web analytics

La prisión de Sepúlveda, nuevo incentivo turístico de la villa

La Prisión del Concejo de Sepúlveda empezó estuvo en uso desde el siglo XVI hasta los años 80 del siglo XX. Una cárcel rural ubicada en un caserón castellano en pleno casco urbano sepulvedano y que se ha mantenido inalterada desde el XIX. El 11 de diciembre la vieja prisión abrió sus puertas, esta vez para acoger a turistas e interesados en la historia y costumbres de antaño, convertida en centro de interpetación, ideal para conocer la historia carcelaria del país y adentrarse en un ámbito más místico; la reclusión como opción vital.

carceldespeulveda

Con una inversión de 140.000€ de la Fundación del Patrimonio Histórico, Ayuntamiento de Sepúlveda y CODINSE, se ha acondicionado el edificio, de 400 m2, para recibir la exposición de carácter didáctico y divulgador que muestra el uso y las formas de vida en estas cárceles, con sus implicaciones sociales e históricas. La idea de la privación de libertad, ya sea como cautiverio forzado o como reclusión voluntaria, guía el recorrido. El visitante experimentará y conocerá, también, cómo vivían los presos, cómo se impartía justicia y las costumbres y usos sociales relacionados de siglos pasados.

El espacio, gestionado por el ayuntamiento de la Villa, estará abierto al público durante los fines de semana, festivos y puentes, horarios que está previsto ampliar en el futuro. Para concertar visitas a la cárcel de Sepúlveda, en el 921540425 o a través de la web de la entidad.

El recorridose adapta buscando la comprensión de distintos sectores de población y edades, con especial atención a los escolares. El planteamiento interactivo de paneles que el visitante debe abrir facilita una experiencia sensorial y directa, que se intensifica con recreaciones ambientales sonoras y visuales y maquetas proyectables. Para captar la atención de los niños, se ha puesto especial cuidado en los juegos pedagógicos, puzles de prismas con mensajes positivos sobre la libertad y un juego multimedia que les desafía para que planeen la fuga de la cárcel superando todas las barreras que se les presentan entre la celda y la calle.

Tres plantas
carcelsepulvedadestacada2El contenido se distribuye en un recorrido por las tres plantas, de abajo a arriba. En la planta baja, además de la historia del edificio, encontramos el punto de partida de este viaje en la idea del cuerpo como cárcel del alma, tal como pudieron sentirlo místicos, como Santa Teresa de Jesús, y ascetas, como San Jerónimo. A continuación, la literatura escrita entre rejas o sobre ellas centra el discurso, con fragmentos de Fray Luis de León, Cervantes, Miguel Hernández, Quevedo, Jovellanos o San Juan de la Cruz, que los visitantes pueden leer en una tableta, a modo de biblioteca virtual. Este nivel completa su información con una maqueta de Sepúlveda y un montaje audiovisual, que aportan la información turística necesaria para aprovechar la visita y conocer bien la localidad segoviana.

En la primera planta, se tocan las diversas formas de reclusión, entre ellas la de la mujer, el honor encarcelado en palacios y casas hidalgas que se revelan como una noble prisión, la educación diseñada para mantener a la mujer en la esfera privada, durante largos periodos de la Historia, y los modos de evitar ese encierro de género. También aquí encontramos la celda del espíritu, la reclusión voluntaria de monjes y eremitas que buscan la salvación del alma a través de la soledad, la oración, el trabajo y la represión del instinto, con ejemplos de distintas órdenes monásticas y ermitaños, como San Frutos.

Las ciudades amurallas, vistas como una prisión ciudadana de la vida intramuros y las cárceles y prisiones concebidas como espacios de castigo por la comisión de delitos cierran este nivel.

La última planta refleja con fidelidad cómo era la vida en la cárcel de la villa de Sepúlveda durante los últimos dos siglos y en cada uno de sus espacios: celdas de hombres, de mujeres, calabozo, baños, cuarto de guardias y administración, y la relación entre presos y carceleros. Es aquí donde el visitante puede ponerse fácilmente en la piel de los antiguos moradores del edificio.

 

Fuente: Fundación del Patrimonio Histórico

Carcelsepulveda3carcelsepulveda1

Arriba, inauguración del centro de interpretación, con el alcalde de Sepúlveda, Francisco Notario, y la presidente de la FPH, Juana Borrego. Sobre estas líneas, Nemesio Onrubia, último carcelero de la prisión y fuente de mil anécdotas sobre la vida carcelaria en la villa durante el siglo XX.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. ¡Anda! me suena la presidenta de la Fundación FPH. Aquí el que no corre vuela 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *