web analytics

Opinión: Ya estoy harto

El procurador del Partido Popular, José María Bravo enumera en el presente artículo de opinión las contradicciones que a su juicio caracterizan a la “nueva política”.

José-María-Bravo1(xp)Es increíble como las percepciones humanas pueden cambiar en un solo segundo, si tenemos en cuenta los dos meses transcurridos desde mi último artículo de opinión el cambio puede ser aún mayor.

Si señores, uno no deja de sorprenderse de las acciones, comentarios, obras y hechos de los que se llaman la nueva clase política.

Estoy harto de que se descubra todos los días la pólvora, de que haya partidos políticos que se sigan erigiendo como los defensores de las causas perdidas dejando al resto de la población a los pies de los caballos.

Estoy harto de las reivindicaciones callejeras, las violentas, claro está, auspiciadas y alentadas en su día por los que dicen ser los defensores de la gente, que pasa con el resto, con sus derechos, sus libertades, su derecho a la propiedad privada? ¿Esos no son gente?

Y harto de que los que dicen no ser casta política pregonen a los cuatro vientos que son autoridad, ¿hay algo más casposo?

Estoy harto de que algunos partidos políticos den clases sobre el Medio Rural, Políticas Agrarias, Medidas sobre despoblación y un largo etcétera, y más cuando sus programas electorales sus aportaciones se pueden resumir en una frase, confundir una lechuga con una acelga, o promocionar huertas urbanas en vez de fomentar las rurales, que es donde deben estar.

Estoy harto de que la hipocresía llega a límites insospechados, defendemos la minería, dicen algunos, y luego proponen en sus programas electorales reducciones drásticas del consumo de carbón, o la bajada de la tarifa eléctrica, eliminando centrales, o mayor gasto de las administraciones, pero eso si con subidas de impuesto.

Estoy harto de la defensa del turismo y de la creación de empleo cuando quienes lo pregonan a los cuatro vientos dan mal ejemplo con la paralización de proyectos importantes en estas materias.

En definitiva, estoy harto de que los ciudadanos estén pagando los platos rotos en aquellos Ayuntamientos que gobiernan los partidos que no han ganado las elecciones y lo peor es que lo hacen con el apoyo de otros, como dicen en los pueblos, tanta culpa tiene el mentiroso como el que apoya.

En fin, estoy harto y puede ponerse peor.

Artículo de opinión de José María Bravo, Procurador del PP en las Cortes de Castilla y León.

Author: Opinion

Share This Post On

8 Comments

  1. Ya, pero usted no ha inventado nada. Hay por ahí un colectivo de “INDIGNADOS” que llevan tiempo diciendo lo mismo. Claro que ellos se quejan de entre otros, de su partido, y usted no.

    Post a Reply
    • ¡Equilicúa! ‘Camueso’. Ahí la dao usted.

      Post a Reply
  2. Señor Bravo, la pólvora que se descubre cada día es la quemada a la que huele un partido corrompido que funciona a modo de trama corrupta, que ha llevado este país a la ruina y a su mayoría social a la pobreza mientras unos pocos trincaban de la caja común. Un partido que utiliza el dinero de todos para especular y beneficiar a sus amigotes y que tiene las instituciones como la diputación a modo de agencia de colocación y pago por votos. Un partido que a nivel regional empieza a oler a podrido y que en sus últimas “actuaciones” para aclarar los casos de corrupción (HUBU, eólicas, Panamá…) han sido el autoritarismo y las zancadillas para impedirlo.
    Cuando se critican sus opciones políticas en relación al mundo rural o al turismo, es porque precisamente lo que incentivan es el desastre, y cuando se paraliza una de sus acciones es porque forman parte de su torticera e interesada forma de hacer las cosas, que no coincide con los intereses de la mayoría.
    Dice usted que la cosa puede ir a peor, y que se va a enfadar mucho más. Esperemos que sea dentro límites democráticos. Pero de todas formas, en lo que respecta a la comunicación, sus artículos dejan mucho que desear y me sorprende que le den cobertura en el Adelantado y este medio cuando no dice nada, es un berrinche de un bebé y termina con una amenaza directa, que dice mucho de su persona y muy poco de su capacidad política.
    Sujétese un poco su “bravura” señor procurador. Si no le gustan las cosas, haga usted un partido y preséntese a las elecciones con su programa de lechugas y acelgas, porque el que está es un cocido de garbanzos negros del que está también muy harta la gente decente.

    Post a Reply
  3. Sr. Bravo, no soy en absoluto simpatizante de ese nuevo movimiento político del que usted se asquea, pero permítame recordarle que nace del hartazgo de gran parte de la ciudadanía hacia la clase política, de la que usted forma parte, por el repugnante uso de lo público para provecho propio.

    Si hubiesen ejercido un mayor control de sus representantes y actuado con mayor contundencia con sus “garbanzos negros”, el populismo se habría quedado en mera anécdota.

    Reflexionen y actúen. La ciudadanía espera una verdadera regeneración de la clase política. De lo contrario, solo verán su espalda.

    Saludos.

    Post a Reply
  4. Nosotros sí estamos hartos. Hartos de políticos que, creyéndose en posesion de la verdad. Se sorprender usted “de las acciones, comentarios, obras y hechos de los que se llaman la nueva clase política”. Pues si usted es la ‘vieja política’, y esta especie de nimia reflexión todo su argumentario político: ¡Apaga y vámonos!
    Recuerde ‘viejo político’ que usted es parte de este hartazgo ciudadano.

    Post a Reply
  5. Pues yo también estoy harto, como el Sr. Bravo, de gente como Camueso, Abelardo, Oscar y Juan, que le reprochan a Ud, lo mismo de lo que ellos adolecen. Y a los resultados electorales en Segovia me remito….

    Post a Reply
    • Los albaceteños, no sé, pero de lo que muchos estamos hartos es de cómo han dejado al Estado y a la ciudadanía estos señores (los ‘viejos políticos’ como dice el señor Bravo): en precario el uno y en los niveles más bajos de bienestar a los otros. Eso sí, han conseguido sus principales objetivos: vaciar las arcas comunes para que las multinacionales del seguro nos desangren (núnca mejor dicho) y por otro lado facilitar la temporalidad y unos míseros empleos (más bien venga usted hoy y mañana ya veremos), por los que dentro de poco tendrá que pagar el trabajador para conseguirlos. De esta gente sí estoy harto. Pero, efectivamente, en Segovia pueden estar ustedes tranquilos, los tienen a casi todos colocados (unos y otros), somos pocos y se controla bien.

      Post a Reply
  6. Es desolador leer este artículo y comprobar que está escrito por todo un licenciado en periodismo y no por un palurdo sacado de la provincia. En estos días que los chavales están haciendo los exámenes de la PAU, el autor con esta ortografía y redacción no pasaría la prueba. Y sin embargo ahí le tenemos, legislando en las Cortes sobre todo tipo de asuntos que nos afectan.

    Casi 30 años lleva su partido gobernando esta comunidad sin una oposición digna de tal nombre y quizá el autor esté descubriendo ahora cómo funciona un sistema democrático con partidos políticos y diferentes visiones de la vida. Si no le gusta lo que escucha, lo rebate o se aguanta. Venir a llorar en público porque el adversario tiene otras ideas y las expresa es ridículo, demuestra poca formación y nula capacidad de análisis. Le queda bastante grande el puesto.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *