web analytics

Opinión: Viaje hacia ninguna parte

En el presente artículo de opinión, la senadora del PP por Segovia Paloma Sanz apuesta por la repetición de las elecciones, de la que exculpa a su partido y culpa a la “intolerancia y la obstinación personalista demostrada por Pedro Sánchez desde el mismo día de las elecciones del 20D”.

Iglesias-SamcjezPor lo que vemos, el escenario político más probable a día de hoy es la repetición de las elecciones generales. Este resultado, que el PP no quiere, pero que (a diferencia de otros) tampoco teme, es la consecuencia directa de la intolerancia y la obstinación personalista demostrada por Pedro Sánchez desde el mismo día de las elecciones del 20D.

Si, a día de hoy, España no tiene un Gobierno es porque Sánchez ha cerrado todas las puertas de la gobernabilidad. Ha sido él quien se ha negado, no ya a llegar a acuerdos, sino a dialogar siquiera con el Partido Popular, el claro vencedor de las elecciones. Hasta 17 veces ha dicho “no” a la propuesta de Mariano Rajoy, la única sensata y viable, de negociar la formación de un Gobierno de amplio apoyo, formado por PP, PSOE y Ciudadanos, unido en los grandes asuntos de Estado y capaz de impulsar las reformas de largo plazo que necesita España.

Por contra, Sánchez, responsable de los peores resultados de la historia del PSOE, se ha embarcado en una negociación excluyente e imposible desde sus 90 escaños. La mera formulación de estas negociaciones (“a derecha y a izquierda”) es una contradicción en sus propios términos, porque incluso sus socios deseados (Cs y Podemos) se declaran incompatibles entre sí.

Desde un voluntarismo impropio de un dirigente político serio, Sánchez pretende desafiar las leyes implacables de la aritmética. Ni suma, ni sumará, a menos que su desesperación le lleve a pasar bajo las horcas caudinas de Pablo Iglesias, entregar en bandeja a Podemos la hegemonía de la izquierda española y permitir que los radicales conviertan España en una Grecia venezolana.

Pero, además del voto radical, Sánchez necesitaría que los independentistas catalanes le apoyen sin que lo parezca. Tampoco aquí podría engañar a nadie: la abstención o la ausencia táctica de los independentistas en la investidura encubriría un apoyo activo, afirmativo y explícito a Sánchez a cambio de quien sabe qué.

Quedan 9 días para que la realidad de los números y el peso de la lógica derrumben a Sánchez su castillo de arena. Cada día que pasa, más patente es su fracaso. Si sigue instalado en su empecinada negativa al único Gobierno viable, conducirá a España a la repetición de elecciones generales. Y más pronto que tarde, tendrá que responder de sus actos.

Y en tal momento. ¿A qué espera Sánchez para decirle a los españoles que no se va a someter al chantaje permanente de los radicales? ¿Cuándo se plantará ante tanta imposición inaceptable? ¿Aceptará ser un presidente-marioneta con todos sus poderes cedidos al ‘vicepresidente’ Iglesias? Está claro, Pablo Iglesias no quiere pactar, lo que pretende es sustituir a Pedro Sánchez y al PSOE. Y eso lo tenemos muy claro desde el PP.

Entrando en el contenido de la propuesta de Podemos, ¿cuándo se pronunciará Sánchez sin reservas contra el referéndum de secesión en Cataluña? ¿Está dispuesto a aceptar el expolio fiscal que Podemos quiere imponer a las empresas y a las clases medias españolas? Porque -atención- Podemos ha hablado claro: su objetivo declarado es aumentar el gasto público en casi 100.000 millones de euros.

Y yo le digo a Pedro Sánchez: ABANDONE YA SU VIAJE HACIA NINGUNA PARTE. Los españoles en ningún caso se merecen que el proceso de elección democrática del próximo Gobierno se instrumentalice y se demore con fines exclusivamente personales. No hay más ciego que quien no quiere ver. Pero al final, hasta el propio Pedro Sánchez se dará cuenta de que la única alternativa viable para España es un Gobierno formado por PP, PSOE y Ciudadanos presidido por Mariano Rajoy.

El Gobierno amplio encabezado por Mariano Rajoy tiene 5 grandes objetivos para la siguiente legislatura: “la defensa de la unidad de España, que hay que defenderla frente a aquellos que quieren liquidarla; continuar con el crecimiento de la economía y el empleo, defender el Estado del bienestar; defender la libertad y acabar con el terrorismo; y la lucha contra la corrupción, donde vamos a actuar siempre con la máxima contundencia posible”. Este es el Gobierno que quiere una mayoría de españoles. Este es el Gobierno que necesita España.

Artículo de opinión de Paloma Sanz, senadora del PP por Segovia

Author: Opinion

Share This Post On

2 Comments

  1. A Pedro Sánchez, en el paro hace pocos años, solo le interesa ser presidente de gobierno aunque sea por unos días y así cobrar de por vida por ello.

    Estamos en manos de un ignorante con ambición. Peligrosa mezcla.

    El PSOE y el país lo pagará.

    Post a Reply
  2. No sé si será un ignorante o no, lo que sí me queda claro es que con los que hasta ahora nos gobiernan, como trabajadores nos vamos al carajo, en derechos y en trabajo si las futuras generaciones pueden llamar trabajo a la mierda de contratos que tienen. Eso sí, salvo que sean hijos de, enchufados de partido o simples comparsas liberados en cualquier puestecillo a sueldo de partido pagado por todos los españoles. ¡Hala majo! a otro con tu reflexión partidaria.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *