web analytics

Opinión: Nico, nos dejas tu sonrisa eterna

Artículo de opinión de Ángel Galindo. Portavoz de IU en el Ayuntamiento de Segovia

Este 9 de abril, se celebra el 43 aniversario de la legalización del PCE. Y para la militancia de Segovia es imposible no acordarse de Nicolás Berzal, compañero que nos dejó recientemente y que fundó el partido en Segovia en clandestinidad. Todavía cuesta pensar que ya no volverá a acudir a una reunión, o que ya no nos lo encontraremos por la calle, siempre con su sonrisa y sus palabras de ánimo para todo el mundo.

Nico nos acostumbró a su entereza, nos hizo creer que era eterno. La energía que transmitía a sus 97 años era increíble, tanto en el ámbito político como en el personal, quizá porque lo personal también es político. En mi caso, ha sido uno de mis mayores apoyos durante mi actividad como cargo público. Siempre estaba pendiente de nosotros, de si estábamos bien, de todo lo que hacíamos.

Recuerdo una de las últimas veces que me encontré con él por la calle: “Galindo, qué tal majete”, mientras me daba un abrazo. “Ahí andamos Nico, estamos hasta arriba”. “¿Qué tal Ana? Ya he leído el periódico, vaya trabajo estáis haciendo”. “Muchas gracias Nico”. Estas constantes palabras de apoyo muchas veces nos ponían los pies en la tierra, y en los momentos complicados propios de la labor de concejal en una ciudad como Segovia, esas palabras eran pura vida. Ese mismo día me contó su última “excursión”. Había estado en la XIII Marcha Memorial del Jarama en homenaje a las Brigadas Internacionales, el pasado mes de febrero. “Fue impresionante, mira lo que leí”. Me enseñó un papel escrito a mano con lo que dijo en aquel acto. Y es que la cartera de Nico era una especie de Twitter analógico en la que guardaba sus reflexiones escritas con su puño y letra. A mí me encantaba que me las enseñase, y las acababa fotografiando.

Me comentó que el domingo había estado un poco cansado tras la marcha de 12 kilómetros, pero que el lunes ya estaba bien. Terminó preguntándome cuándo íbamos a estar en el Ayuntamiento, porque había leído el último número del Mundo Obrero y había un reportaje que le había gustado mucho sobre Memoria Histórica que quería enseñar a Ana. Pasaba frecuentemente por nuestro despacho, y solía venir a las sesiones de Pleno. Siempre tenía algo que contarnos sobre las noticias recientes u otras vivencias. Recuerdo una ocasión en la que trajo unas fotos del funeral de la Pasionaria. “Nosotros sí que llenamos la plaza de Colón” me decía.

Todo esto y mucho más era Nico, un compañero con mayúsculas, un amigo. Una persona que transmitía energía, que te alegraba el día, que se preocupaba por ti. Y de ahí el vacío enorme que deja a su familia, amistades y compañeros de IU. Pero puedo decir que Nico no solo era un militante comunista ejemplar, sino un referente para los movimientos sociales de Segovia. Siempre estaba en toda movilización o acto que tuviese que ver con reivindicar unos servicios públicos de calidad, por los derechos de la clase trabajadora, por la lucha contra el cambio climático, por el 8M… En definitiva, siempre se implicó en la lucha por una sociedad más justa.

Y a esto es a lo que dedicó toda su vida. Una vida marcada por la represión franquista. Su padre (al que nunca encontró en las cunetas, como tantos otros miles desaparecidos) fue asesinado y su hermano pasó largas temporadas en la cárcel. Quizá esa vivencia le hizo ser el luchador que fue y reivindicar un mundo en el que nunca más sucediera lo que vivió en primera persona.

En este texto que escribo con nuestro compañero en el pensamiento recuerdo muchos momentos especiales que vivimos con él. Algunos de ellos recientes, como las últimas elecciones municipales, en las que no paraba de doblar ejemplares del periódico que publicamos y meter papeletas en nuestra propaganda. Cada vez que íbamos a su casa salíamos con varias cajas para buzonear y con las pilas cargadas para seguir.

Personalmente, en un momento en el que las cosas no fueron fáciles para mí me hizo mantener el ánimo y la fuerza. Pensaba que no podíamos fallar a esa generación que tanto luchó durante su vida. Nico estaba tan ilusionado que hasta su hija Isi nos decía que se ponía nervioso, a ver si iba a salir de concejal a pesar cerrar la lista de la candidatura. Recuerdo con mucho cariño el recuento electoral y cuando ya era real que teníamos dos concejales. Desbordaba alegría.

Otro momento remarcable ocurrió tras las últimas elecciones generales. El mismo día que se conformaba el nuevo Gobierno, me llamó por teléfono y nos urgió a quedar en algún sitio para celebrarlo. No pudo ver la III República, pero al menos se llevó la alegría inmensa de ver al compañero Alberto Garzón y a la compañera Yolanda Díaz como ministros. También recuerdo con especial cariño el homenaje que hicimos a Agapito Marazuela en 2016, conmemorando el 125 aniversario de su nacimiento. Nicolás y su familia vivieron muchos momentos con él, mientras gran parte de la sociedad le repudiaba por sus ideas políticas. Todavía a muchos les molesta que Agapito militase en el PCE y que fuese un referente de la cultura popular durante la República.

Me gustaría acabar el texto recordando una frase del Che Guevara que puede definir lo que significaba Nico: «El revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor». Y es que él nos transmitía todo su cariño, y esa era la mejor arma para crear organización y seguir en la lucha. Nos dejas un vacío enorme, Nicolás. Te vamos a echar mucho de menos, pero seguiremos en la trinchera, la que tuvimos suerte de compartir contigo. Tu ejemplo y tu alegría nos marcan el camino. Nos quedamos con tu sonrisa eterna. ¡Hasta la victoria siempre!

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Nicolas, te recordare en esas conversaciones con diferentes criterios pero siempre razonando y respetando nuestras ideas, los caminos en muchas ocasiones eran divergente pero la finalidad era la misma lo mejor para el bien de todos los Españoles. Mi mas sentido pesame a toda su familia y amigo. JUANJO MARIN.

    Post a Reply
  2. “El Revolucionario está guiado por el amor”. Frase de un majadero como el Ché, de un asesino, tipo Jack el Destripador, que no pudo matar más porque le mataron a él. Vaya pensamientos elevados de Don Angel Galindo, a 52.000 euros la epístola.De dinero público, eso sí, no sea que le toque a usted trabajar y eso sí que les da grima. Que para eso es usted un Revolucionario.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *