web analytics

Opinión: Sovaldi, un chiste de economía

Artículo de Opinión de Paco Mancera, a propósito del polémico pulso entre el Estado y Sovaldi para abaratar el fármaco que cura la hepatitis C, estableciendo una similitud con la operación Ultra, en la que las fuerzas aliadas debieron priorizar víctimas para no desvelar el descifrado de las claves alemanas. Paco Mancera, 1968 Les Franqueses del Vallés (Barcelona) y afincado en Málaga, es economista y de vocación docente. Bajo el seudónimo Pacomán colabora en el blog Grupo Li Po.

 

Por Paco Mancero, economista

 “… Un físico, un químico y un economista han naufragado en una pequeña isla. Lo único que tienen es una lata de conservas. El físico propone: “… teniendo en cuenta la posición del sol y la sombra que proyecta esta palmera podemos concluir que su altura es de  X metros; si accedemos a los más alto de ella y lazamos con una fuerza  Y la lata contra esta roca, se abrirá…”; el químico dice: “… teniendo en cuenta el índice de salinidad de las aguas de la zona y la proyección de los rayos solares sobre la superficie, si colocamos la lata bajo el agua durante  X tiempo, la corrosión debilitará la lata y…”; el economista dice: “… supongamos que tenemos un abrelatas”  …

La economía estudia el problema de la producción, donde los ingenieros y químicos tienen mucho que decir, y el problema de la distribución de esa producción. De hecho la forma en que se distribuye influye, y mucho, en cómo se produce. En nuestro chiste, nuestros náufragos harían bien en preguntarse cómo se van a repartir el contenido de la lata. No es tan fútil la pregunta que el economista no acaba… ¿Cómo nos repartimos su contenido?.

1.-  ¿De forma equitativa? En tres partes iguales… el físico y el químico probablemente preferirán que sea el otro el que la abra y evitarse así, las molestias y el esfuerzo de abrir la lata. ¿Para que sudar si voy a comer lo mismo?

2.- ¿En función de su participación en el proceso productivo?… entonces todo  el contenido irá al físico o al químico, a aquel que consiga abrirla.

3.- ¿Y si hay un propietario de la lata? Por simplificar, imaginemos que la lata es del economista. El propietario de los “medios de producción” entabla negociaciones con los “trabajadores”; dueños únicamente de su fuerza de trabajo y de su hambre. Negocia con el físico el sueldo por abrir la lata. Como el físico tiene mucha hambre y no hay otra forma de comer algo… acepta hacerlo a cambio del 25% del contenido. El economista, para evitar problemas, negocia con el químico contratarlo como vigilante. Como el químico tiene mucha hambre y no hay otra forma de comer algo… acepta, a cambio del 25% del contenido de la lata, vigilar  y evitar que el físico se quede con todo el contenido. El 50% restante será para el economista, en concepto de “justo beneficio” o “excedente alienante”, el nombre que elijamos para la porción que le corresponde es irrelevante y dependerá de nuestra ideología.

¿Cómo no me va a gustar la Economía? si es la única rama del conocimiento que especula como la Ciencia Ficción.

turingopinion

¿Qué se hará con lo obtenido tras mucho sacrificio? De forma magistral la película, Descifrando Enigma (The Imitation Game, 2014) dirigida por Morten Tyldum aborda esta cuestión.  La película narra la vida de Alan Turing (interpretado por Benedict Cumberbatch) durante la II Guerra Mundial  centrándose en el tremendo esfuerzo que costó al equipo de ingleses, capitaneados por el matemático Turing, descifrar el código encriptado de comunicaciones de los alemanes.  Lo impactante es lo que el alto mando inglés decide hacer con ese descubrimiento. Descubrimiento que le daba una ventaja táctica insuperable: conocer de ante mano los movimientos del enemigo. Sin embargo, el alto mando decide no aprovechar todas las oportunidades y así evitar que los alemanes descubriesen que habían descifrado la encriptación de sus comunicaciones. Estrategia que condenó a muerte a miles de soldados y civiles ingleses, a pesar de que se podría haber evitado pues conocían con antelación los objetivos que iban a atacar los alemanes. Un alto sacrificio en aras de la victoria final aliada.

Sin el dramatismo de la guerra, la Economía nos permite resolver planteamientos como:  ¿Qué haríamos si descubriésemos la cura del cáncer? ¿Curaríamos  a todos los enfermos?  O, al igual que el alto mando inglés, ¿la administraríamos a unos si y a otros no? La economía responde a estas preguntas, y no con una única respuesta como algunos nos quieren hacer creer. La actual respuesta a la pregunta sobre el cáncer es la segunda… como bien saben los enfermos de Hepatitis C en España. El ministerio de Sanidad condena a muerte a miles de enfermos españoles, a pesar de poder evitarlo pues existe el Sovaldi. Un alto sacrificio en aras de la victoria final del capitalismo.

Sin duda todo un chiste, preguntar qué pasaría si tuviéramos un abrelatas o la cura para el cáncer.

Opinión: Artículo de Paco Mancera.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. Respuesta a la pregunta final: ¿se buscarían los poderosos (y los que están a su servicio) unas buenas primas, pecuniarias claro, a base de sobresueldos-sobre o pólizas jubilación anticipada, etc. y se adquirirían los primeros el abrelatas o la panacea para el cáncer? Dando por supuesto que, salvando a los macrodueños del mundo mundial, las huestes políticas se salvarían por orden jerárquica adquirida democráticamente en las urnas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *