web analytics

Opinión: Fernández Ladreda e impunidad del franquismo

El Foro por la Memoria Histórica de Segovia ha remitido el presente artículo de opinión referido a la polémica suscitada por el proyecto de redenominación de la Avenida Fernández Ladreda y otras calles que rinden homenaje a personalidades vinculadas con el franquismo (texto íntegro).

 

José Ma. Fernández Ladreda.

José María Fernández Ladreda.

Derechos Humanos, impunidad del Franquismo y callejero: el caso de Fernández Ladreda

El día 27 de enero fue declarado por las Naciones Unidas Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, aniversario de la liberación de los campos de exterminio nazis. Además, se instaba a los Estados Miembros a que inculcaran a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro, y movilizar a la sociedad civil en pro del recuerdo del Holocausto. El Foro por la Memoria de Segovia ha reivindicado en repetidas ocasiones la memoria de todas esas personas que fueron víctimas de las políticas de segregación, concentración y exterminio del Nazismo (entre las que recordamos que también hubo segovianos), dado que el incumplimiento de estos compromisos por parte del Estado español ha quedado más que demostrado a lo largo del tiempo.

Aún con estos incumplimientos, el recordatorio del Holocausto ha estado presente esta semana en los medios de comunicación y en actos en toda Europa. Los horrores y crímenes con la Humanidad del régimen nazi son conocidos y están asumidos como tal por el conjunto de la sociedad (salvo posturas negacionistas, preocupantemente en auge).

El régimen nazi fue crucial para entender la victoria del golpe de Estado perpetrado en 1936 contra la II República española. La ayuda económica, militar y logística de la Alemania de Hitler, junto con la Italia fascista de Mussolini, fueron elementos cruciales para la consolidación de la sublevación militar que inauguró los 40 años de dictadura del general Franco. La connivencia de las autoridades franquistas con ambos regímenes fue patente, y hoy está abundantemente investigada por la historiografía.

Cuando una calle se dedica a una persona, es una clara muestra de honor y homenaje a la misma por parte de los ciudadanos del municipio. Cuando se le cambió el nombre a la Calle San Clemente por Fernández Ladreda, éste era Ministro de Obras Públicas nombrado directamente por Franco. Desde luego, precisamente, no fue la ciudadanía (ni una representación democrática de la misma),  quien eligió este cambio. Hoy está en nuestras manos que esta situación cambie, y no olvidemos que los nombres de las calles de una ciudad no son anecdóticos, son muy relevantes por cuanto de repetición cotidiana y memoria colectiva conllevan.

El general José María Fernández Ladreda y Menéndez Valdés fue ministro de Obras Públicas entre 1945 y 1951. Había estudiado en la Academia de Artillería de Segovia entre 1903 y 1908, a la que regresó como profesor de Química y Explosivos. Ejerció como alcalde de Oviedo durante la dictadura de Primo de Rivera y durante la II República había ocupado un escaño en el Parlamento como diputado de la CEDA, aunque siempre demostró su carácter fuertemente antirrepublicano.

Fernández Ladreda fue un destacado sublevado contra la legitimidad republicana votada por todos los españoles en 1931 y refrendada en 1936. Su participación en el golpe de Estado fue clara, incluso existió un batallón que llevó su nombre, el “Batallón de Ladreda”, operando en Oviedo. Tras la guerra Franco le nombró ministro de Obras Públicas.

Cuando paseamos por las calles de Segovia podemos observar cómo la capital sigue manteniendo en el olvido de sus callejeros a los casi 400 segovianos que fueron asesinados, a los cerca de 2800 que sufrieron prisión, a los cientos que sufrieron internamiento en un campo de concentración franquista o nazi, que fueron obligados a hacer trabajos forzados o que fueron despedidos por no haber apoyado el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

En cambio, podemos pasear por la Avenida Fernández Ladreda, una de las principales calles de la capital.

Ante la polémica de estos meses y de las últimas semanas, el Foro por la Memoria de Segovia celebra el cambio del nombre de la calle Fernández Ladreda, aunque este cambio llevaría 8 años de demora.

Dicho cambio debe darse con la aplicación del Artículo 15 de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura:

Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.

El mantenimiento del nombre de la calle, que lleva siendo una humillación diaria para las víctimas de la dictadura que caminaban y caminan por ella, supone una vulneración de los derechos de las víctimas de la dictadura. Víctimas todas ellas con derechos repetidamente ninguneados, ya no solamente no se les repara pública e institucionalmente, sino que se bloquea el procedimiento legal de búsqueda de su Justicia.

Derechos amparados por todo ordenamiento de Justicia internacional que múltiples veces ha apuntado a la imprescriptibilidad de los crímenes franquistas por ser considerados crímenes de lesa Humanidad. Derecho internacional, que también conviene recordar, el Estado español lleva tiempo comprometido a respetar. Denunciamos el modelo español de impunidad del franquismo, mantenido por el Estado a día de hoy.

En cualquier estado democrático europeo parece inaudito que 39 años después de la muerte del dictador perduren en España placas, monolitos, calles y plazas dedicadas a ensalzar al régimen franquista y a sus protagonistas, algo que debería ser insólito en un régimen democrático, dado que los valores dictatoriales y autoritarios no concuerdan con los valores democráticos que deben caracterizar a nuestro actual sistema.

Ni la pasividad, ni los miedos electoralistas del gobierno municipal ni el desconocimiento de los ciudadanos, son argumentos para al mantenimiento de esta situación en nuestra ciudad.

Artículo de opinión a cargo de Foro por la Memoria Histórica de Segovia

 

Author: Opinion

Share This Post On

12 Comments

  1. Un batallón llevaba su nombre ¡Vaya novedad! como otros llevaban el de otros, en ambos bandos en contienda. Poco me dicen ustedes, como segoviano de izquierda que nadie se lleve a engaño, para tener otra opinión sobre el cambio de un nombre. Y me gustaría saber quién tiene la patente de corso para eso de los nombres. Se ha comentado en algún artículo de este medio digital algún otro nombre de otro ilustre personaje,como el marqués de Lozoya (digo otro, pues el señor Ladreda tiene medalla de oro de la Ciudad y el señor Contreras distinciones también). ¿Piensan purgar todos los personajes, que por avatares de la vida, estuvieron implicados en la desgraciada contienda in-civil o sólo los que les dicten algunos iluminados? Poco hemos avanzado desde que comenzamos a vivir, supuestamente, en una democracia consensuada. Pues nada, sigan odiándose los que quieran, pero déjennos vivir en paz y preocupémonos porque no nos sigan poniendo palos en las ruedas de la sociedad que hemos ido logrando estos años. Manos pampiroladas de rotulitos y más luchar por los necesitados. De caraduras que viven del cuento político ya estamos hartos.

    Post a Reply
    • Entiendo que se califica usted de izquierdas. En ese caso no comprendo que no aplauda ante la desaparición de los nombres de calles que tuvimos que sufrir durante 79 años. Lo lógico es que ante la llegada de la “democracia”, todas esas calles y plazas que mancharon y humillaron a nuestras familias y por consiguiente a los descendientes entre los que me encuentro, se hubieran arrancado de inmediato. Se trata de “gente” que ha apoyado y participado
      en la dictadura de Franco, dictador y criminal, cómplices por lo tanto de los crímenes calificados de lesa humanidad Sepa usted que en Alemania está penada cualquier manifestación o emblema a favor del nazísmo.

      Post a Reply
  2. Miren ustedes, hagan una buena relación (conozco gente en Segovia que tiene bastantes datos, por lo de no perder la memoria historica con tanta histeria) de monumentos, nombres y demás asuntos relacionados con la Memoria Histórica. Después se estudia la forma de eliminar o reparar suceptibilidades. Pero por favor, conservando para futuras generaciones. Destruir por destruir no lo veo muy de ‘memoria colectiva’ (sólo los grandes dictadores han pensado que destruyendo pueden imponer sus leyes). Y otrosí, no me vengan a eliminar por ‘campaña electoral’ o por revanchas personales un nombre y otros por afinidad o por parentesco no lo tocamos.

    Post a Reply
  3. ¡Santo dios! es verdad lo que me conto mi padre al entrar por la puerta de casa. Resulta que vamos a tener que acudir a una pira purificadora para acabar con sus colecciones de cosas de la guerra civil del 36. Tiene de ambos lados por supuesto. Pero claro si según cuentan, lo dice la ley. No sé, no me veo quitándole ni un sello aunque lleve las flechas o el mazo con la hoz. Es muy terco y además de esos rojos que antes mueren de pie que se ponen de rodillas. No lo veo. Se atrinchera seguro. Nos ha dicho que esto empieza a oler a quema de libros del 33. También dice que el que quiera entender que entienda. Yo soy muy jóven, pero me han criado en libertad y entre libros, menos mal que no han aplicado en casa la memoria y no olvido.

    Post a Reply
  4. Por los comentarios, veo que ninguno ha leído la totalidad del artículo.
    Sólamente recordar que la dictadura asesinó hasta 1975. A ver si van a ser ustedes los anclados en el 36 y no quienes defienden el cambio o quienes han elaborado el artículo.
    Comparar una calle con un sello, es de niño de 1º de la ESO.
    Quitar una calle no es “destruir”.
    Argumentar no quitar una calle de un militar golpista con eso de “los dos bandos” es como defender que haya calles a Hitler en Alemania por eso de “nazis” y “aliados”.

    Post a Reply
  5. Para mí que en el 36 se han quedado, hasta los que no habían nacido aún. Insisto en los comentarios que he podido leer en este digital. Poco favor hacen a la reconciliación y la Memoria Histórica, decidiendo arbitrariamente quien tiene derecho y quien no a tener calle. No sé que pensará la familia del señor Fernández Ladreda, pero ¡coño! con el percal de apellidos, unidos al franquismo, que pululan por la izquierda -?- segoviana que ha decidido que se quita esta placa y no la de los señores Peñalosa, Contreras o Reguera, con todos mis respetos a todos ellos. Yo no quitaba ninguna. La historia, aunque la tratemos de ocultar, ahí está. Eso sí con los gobernantes, que tenemos de uno y otro bando, poco a poco la van adocenando y aborregando a su antojo. Al final la historia empezará para unos con el señor Escobar, tirando para atrás quizá con Suárez y para los otros con el señor Arahuetes ‘el hacedor de Segovia’ (aunque a este puede que la Memoria Histórica, ahora lo borre). Al tiempo, y lo dicho un poco de humor o terminamos en Quitapesares, perdón Segovia21.

    Post a Reply
  6. Hoy he leído unos comentarios de don Luis Peñalosa en un medio de comunicación local. A él le digo que no sé cómo habrán reaccionado los ‘franquistas’, ni me interesa. Pero su forma de actuar es cuanto menos personalista y zaina. Le recuerdo lo que le han recordado algunos en estas páginas. No vale sólo lo que usted quiera y no vale con decir “si hay que quitar alguna más…”. No, o todos o ninguno. Hacer creer que hay buenos o malos a medias no cuela. O sí a sus huestes. Y se lo dice uno que se la ha jugado más que los ‘señoritos de izquierda’ segovianos con apellidos protectores.

    Post a Reply
  7. Oye, nadie dice que en el 34 Largo Caballero, Indalecio y otros socialistas, comunistas y anarquistas se sublevaron contra el legítimo gobierno republicano, rompieron la legalidad de la Republica que ellos mismos habían jurado. Así que media España lo hizo en el 34 y la otra media en el 36. Estos ultimos impusieron su dictadura, pues ya quitamos del callejero a Franco y a José Antonio. ¿les van a quitar las calles al Marqués de Lozoya -que Santiago Vega nos cuente lo que hizo el marqués- o a Gutiérrez Mellado, que fue golpista a tope? Lo que necesitamos es perdón y convivencia y no tanto rencor

    Post a Reply
  8. ¿Dicen ustedes que al “Batallón de Ladreda” se le había dado ese nombre por José María Fernández Ladreda y Menéndez Valdés? Pues menuda “memoria histórica”… Ni “memoria” ni “historica” porque se lo han inventado.

    Hagan el favor de revisar sus publicaciones. El batallón al que hacen referencia era republicano. Busquen el nombre de Baldomero Fernández Ladreda.

    Y así nos va, claro…

    Post a Reply
    • Si es así, buena e ‘histórica’ metedura de pata. Pero cómo tenemos que hacernos de ver… sigamos cambiando nombres, no restañemos las heridas del pasado civilizadamente y sigamos enfrentados.

      Post a Reply
    • Vaya eso mismo iba a comentar yo, esto pasa cuando no se hace el más mínimo estudio con rigor de la historia.
      Confundir a Baldomero Fernández Ladreda, Mayor de Milicias del PCE y ajusticiado en 1947, a garrote vil, por ser uno de los últimos guerrilleros asturianos (los hubo hasta el 52), PUES YA LES VALE.

      Post a Reply
  9. Es una pena que no ganarán los Rojos la Guerra, no habría Avenida Fernández Ladreda, ni Hospital, ni Democracia, ni Acueducto, lo habrían vendido por piezas a la Urss, el Alcázar estaría en Stalingrado, ni nada de nada. Eso sí, ellos no mataban, que son revolucionarios. Así estamos

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *