web analytics

Pillada cuando trataba de meter droga y teléfonos en la cárcel

Una mujer, M.J.V., ha sido detenida “hace unos días” por agentes de la Policía Nacional cuando intentaba introducir drogas y microteléfonos en el centro penitenciario de Perogordo. Las sustancias estaban repartidas en distintos paquetes, por lo que los investigadores creen que estaba destinada a la venta al menudeo en el interior de la cárcel.

Fuente: Subdelegación del Gobierno.

Detalle de las zapatillas de la mujer en las que iba oculta parte de la droga. Foto: Subdelegación del Gobierno.

La Policía Nacional detuvo hace unos días a una mujer cuando intentaba introducir sustancias presuntamente estupefacientes en el Centro Penitenciario de Segovia. Agentes de la Policía Nacional que realizan su servicio en el Centro Penitenciario de Torredondo fueron requeridos por personal del Control de Accesos del Centro ya que, al parecer, una mujer había intentado introducir droga, oculta bajo las plantillas de su calzado.

Parte de las drogas incautadas. Foto: Subdelegación del Gobierno.

Los agentes comprobaron que la mujer ocultaba en ambas zapatillas, bajo las plantillas, dos bolsas que contenía una sustancia vegetal con el olor característico del hachís. Así mismo, en el interior de una bolsa que en la que llevaba ropa que pretendía entregar a un interno del Centro Penitenciario portaba tres ‘bellotas’ plastificadas; tres envoltorios cerrados que contenían una sustancia marrón, pulverulenta, que pudiera ser heroína, y un microteléfono. Además, esta mujer tenía en su bolso otros dos trozos de sustancia vegetal de color marrón, al parecer hachís, y otro microteléfono.

Los agentes detuvieron a la mujer, M.J.V., vecina de Madrid, como presunta autora de un delito contra la salud pública, y fue seguidamente trasladada a dependencias policiales para la instrucción del correspondiente atestado y posteriormente fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Segovia.

Venta al menudeo.
Dada la disposición de las sustancias intervenidas, distribuidas en distintos paquetes o ‘pollos’, cabe establecer que su destino era su introducción en el Centro Penitenciario para, posteriormente, ser destinada a la venta al por menor en el mismo centro. De la localización de los citados microteléfonos, se deduce que se pretendía tener un medio comunicación entre el interior y el exterior del Centro Penitenciario, que escapase al control de los funcionarios del centro.

El peso de la sustancia intervenida de color marrón, que pudiera ser hachís, fue de 143 gramos aproximadamente, y el beneficio económico que podría reportar alcanzaría los 900 euros; por otro lado, la sustancia pulverulenta, de color marrón, que pudiera tratarse de heroína, con un peso de unos 02,36 gramos podría haber proporcionado un beneficio de unos 150 euros.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *