web analytics

Opinión: ¿esclavos o pobres?

En el presente artículo, César Franco, obispo de Segovia, reflexiona sobre la cuaresma y las tentaciones del mal en el mundo actual: “En 1934 escribía T.S. Eliot que «los hombres han abandonado a Dios, no por otros dioses, sino por ningún Dios… profesan primero la Razón, y luego el Dinero, el Poder… cuando los hombres se han olvidado de todos los dioses, excepto la Usura, la Lujuria y el Poder».

Artículo de opinión, por César Franco, obispo de Segovia

No es fácil superar una imagen de la Cuaresma deudora de tantas connotaciones negativas que se le han adherido a lo largo de la historia del Cristianismo. Muchas de ellas se deben al quehacer de malos predicadores que cargaron las tintas en una penitencia sin alegría o en la censura de uno mismo sin el horizonte de la afirmación de Dios y de la libertad frente a todo lo que esclaviza al hombre. Otras han nacido de la sátira y crítica de quienes piensan que el hombre debe liberarse del yugo de la religión que le impide ser verdaderamente libre.

En la base del ateísmo moderno subyace, más o menos explícita, la idea de que la fe esclaviza al hombre y éste necesita deshacerse del fardo de Dios. La Cuaresma es una atractiva diana para los que aman ridiculizar aquello que no entienden. Pero, lo creamos o no, el hombre, aunque presuma de libertad, es un esclavo. Sí, dicho como suena, un esclavo. Esclavo de sí mismo, del poder, del dinero y de las pasiones. Negarlo es mentirse a sí mismo. No es mera chanza que en los carnavales aparezca don Carnal, como representación del hombre ávido de placer, aunque lo pinten risible y grotesco. En 1934 escribía T.S. Eliot que «los hombres han abandonado a Dios, no por otros dioses, sino por ningún Dios; y esto no había sucedido nunca… profesan primero la Razón, y luego el Dinero, el Poder, y eso que llaman la Vida, la Raza o la Dialéctica… Desierto y vacío y tinieblas sobre la faz del abismo… cuando los hombres se han olvidado de todos los dioses, excepto la Usura, la Lujuria y el Poder».

«Para la libertad nos ha liberado Cristo», dice rotundamente san Pablo en Gál 5,1. ¿Libertad de qué? De todo lo que no sea Dios. Por eso, en este primer domingo de Cuaresma, vemos a Cristo adentrarse en el desierto, empujado por el Espíritu. ¿A dónde va? ¿Qué busca? Sencillamente a Dios. Después de haber sido bautizado y ungido por el Espíritu, éste lo empuja al desierto para experimentar dos cosas: la oración y la tentación. Las dos cosas, aunque parezca extraño, van unidas. La oración, cuando es verdadera, sitúa al hombre en el límite de su necesidad. Experimenta que por sí mismo no puede llegar a Dios, que Dios es un misterio inabarcable y se revela cuando quiere, como quiere y a quien quiere. De esto sabía mucho Israel que había pasado cuarenta años en el desierto, con momentos gozosos de encuentro con Dios y con duras tentaciones que le llevaron al borde de la idolatría. También el Enemigo se acerca a Jesús para tentarlo con los panes de la seguridad, con la vanidad del mundo y la soberbia del poder. Jesús quiso pasar por esta prueba para enseñarnos la libertad soberana de quien se aferra a Dios para ser plenamente hombre, señor de toda la creación. Entra en el desierto de la Cuaresma para salir convertido en el hombre libre que sólo se arrodilla ante Dios para ofrecernos su propia libertad.

Llama la atención cómo Cristo convierte la misma tentación en oración. Cuando el Tentador le ofrece pan, Jesús le recuerda que no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra de Dios. Cuando el Enemigo le tienta con la vanidad de un signo extraordinario – tentación que se repetirá a lo largo de su ministerio – Jesús lo rechaza citando la Escritura: «No tentarás al Señor tu Dios». Y, finalmente, cuando el Mentiroso le ofrece, como en el Paraíso, el dominio total sobre el mundo si se postra ante él,  Jesús replica que sólo Dios es digno de adoración y de culto. He aquí al hombre libre, capaz de vivir en el desierto entre alimañas y ángeles, sin otra seguridad y fuerza que la de la oración, el ayuno y la penitencia, que constituyen el camino de la Cuaresma hacia la libertad de los hijos de Dios, una libertad de la que sólo gozan los que, como Cristo, se dejan conducir por el Espíritu y entran en el desierto donde habita Dios.

 + César Franco Obispo de Segovia

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Cuánta verdad, todos ‘somos esclavos’, incluso de nosotros mismos. Incluida alguna religión o creencia ultramundana. La necesidad de creer es ancestral y común a todas las culturas desde el principio de los tiempos, no hace falta ser un hacha para saberlo. Todas las creencias organizadas tienen sus ritos y conducen a ‘su’ verdad, como no puede ser de otra manera. Negar esa esclavitud, totalmente de acuerdo, es mentirnos a nosotros mismos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *