web analytics

Responsabilidades y responsables

Trabajadores de la cultura en una protesta, en diciembre pasado.

La declaración de irregularidad, por sentencia de un juez, para el contrato directo concedido a una asociación cultural para la dirección del festival de cine es el segundo varapalo de calado, junto al fiasco del Centro Logístico de Defensa que le cae al Gobierno del Ayuntamiento de Segovia en lo que va de año y a las dos cuestiones ha reaccionado de la misma manera: sacudiéndose cualquier responsabilidad pese a que es sólo suya y culpando de los males a cualquiera que pase por allí, especialmente la malvada derecha. En el último pleno celebrado, Luquero se declaraba “harta” de la política que practica la oposición. ¿Cómo tiene que declararse el ciudadano ante las constantes huidas hacia adelante del Gobierno que preside?

Un contrato administrativo declarado irregular en una sentencia judicial no es un asunto baladí, precisamente porque lo que ha rechazado el juez es el procedimiento seguido para firmar un contrato menor, que también se paga con dinero público, y además apuntando que estaba acompañado de otros, también de designación directa. Demasiados “poquitos”. Tampoco es cierto que el fallo no tenga connotaciones políticas porque el Gobierno del Ayuntamiento ha hecho defensa a ultranza de este proceso durante meses y además lo ha enmarcado insistentemente en su concepto general de política cultural, dirigida por Gina Aguiar

El contrato de marras tuvo, por tanto, total cobertura e interés político para llevarlo a cabo exactamente de la manera que se hizo. No vale apuntar a los técnicos para esquivar las responsabilidades de quien tiene la dirección política.  Tampoco cuela lo de demonizar a la oposición, que lleva meses quejándose de que no recibía la información del caso que solicitaba y que ha acabado recurriendo a la justicia para que un juez pusiera las cosas negro sobre blanco. Y ya que estamos, aún reconociendo que hay osadía de sobra en nuestros gobernantes, tampoco vale coger una sentencia recién emitida y tratar de desmontarla ante la opinión pública utilizando precisamente los argumentos que se habían rechazado durante el juicio. ‘El juez dice que no está bien lo que hemos hecho pero nosotros sostenemos que si lo está, amigo ciudadano. ¿A quién va a creer?’ Lo dicho: osadía a raudales.

La maldita hemeroteca permite seguir el asunto de Trípode, un contrato que desde finales de verano se defendía con altanería desde las salas de prensa y también en sede plenaria Merece la pena echar un vistazo al repasito en tono agrio que Gina Aguiar propinó al concejal popular, Marco Costa, cuando se le ocurrió preguntar en el pleno de septiembre por estos contratos. La edil ya hablaba entonces de “circo mediático” por haber denunciado en los medios sus sospechas y espetaba con desdén a Costa, también director del teatro Juan Bravo, poco menos que no tenía ni idea de lo que era la cultura y mucho menos el trabajo abnegado que hay que hacer para que esta brille.

El mensaje cambió radicalmente desde la celebración del juicio, cuando ya se barruntaba el desastre. Entonces todo se convirtió en paños calientes, argumentarios diarios preventivos de una sentencia que aún no se había producido y que cuando salió no hubo recato en decir públicamente que el juez estaba, también, equivocado. Incluso los miembros de la propia asociación Trípode —tres correos electrónicos de ida y vuelta le costó a este periódico que pusieran sus nombres y apellidos en la firma del documento que mandaron a las redacciones— soltaban una delirante nota desvinculándose de un contrato que ya intuían, porque sabían que estaba mal hecho, que lo iba a anular el magistrado y, curiosamente, incluía exactamente los mismos argumentos que viene utilizando Cultura.

Sobre la concejalía de Cultura llueve sobre mojado. Además de ser uno de los pocos departamentos municipales que no ha reducido su actividad y presupuesto de gasto ni retirado prácticamente ningún evento o espectáculo aunque muchos de ellos eran claramente prescindibles este año, se mira con recelo eso de que cuente oficiosamente con un plantel de artistas y promotores a modo de “residentes” que copan la actividad cultural de toda índole a lo largo de todo el año, mientras se hace casi imposible detectar nombres nuevos en esos menesteres. El trabajo de Aguiar se ve cuestionado también cuando se encuentran coincidencias, incluso de sus apellidos, con personas que trabajan, eventual o continuadamente, en las múltiples tareas que conforman el engranaje de su departamento para poner en marcha todo tipo de actos, incluso aquellos que carecieran de sesgo o doctrina, si se diera el caso de que se programe algo así.

Con dimisiones o tal vez sin ellas, ya veremos, se hace necesario revisar a fondo dirección, formas, maneras y conceptos del departamento de Cultura del Ayuntamiento de Segovia y que se asuman responsabilidades por los errores, los conocidos y los que nunca han llegado a plantearse ante un juez. Quizá en la catarsis puedan ayudar los ediles de IU, socios del PSOE en el Gobierno y hasta el colaborador necesario de Podemos, hasta ahora mudos ante los acontecimientos.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

15 Comments

  1. Algo huele a podrido en Cultura y el olor empieza a ser insoportable. Luquero todavía puede elegir dónde pone el cortafuegos. Si no toma medidas, llegará el momento en que las explicaciones por todo esto que se cuenta en el artículo (y lo demás)se le pedirán a la Alcaldesa.

    Post a Reply
  2. Bravo por la redacción y explicación de lo que es cultura y el caso “Trípode”. Le ha faltado añadir que prácticamente el equipo y las actividades que desarrollan es lo “heredado” de la que hoy es alcaldesa y ayer fue concejala de cultura, Clara Luquero, y de ahí viene el apoyo político y económico continuo desde Alcaldía.

    Post a Reply
  3. La soberbia de la concejala de cultura se llevará por todos (y a todas) por delante.

    Post a Reply
  4. Es exigible su dimisión por esto y por toda la trayectoria de amiguismo, sectarismo y cultura de amiguetes para amiguetes, excluyendo otras muchas posibilidades que ofrece la ciudad. No lo hará porque la soberbia de la concejala y de la alcaldesa, responsable de todo, les impide hacerlo. La culpa es de los otros por denunciar o por estar enfrente, el equipo municipal nunca se equivoca y su gestión es impecable. Es lamentable la gestión de Segovia, especialmente en lo cultural, aunque no solo.

    Post a Reply
  5. La concejalía donde solo se programa a los amiguetes y familia de la concejalía . Esperemos que desde ya no puedan seguir con este juego de influencias y no puedan este verano proximo repetir lo del verano pasado en el que sus amigos de barra de bar se hicieron con la programación cultural como viene siendo desde hace años . Hartazgo de ver a los mismos músicos en todos los sitios haciendo exactamente lo mismo y a la misma compañia viviendo de de las arcas municipales y literalmente residiendo en edificio municipal. Menos concesiones a dedazo para los mismos amigos de siempre, menos censura a los que no son de su círculo y menos orogramacion de gente para comprar sus votos y mantenerles calladitos

    Post a Reply
  6. Si el PSOE desea acudir a las próximas elecciones con intención de ganar, debe demostrar cambios. Sustituir a la concejala actual es un buen comienzo.

    Post a Reply
  7. Enhorabuena al PP por abordar este entuerto y demostración de las presuntas habituales corruptelas en Cultura, brazo mediático del PSOE municipal con el que alimentan la ignorancia que predomina en nuestra ciudad.
    Flagrante es el silencio de sus socios de IU, pareja política escrupulosa en la transparencia y rigor ajenos… qué opinan de todo este asunto Galindo y Peñalosa??????? Qué votarán en la reprobación ?????? Siento curiosidad de si seguirán sus principios o intereses…

    Post a Reply
    • Desde Podemos, Guillermo San Juan se quejaba de los gastos de funcionamiento de la Fundación Juan de Borbón, pero del modo de manejar los gastos que hace la concejala de cultura no dice nada. Debe manifestar su opinión ya!!! Y aún más tras la sentencia judicial.

      Post a Reply
  8. El concejal de podemos está bien calladito porque es amigo de ese plantel de artistas y promotores a modo de “residentes” . Por ese motivo ahí no investiga , ni reinvindica , ni mete las narices . Asco de políticos de medio pelo y de menos recorrido.

    Post a Reply
  9. Dimisión de Luquero y Gina. Devolución de los 12.000 euros trincado. A la calle.

    Post a Reply
    • Escuchando las declaraciones de la alcaldesa y de Gina Aguiar arremetiendo contra una sentencia judicial dan una pésima imagen. No saben gestionar la cultura y deben asumir responsabilidades.

      Post a Reply
  10. Para mi el quid de este asunto y otros que están pasando en Segovia es lo de que “se defendía con altanería desde la las salas de prensa” y por descontado la postura de IU y Podemos que dan pasos atrás siempre que les conviene, que por lo que se está viendo es casi siempre.

    Post a Reply
  11. Si, resulta decepcionante que los representantes de Podemos e IU no digan nada sobre este asunto….. que pasa por la dimisión de la Concejala. Vamos creo yo.

    Post a Reply
    • Eso es cierto. Ni Guillermo San Juan, ni Galindo, ni Peñalosa dicen nada. Acaso están de acuerdo con los chanchullos de la Concejalía?

      Post a Reply
  12. Pues claro que están de acuerdo. Y les parece genial cualquier ilegalidad. Principio número uno de cualquier comunista.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *