web analytics

Segovia cuadruplica las defunciones en abril respecto a la media de los últimos años

El dato es escalofriante. Durante el pasado mes de abril el número de fallecimientos en Segovia aumentó en un 400% respecto a las media del mismo mes de los tres años anteriores. Según los datos recogidos en la web de seguimiento de la epidemia, en el trienio 2017/2019 la media de fallecidos en abril fue de 136 en la provincia de Segovia. En 2020 la cuenta se va a 682. En otras palabras, 546 segovianos han “muerto de más” durante el pasado mes.

Obviamente, el Covid19 está detrás de todas esas muertes “a mayores”, bien directamente, bien indirectamente. Hay que considerar que 50 días en los cuales la atención sanitaria ha estado centralizada en la contención de la epidemia, con cancelaciones de operaciones, tratamientos, pruebas diagnósticas, han pasado factura. El miedo al contagio ha reducido drásticamente los servicios rutinarios otros meses de infartados o pacientes de ictus. Eso no quiere decir que no se produjeran, claro. Ni que no tuvieran consecuencias fatales.

Oficialmente, en Segovia han fallecido por coronavirus en abril 409 personas. La cuenta incluye los 114 habidos en el hospital de Segovia y otros 295 en las residencias, sumando los que murieron con Covid19 confirmado y los que lo hicieron con sintomatología sospechosa pero no confirmada. Si a estos 409 añadimos los 136 que de media perecen en un mes de abril “normal” en Segovia, obtenemos 545 defunciones. Hasta las 682 quedan 137 que nunca se sabrá si han muerto por covid19 o son bajas colaterales. En total pues, para explicar la anómala desviación de fallecimientos en abril de 2020 hay que considerar que 546 muertos (los 409 oficiales y los 137 no oficiales, entre los que habrá una gran cantidad no directamente atribuible al coronavirus) lo han sido por el virus y las circunstancias aparejadas.

Un 33% más de fallecidos que la cuenta oficial

Una primera consecuencia es que la cifra oficial de fallecidos por Covid19  facilitada por la Junta debe corregirse al alza en un 33% para casar con las medias de mortalidad del mes de abril de los años anteriores. Dicho de otro modo, la estadística oficial (centrada en hospitales y residencias) podría estar dejando fuera a la friolera de uno de cada tres muertos en Segovia atribuibles indirectamente al virus. Eso es así no por ningún empeño en maquillar los datos sino por la imposibilidad de llevar una cuenta exacta al día de fallecidos y causas.

Cabe recordar que ya en marzo la confrontación de datos de mortalidad general con los habidos por Covid19 reflejaba un incremento del 100% sobre las medias del mismo mes de años anteriores. Entonces la desviación sobre la media se sustanciaba en unos 125 fallecidos de más, dato que entonces sí cuadraba con la incipiente contabilidad de la Junta. Hay que reivindicar las medias de defunciones como los datos más exactos que tenemos para evaluar el impacto de la epidemia en términos de mortalidad. Visto desde este parámetro, a fecha de 1 de mayo, la epidemia se Covid19 se ha saldado desde que empezara en marzo con 683 víctimas mortales empadronados en Segovia, lo que supone el 0.4% de la población total de la provincia.

La mortalidad se multiplica por 7 en residencias y se lleva al 10%

Otro dato es que Segovia es  la provincia de Castilla y León que peor lo ha pasado con el coronavirus. Si se analizan los datos cuatrimestrales (ver gráfico superior), se observa que la tasa de defunciones por cada mil habitantes pasa de una media de 4,6 en el primer cuatrimestre de 2017/2019 a 8,78/1000. Le seguiría Soria (8.41), Ávila (6.87), Salamanca (6.55). Burgos y Valladolid, con más población joven, son las que menos mortalidad han acumulado, siendo Zamora un caso especial, pues parte de una tasa muy alta por el envejecimiento de la población.

La Junta facilita también el dato comparado de fallecimientos en las residencias de la autonomía. Que arroja otro dato trágico, solo en abril el cerca de medio centenar de residencias de la provincia han perdido al 10% de sus internos, 357. Para dar una idea, la media en los años anteriores para el mes de abril era de 52 fallecidos. Son siete veces más que los fallecimientos registrados en el mes durante el pasado trienio. Nuevamente nos encontramos aquí que confrontando los datos oficiales la mortalidad indirecta es también considerable. Frente a los 357 fallecidos en las residencias el pasado mes, oficialmente 228  lo fueron por Covid19 (otros 86 en marzo) ya testeado ya solo con sintomatología. Sigue habiendo una importante desviación respecto a la media de otros meses, lo que indica que también entre el colectivo las “bajas colaterales” son abundantes, por lo menos más de 50 solo en abril.

 

 

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

6 Comments

  1. Qué tristeza. Qué dolor el de sus familias. Parece que hay que pasar página rápidamente de un fracaso colectivo de todos. Ninguna mención, ni imágenes de los féretros ni homenajes. Dejamos mucho que desear como sociedad. Ni un miserable minuto de silencio.

    Post a Reply
  2. Nunca he estado de acuerdo con las autonomías pero según estamos, y en manos de quién estamos, solo pido que nos dejen a las autonómias regir nuestros destinos. No caerá esa breva…

    Post a Reply
    • Si a toda esta desgracia y tremenda pena, le sumamos las dudas que tienen algunas familias de si verdaderamente han incinerado y/o enterrado a sus seres queridos, la vergüenza ya es mayúscula.

      Post a Reply
    • Pues Castilla y León no es que se haya portado bien con Segovia. Sólo hay que ver la gestión de la Consejera de Sanidad y las sandeces que decia cuando venia.

      Post a Reply
  3. Las cifras de marzo también son más que sospechosas. Se duplica la tasa de fallecidos respecto a otros años. Todo hace pensar que hay que revisar los datos sobre el comienzo de la pandemia.

    Post a Reply
    • Que cosas nos dices, VITANGO.
      La pandemia COMENZÓ el 8 de marzo, jusssssstoo cuando terminaron las mani-infectaciones. A ver si vas a ser tan fachaza de insinuar que empezó antes.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *