web analytics

Otra mujer detenida por intentar meter hachís en la cárcel

La Policía Nacional ha detenido a una salmantina de 21 años cuando, supuestamente, trataba de  introducir en la cárcel de Segovia 50 gramos de hachís distribuidos en “bellotas”, presuntamente para su venta al menudeo en el interior del centro penitenciario y un microteléfono. La mujer entregó voluntariamente las sustancias una vez que fue “marcada” por un perro especializado en la detección de estupefacientes. Esta es la segunda detención de este tipo de la que ha dado cuenta el cuerpo policial en lo que va de mes.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a una mujer, de 21 años y vecina de Salamanca, cuando presuntamente trataba de introducir droga en el Centro Penitenciario de Segovia. La detención se realizó el pasado domingo, 26 de marzo, en uno de los dispositivos que se vienen realizando para prevenir la posible introducción de droga y que contó en el apoyo de un agente y de un perro especialista en la detección de estupefacientes, adscritos a la Unidad de Guías Caninos de la Jefatura Superior de Policía de Castilla y León.

Cuando el perro detectó estupefacientes, la detenida manifestó voluntariamente a los agentes que portaba droga, que tenía en su abrigo. Llevaba cinco ‘bellotas’ de una sustancia dura, de color marrón, al parecer hachís; y, en un pequeño envoltorio de papel, un teléfono móvil con su correspondiente cargador y una tarjeta micro SIM.

Los agentes detuvieron entonces a la mujer, como presunta autora de un delito contra la salud pública y seguidamente fue trasladada a dependencias policiales para la instrucción del correspondiente atestado.

Dada la disposición de la sustancia intervenida, cabe presuponer que su destino era su introducción en el Centro Penitenciario para, posteriormente, ser destinada al tráfico ilícito.

El peso de la sustancia intervenida, hachís según los primeros indicios, distribuida en cinco ‘bellotas’, fue de 49,36 gramos; y el beneficio económico que podría reportar alcanzaría los 308 euros.

Cabe destacar la efectividad de los dispositivos que se llevan a cabo para impedir la introducción de sustancias estupefacientes, en particular, así como cualquiera otros elementos prohibidos a los internos en el Centro Penitenciario, como pueden ser microteléfonos, que permitirían establecer un contacto de los internos con el exterior, al margen de lo establecido por las normas del Centro Penitenciario. Muestra de ello es la detención de una mujer, realizada el día 5 del presente mes de marzo, que oculto bajo las plantillas de su calzado, intentaba introducir en el Centro Penitenciario la cantidad de 143 gramos y 02,36 gramos, de lo que parecía ser hachís y heroína, respectivamente, además de un microteléfono.

Fuente: Subdelegación del Gobierno.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *