web analytics

Palazuelos de Congresos

El volcánico alcalde Arahuetes llevaba un mes apático, sin dar mucho que hablar. Eso no es bueno.  De donde qué mejor que un poco de verborrea en Facebook comparando el bulevar Victoria de Burgos con el centro congresual de la Faisanera, a ver si hay suerte y el populacho cala fuego a Palazuelos, debió pensar.

Fasianera-Restaurante

Pero a estas alturas del ninguneo, Arahuetes precisa un rival de más enjundia  que el alcalde de Palazuelos , de dónde el ha decidido timarse con José Antonio de Santiago, con una carta-memorial de agravios que es para leerla entera.

Plantea Arahuetes 17 presuntas burradas, cuya consistencia y  réplica será (si quiere) cosa de la Junta, así que no vamos a hacerles el trabajo guarro a quienes cobran (y no poco) salvo en lo concerniente a la 3ª del anexo, de porqué Juan Vicente evita en lo posible venirse a Segovia a un tete-a-tete con Arahuetes.

Hasta cierto punto es comprensible que un alcalde sienta envidia porque la Junta invierta ocho millones en el pueblo de al lado para algo que se pretendía para sí. Conociendo a Arahuetes es normal que el hombre estalle, saque espumarajos por la boca, cabecee en 360º y le diga al exorcista: “Mira lo que hace la guarra de tu hija”.

Lo que hay que decir bien claro es que en el caso que nos ocupa, el palacio de congresos lo perdió Arahuetes, pero a conciencia.

De buen principio, la movida Quitapesares concibió un espacio congresual para aprovechar el tirón que pudiera tener el golf de Atilano. Debo decir que en parte o totalmente ese espacio congresual iba a sufragarse por lo privado, y que como Postigo puede corroborar, la cosa estaba harto avanzada. Pero desde 2005 Arahuetes torpedeó ese proyecto, y lo hizo desde su situación en el consejo de administración de Caja Segovia. Le dijo a Atilano, te apoyaremos sí… y en primer término puso la renuncia a la construcción del equipamiento.

Faisanera CongresoArahuetes tenía un CAT, que en realidad, era una mala copia de Segovia 21, pero en el aire. Sin un duro ni terrenos, y eso sí, 9 millones en subvenciones a fondo perdido a despilfarrar al gusto.  Ahora dispónganse a flipar. Entre esos 9 millones, se justificaron entre 2006 y 2009, 1.712.540€ en “anteproyectos” para palacio de congresos, para mas concreción, un anteproyecto “básico” y otro sin básico. Han leído bien 1,7 millones. Así, de primeras, el NeoKremlin de Arahuetes iba a presentar una factura a la Junta de 60 millones.

La Junta dijo que tenía 20 millones, si se podía arreglar con eso…

Pasaron un dos, tres, cuatro, cinco y seis años. Y por piedad no diremos nada de que, en el interin, se fueron al carajo la financiación del Teatro Cervantes, la del CAT, la del parking del Salón. Todo lo más, en este tiempo, Arahuetes ha sido capaz de apadrinar un más que aconsejable restaurante en la Casa de la Moneda, cediendo gratis et amore parte de las instalaciones a IE University, un cuarto para títeres en la puerta de Santiago, así como una segunda piscina climatizada que costará 4 millones largos y no menos de 15.000 euros mes de mantenimiento. (No valía con una pues sabido es que Segovia, para combatir los males del bocio, necesita el yodo de dos. O de tres (considerando la de La Granja), o de cuatro, si pensamos en la bonita cubeta vacía de Palazuelos). Total, echen cuentas, que en piscinas calentitas llevamos gastados sobre 16 millones. Cada tonto quiere la suya.

Que podían ser más, ojo. En esto Paco Vázquez entra en acción. En 2013, a consecuencia del affaire Caja, la taifa que era Segovia 21 se desintegra. El nuevo gestor, De la Orden, se las ve con un imposible. Acabar la Faisanera según el megalómano proyecto de dotación de una “casa-club”. Incluye, como no, piscina climatizada (¡la quinta!… cada tonto…), varios jacuzzis, dos alas destinadas a musculación… El proyecto del golf cifraba en 1.000 los socios necesarios para sostener el día a día de aquella Marina d’Or de secano. La realidad es que, fallados los planes de que golfistas madrileños se pelearan por meter la bolita en los greens palazovitas, el club contaba con 300. Vamos, que la Faisanera no tenía ni para pagar al socorrista.

FaisaneraBarAsí que la jugada es clara. ¿Y si en lugar de este delirio volvemos al plan inicial, le sacamos 8 kilos a la Junta, y reciclamos el tema en un palacio de congresos?

Yo no sé como terminó cuajando la idea en Valladolid (el tal de la Orden debe tener un pico prodigioso). La cosa es que en Palazuelos llorábamos de dicha. En lugar de tener otro CAT a medio hacer y una nueva piscina sin agua, íbamos a tener algo pelín más prometedor. Empleos, acicate para los hoteles de todo el eje Segova-La Granja… Algo…

Y en esto sale Arahuetes con la majaretada del referendum. Pero claro, un alcalde manda en su municipio, no en el de al lado.  ¿Quién es el alcalde de Palazuelos  para obligar a nadie a construir el campus de la UVA en, pongo por caso, Parque Robledo?  Lo curioso del caso es la de gente que picó con la monserga del referendum.  ¿Soy yo el único que entiende que los de Palazuelos tenemos tanto derecho como un segoviano a que se invierta aquí? ¿Soy yo el único que ve que aquí o allá lo mismo da y en la capital no hay forma humana de acabar ni un hoyo ni perspectivas de haberla en los próximos 6 años? Visto de otro modo, ¿qué se supone que tenemos qué hacer en Palazuelos, renunciar que la Junta termine lo que está empezado porque en el pueblo de al lado han recogido 13131 firmas (que dicho sea de paso, me parece una miseria)?

Que a Arahuetes ya le va bien montar el pollo, lo entiendo. Él es un nacionalista segoviano, bastante incapaz de poner dos tochos seguidos uno encima del otro, así que la culpa siempre es de un pucelano, o de un madrileño, nunca de él.  ¿Pero que un segoviano normal le haga el juego? La gente debe saber que el tren del palacio de congresos en Segovia paró, se detuvo, esperó, aguantó y costó a los segovianos 1,7 millones (por lo menos). Dinero que les dieron a ellos pero su alcalde se pulió euro tras euro. El tren se fue. ¿Entienden porque tanta carta, referendum y postureo arahuetano? Es que es muy gordo lo que ha pasado aquí.

Otra cosa es que los más pensamos que hubiera sido mejor montar otra cosa, acabar el campus de la UVA, por ejemplo.  Aunque no sé si al precio de enfrentarnos a una nueva piscina sin agua y a medio terminar. (¿Dejamos Quitapesares a medio terminar, o por una puta vez, acabamos algo?)

Además, hay que conocer la tesitura. ¿Hubiera tolerado Arahuetes la inversión o, como en tantos y tantos casos, se hubiera puesto a macarrear ahora con la licencia ahora con los accesos ahora no te doy permiso si no me pagas un puente? Son diez años de chulerías, desplantes, gasto absurdo y victimismo faltón. Por eso al último lugar al  que Juan Vicente Herrera irá jamás a tomar chocolate será a casa de Arahuetes. No sé si me explico. No vas a la casa de un broncas a que te partan la cara.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

2 Comments

  1. ¡Coño! y ¡pilila!, por supuesto. Menos mal que hay alguien al que parece que no le subvencionan y dice algo claro del famoso CAT. Esta claro que esto de los ‘nacionalismos’, incluidos los locales, no es nada bueno y sobre todo corto de miras, y si encima ya eres corto de por sí, el acabose. Ya lo decía Albert Einstein: “El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad”.

    Post a Reply
  2. Muy valiente Luis.por fin alguien que cuente las cosas como son, y no se limite a hacer la bola.
    Espero que te permitan seguir diciendo las verdades

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *