web analytics

Opinión: Jugar con la PAC es jugar con las cosas de comer

El pasado 7 de febrero la Cámara Baja debatía, a petición y elaboración de Podemos una interpelación urgente al Gobierno sobre la próxima reforma de la Política Agraria Común (PAC); su negociación, y la posición del Gobierno al respecto. El debate se produjo en dos fases como tal interpelación que fue; la primera entre la Ministra de Agricultura y el proponente; y el debate con el resto de partidos votación final, una semana después, el 13 de febrero.

Pero antes de ir al fondo de los debates y a las consecuencias del mismo, repasemos la PAC en nuestro país desde 2011. Cuando el PP llegó al Gobierno en 2012, además de encontrarse los cajones llenos de facturas sin pagar; el país al borde del precipicio; los hombres de negro esperando a que aceptáramos la intervención; los sueldos e incluso la permanencia de los empleados públicos en riesgo de drásticas reducciones si se materializaba el rescate, o las pensiones al borde del recorte ( a fecha de hoy Grecia que fue intervenida lleva 13 recortes de las mismas y aún hay más por llegar), sobre España pendía otro problema de muy difícil solución en aquellas fechas: la mala negociación del gobierno de Zapatero en el borrador inicial de la PAC aprobado en octubre de 2011 por la Comisión Europea.

El nefasto borrador contemplaba para los agricultores españoles la pérdida del 50% de las ayudas que se han recibido desde entonces. El impulso de Arias Cañete, y la habilidad y persistencia negociadora de la entonces Secretaria General de Agricultura, hoy ministra Tejerina y su equipo, consiguieron dar desde enero de 2012 la vuelta al borrador para que agricultores y ganaderos mantuvieran en años de profunda crisis las rentas anteriores recibidas hasta ese momento. El fuerte incremento de hectáreas con derecho a ayudas y la tarifa plana entre otras medidas podía haber supuesto el recorte que hubiera llevado al campo español al cierre total. Desde ese momento, y consiguiendo un increíble presupuesto superior a los 47.500 millones de euros, España demostró tener una voz fuerte clara y sólida en Europa y consolidando el liderazgo que había tenido desde 1996 hasta 2004.

Actualmente debemos conocer que el Gobierno, a través de la Ministra de Agricultura está manteniendo este liderazgo español en las posiciones previas de la reforma de la PAC, defendiendo sin reparos las ayudas directas y advirtiendo que la renacionalización y por lo tanto la cofinanciación es una línea roja que no se aceptará.

Para España serán claves el mantenimiento de las ayudas directas en los mismos términos; el problema de la despoblación; el relevo generacional; los jóvenes y las mujeres; la transmisión del conocimiento; la innovación; el ámbito climático; la simplificación de los procedimientos; la preservación del medio ambiente o los municipios digitales plenos entre otros muchos.
La posición que mantendrá España es absolutamente participativa, no es la posición del ministerio o de la Ministra a la que antes estábamos acostumbrados, si no el resultado del proceso de participación con las Comunidades Autónomas; con el sector agroalimentario y con las organizaciones de representación agraria con las que se alcanzó un acuerdo en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural. En definitiva, será la posición común del conjunto del Estado español.

Ese resultado hasta febrero era una realidad pues hay una posición COMÚN de 28 puntos iniciales de acuerdo de todos los sectores implicados ante la reforma del horizonte 2020. Se traza la línea de entrar las ayudas a las explotaciones donde realmente se desarrolla una actividad agraria; mantener los pagos directos que significa dotar de estabilidad a las rentas del agricultor. (ESTABILIDAD, palabra fundamental necesaria para el mantenimiento de muchos de los retos y objetivos que España tiene hoy sobre la mesa en este y en otros campos de actualidad).

En definitiva, los agricultores y ganaderos han de ocupar el centro de la PAC. Para la consecución de estos fines, España trabaja estrechamente desde esa posición de prestigio con la UE; mantiene reuniones para fijar posturas comunes de defensa de esta postura con Francia, Alemania, Portugal, Holanda, Irlanda, Italia Hungría, a la espera de las negociaciones que comenzarán en el momento que se presenten los textos legales iniciales por la UE. Un calendario posiblemente bastante alterado por las negociaciones del brexit y por la disolución del parlamento en marzo próximo.

Sin embargo, volviendo de nuevo a lo ocurrido en el Congreso, esta unión y posición común de todos los implicados ante la negociación de la PAC no ha gustado a todos. Y me explico. Entre varias de las propuestas idílicas que el partido proponente en el texto de la interpelación, se imponían posiciones y principios que ya había fijado el 26 de abril pasado la Conferencia Sectorial entre Estado y Comunidades Autónomas en esos 28 puntos antes comentados. Por ello, aprobar esta moción supondría injerencia inaceptable de esa Cámara en las competencias de los gobiernos territoriales.

Por otro lado, y ya para rematar la faena, se proponía que la posición que defendiera el Gobierno español en las negociaciones, incluso el voto final, fuera sometido previamente a debate y aprobación en el Congreso, no pudiendo celebrar ninguna reunión con el Consejo de Ministros de la UE sin presentar sus propuestas en una comisión creada “ad hoc” en el Congreso de los Diputados. Los doctores, incluso los leguleyos en Derecho Constitucional dictaminarán y pensarán que esta propuesta es un soberano ataque a la división de poderes, clave de bóveda de una democracia; una invasión de competencias desde parte del legislativo, parte porque no cuenta con el Senado, atribuyéndose competencias no fijadas por la Constitución; arrebatando competencias propias del Gobierno y del Ministerio de Agricultura, o simplemente que la misma pretende intentar reventar por la fuerza el consenso de administraciones y sector agrario que hoy tiene fuerza en nuestro país ante esta próxima negociación de la PAC. Nada nuevo bajo la luna viniendo de Podemos y sus prácticas de ultramar.

Seguramente los lectores habrán pensado que una propuesta así, en un sector tan sensible como el agrario, espina dorsal del medio rural en riesgo de despoblación, y cuya principal bolsa salvavidas es realmente la PAC, nunca pudiera salir a delante.
Sin embargo, se equivocan: esta moción de Podemos, fue aprobada con los votos del PSOE y Ciudadanos una semana después.

Si bien a los demás partidos ya se esperaba su postura, la intervención de Toni Cantó por Ciudadanos desde la tribuna fue deplorable; haciendo gala del mayor desconocimiento rural; o cargando contra los productos ecológicos, una de las esperanzas futuras del medio y donde España ocupa el primer puesto productor europeo de agricultura ecológica y tercero de ganadería (cuando se enteren cambiará la dirección de la veleta no lo duden). Crítica en la tribuna a Podemos, despistando al espectador posible votante potencial, pero votando después a favor de estas propuestas, parecidas a sus ocurrencias de cerrar pueblos menores de 5.000 habitantes; Diputaciones que indirectamente supondría lo mismo, o cerrar el Senado porque tienen solo tres parlamentarios. ¡Fabulosas acciones todas para mitigar la despoblación rural! En mi sincera opinión, a estas alturas aún no saben, no se enteran o no quieren saber que con la PAC y otras cosas de comer no se juega.

Artículo de opinión de Juan Carlos Álvarez Senador por el Partido Popular de Segovia

Author: Opinion

Share This Post On

2 Comments

  1. Nunca un artículo había expresado mejor lo que representa el PP, manipulación del lenguaje, mierda para todos los que no piensan como yo, y repetir sumisamente el discurso que manda el aparato . Si el medio rural debe confiar que sean Cañete y Tejerina quien defiendan sus intereses, estamos apañados. El futuro de la PAC, debe ir unida de nueva gestión del agua,la soberania alimentaria y medidas contra el cambio climático, justo lo contrario de las políticas neoliberales que dejan todo en manos del mercado y los especuladores.

    Post a Reply
  2. Querida Amparo creo no has leído bien el artículo…. Y es que a algunos la ideología sectaria os hace roscaros la boina tan fuerte que no os llega sangre al cerebro y se os nubla la vista. Precisamente los gobiernos del PP son los únicos que siguen defendiendo la PAC, favoreciendo la supervivencia del sector primario… más aún con su importancia en nuestra Comunidad de Castilla y León. vuélvelo a leer a ver si esta vez lo entiendes.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *