lugar el atentado de las Torres Gemelas en Nueva York, estábamos en pleno diario de las dos de la tarde… Tiempo después, cuando tuvo lugar el atentado de Atocha, aquel 11 de marzo, también tuvimos que hacer un montón de información especial… Si, han pasado muchas cosas…

P-Después de haber pasado tantos años fuera ¿Cómo ves o recuerdas tu etapa en Segovia?

R-Han pasado muchos años pero lo recuerdo como una etapa de mucho aprendizaje. Acababa de empezar y tenía conocimientos teóricos de la carrera, que eran muy importantes, pero no había tenido contacto diario con el periodismo y cada día descubría una cosa diferente. Recuerdo lo difícil que era guardar una cierta distancia con la gente implicada en información política porque es una ciudad tan pequeña que enseguida tenías un contacto con la gente que estaba en los partidos. Incluso, cuando ibas a tomar una café, allí estaban ellos dificultando el conseguir la distancia necesaria que, desde mi punto de vista, debe tener un periodista de quienes está en la clase política, en la dirección política.

En San Sebastián, siendo una ciudad pequeña, era distinto. Podías guardar una cierta distancia. En Madrid, no digamos, tú estás en tu sitio y ellos están en el suyo, los contactos que tienes son muy, muy profesionales. En Segovia, ibas simplemente a desayunar y tenías al Presidente de la Diputación al lado tuyo…Y te ponías a hablar. Ibas a tomar un vermú y estaba allí el Secretario General de cualquier partido… El contacto era tan cotidiano que dificultaba el mantener la distancia que siempre hay que tener entre el periodista y el político.

P-¿Vienes por Segovia con frecuencia o las obligaciones lo impiden?

R-Mi mujer y yo vamos con frecuencia porque mi mujer tiene familia allí. Vamos de vez en cuando por motivos familiares. Aunque es una ciudad que me gusta, lo que no tengo es contacto profesional.

P-Te lo pregunto porque me gustaría conocer tu opinión sobre la situación de la ciudad ¿Cómo ves Segovia?

R-Identifico mucho a Segovia con la imagen de la ciudad de los tiempos en los que comencé a trabajar. Una ciudad pequeña, agradable para vivir, tranquila… pero, desde el punto de vista profesional, una ciudad en la que la información política es a veces, mucho más complicada de hacer que en una ciudad grande por ese contacto tan cotidiano que tienes con los políticos. Aunque leo y sigo cosas, no tengo conocimiento directo de cuál es la realidad política de una provincia como Segovia

P-¿Y la realidad social? ¿La ciudad avanza?

R-Tengo una sensación muy parecida a la que tenía cuando vivía allí. Son ciudades pequeñas en las que, en un momento dado, necesitas dar un paso hacia adelante

P-Ya jubilado, dentro de un año y medio… ¿Te seguiremos viendo por aquí solo para temas familiares? ¿Contemplas la posibilidad de venirte a vivir a Segovia?

R-No lo sé. Creo que no pero, sería una posibilidad. Segovia, para vivir ya jubilado está muy bien… cerca de Madrid, pequeña, donde enseguida tienes acceso a lo que necesitas. Siempre me ha gustado Madrid porque desde los 14 años he vivido allí y estoy acostumbrado a vivir en una ciudad grande, pero no descarto que cuando deje de trabajar me busque una ciudad más pequeña, no sé si será Segovia… a lo mejor buscamos un sitio menos grande… no lo tengo pensado. Mi mujer y yo sí que hemos hablado alguna vez sobre la posibilidad de vivir en un lugar más tranquilo cuando ya no tengamos obligaciones… y esta es una opción o, a lo mejor, un lugar pequeño pero con mar… No es el caso de quienes están seguros de que cuando se jubilen vuelven a “su tierra” porque yo tampoco me he sentido especialmente segoviano. Desde los 14 años he vivido en Madrid


Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *