Acueducto2

Opinión: El blanco y el negro no son colores

Artículo de Iván Velasco Romera, profesor Departamento ‘Ciencia Política y de la Administración’

 

De pequeño me dijeron que el blanco y el negro no son colores.

Cuando sólo podemos optar por el blanco o el negro, sin opción de introducir un rojo, un amarillo o un triste tono de gris, nos vemos abocados a caer de culo en el sofá de escay y contemplar los acontecimientos de hoy y los de mañana en una televisión de ayer: de tubo,, sin color, en blanco y negro, grande, repleta de tapetes de ganchillo y con un toro español o un burro catalán, que nos contemplan desde ese palco de antaño atónitos ante el esperpento en el que se ha convertido el denominado procés.

Y es que, como les ocurre a ese burro y a ese toro, a muchos no es difícil entender cómo hemos llegado al punto al que hemos llegado. ¿En qué momento se hizo imposible poner la palabra y la política en medio de un conflicto ideológico y político?, ¿cuándo y por qué se hizo imposible llegar a un punto intermedio, a un tono de gris?, ¿quién puso las brasas y quién encendió la mecha?

Es probable que todas estas preguntas hoy lleguen tarde, incluso que ya no tengan ningún sentido, porque el incendio prendido por unos, y avivado por todos ya nos ha quemado la cocina y amenaza el salón. Pero quizá aún haya tiempo y podamos salvar algún mueble y repintar alguna pared. Esta vez usando el amarillo, o el rojo o incluso algún gris. Eso sí, obviando los blancos y los negros, como única condición.

Y sí, puede que sea tarde, pero debemos intentarlo como sociedad madura y democrática. Hemos de poner soluciones políticas que apaguen las teas legislativas que incendian el Parlament y arrasan los derechos de los ciudadanos, y que, a la vez, apacigüen las piras jurídicas encendidas como respuesta en Madrid. Rajoy afirmaba que no le temblaría el pulso, que daría batalla, que cada paso del oponente (ya no sé si solo político) sería contestado con proporcionalidad desde el Estado utilizando todos los mecanismos legales de los que este está dotado.

El problema es que esa respuesta era la prevista y esperada por los independentistas. Es la última chispa que necesitaban para reforzar sus tesis y terminar de arrasar con años de convivencia, el empujón que deseaban para salirse del camino y crear uno propio. Uno que, si atendemos a la reciente propaganda de las CUP, los llevará hacia su Ítaca.

Una Ítaca que, según ellos, construirá el pueblo y a la que se llegará por un camino aún sin construir. Un camino que, paradójicamente, es apostillado en sus videos, entre otras muchas citas, por los versos que escribió Machado (ese que, hace pocas fechas, fue tachado de “españolista y anticatalanista” por algunos de sus correligionarios), y cantó Serrat: “Caminante no hay camino”.

Y no, no hay camino, porque nunca lo hay antes de empezar a caminar. Hasta ahora, hasta ayer, hemos construido el camino juntos. 40 años. Hoy, cada uno, con sus decisiones, está abocado a hacer el suyo: unos corriendo y otros arrastrando los pies. No dejemos que unos construyan una autopista paralela con destino a ningún lugar y no permitamos que otros comiencen a transitar de espaldas. Caminemos despacio, juntos y seguros, hasta ese punto en el horizonte que elijamos todos. Un lugar donde nos apretemos la mano con más fuerza que ayer o donde nos despidamos con un abrazo y un hasta pronto.

Hagamos algo diferente: hablemos, caminemos con un destino común, rompamos con el absurdo del hoy y el ayer. Porque la huida rápida y solitaria hacia una ficticia Ítaca y la vuelta hacia el pasado en soledad nos sientan a todos en el sofá de escay a mirar un mundo sin color, en blanco y negro, que desgraciadamente ya conocemos.

“Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón”
Antonio Machado

 

Iván Velasco Romera
Profesor ‘Dpto. Ciencia Política y de la Administración II’
Universidad Complutense Madrid

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

15 Comments

  1. ¿Y de verdad no sabe lo que es un golpe de estado en toda regla?. No se ponga de perfil, profesor.
    “Hablemos, caminemos con un destino común, rompamos con el absurdo del hoy y el ayer”….. pues claro, hombre,….. fumémonos unos porritos, y veamos el Plus en el salón.
    O sea, que el acudir a los tribunales de justicia, le parece que son “piras jurídicas encendidas como respuesta en Madrid”. Que el acudir a los tribunales “refuerza sus tesis” ¿a los golpistas?
    El blanco y el negro si que son colores, amigo. Y hay unos uniformes a rayas horizontales con esos colores, que les van “al pelo” a unos cuantos que yo me sé.

    Post a Reply
    • Personas como usted, sí debieran llevar el traje a rayas al que alude. Cuyos ‘colores’, diga usted lo que diga, seguirán sin considerarse colores. (Supongo que lo confunde usted con el de raya diplomática, cuando va a por su sobre mensual de vocero de la extrema derecha). No respeta usted la opinión de nadie. Y mira que esta opinión es sensata y de lo más asumible por cualquiera, incluidos, por supuesto, los que tenemos una ideologia denominada de derecha. ¡Pero no! hay que tener el pensamiento único del señorito Calimocho. No hace usted ningún favor a la democracia, y menos al Partido Popular y sus representantes gobernando. Por sus múltiples intervenciones, intenta meter baza en cualquier asunto, aunque se trate del desarrollo de la berza en las laderas del pinarillo, pensando que todos son o somos, cuando menos lelos. Pida usted a la redacción de este digital un Blog y deje de dar la barrila a cada persona que quiere expresar algo, salvo que su intención sea la de la CUP y cia. De donde no anda usted muy alejado en pensamiento único, impositor y totalitario.

      Post a Reply
      • Los trajes de rajas a los que aludo, se los ponen a los que están CONDENADOS por algún delito. Repito, CONDENADOS. Veo que tu, Acromático, respetas perfectamente la opinión de “alguien”.
        Mire, amigo, no sé de donde saca Usted sus conclusiones, relacionadas con pensamientos únicos, mi favor a la democracia, o al Partido Popular. No analice tan profundamente mis palabras, buen hombre, que no es para tanto. No me asuste, que tan pronto soy de extrema derecha (y cobrando, ja, ja, ja), y ocho líneas mas abajo soy de la CUP.
        Por mucho que Usted me lo prohíba, Acromático, con el permiso de los redactores, voy a seguir “metiendo baza” en asuntos tan variopintos como el desarrollo de berzas o de champiñones, y “dando las barrilas” que me apetezca.
        Y ahora, comente Usted cosas del articulo de Iván Velasco, y déjeme en paz, que como le decía ayer Pérez Reverte a Assange, es Usted un perfecto idiota.

        Post a Reply
        • Vale, un idiota. Pero no un caliCUP. Simplemente un español que trata de comprender e informarse, como en este artículo. Sin insultar y sin imponer nada y con actitudes autoritarias y mayormente antidemocráticas, como otros que meten baza hasta debajo del agua.

          Post a Reply
    • Su comentario evidencia que no ha entendido bien el contenido. Amén del tono que no voy ni a comentar. Para resumirle las claves y pueda entenderlo:
      1. Lo que ha hecho el Parlament es salirse de las reglas del juego. Mal. Atenta contra nuestros derechos.
      2. Desde Madrid la respuesta es proporcional y correcta. Pero incendia los ánimos de una irracional parte de la sociedad catalana que, tristemente, está en el poder allí.
      3. La solución tiene que llegar en los órganos parlamentarios del Estado central dónde TODOS JUNTOS demos una solución pactada a un conflicto de blancos y negros.

      No es ponerse de perfil, es dar soluciones. Porque se puede inhabilitar y encarcelar a Puigdemont y compañía, pero llegarán otros. De ahí el tono del artículo. Solución política a un problema político.
      Feliz domingo, Refresco de cola con vinazo.

      Post a Reply
      • Discúlpeme si el “tono” no ha sido de su agrado. Y discúlpeme de nuevo, pero si que he entendido perfectamente. Aún así, gracias por el resumen de claves.
        ¿Dar soluciones? ¿Qué soluciones das Iván?
        Tu mismo lo dices. Cuando alguien se sale de las reglas del juego y atenta contra nuestros derechos, ya no hay política que valga, ahora es tiempo para que la justicia actue.
        Y si, por supuesto, si el delito de Puigdemont y compañía es de inhabilitación y cárcel, pues inhabilitación y cárcel, y a los siguientes que lleguen, la misma receta.
        A todos los que predican las “soluciones políticas a un problema político”, (por cierto, y casualmente, hace poco la líder podemita de Segovia) nunca dan ninguna “receta”. Simplemente dejan caer el mantra, mas sencillo que el mecanismo de un chupete, pero que hay que reconocer que suena bien “soluciones políticas a un problema político”. Y es curioso, que ni siquiera a los independentistas les he oído decir ninguna de esas supuestas “soluciones políticas”. Extraño, ¿no?
        Tu que eres profe de ciencia política, Ivan, ¿Qué solución “política” se te ocurre?

        Post a Reply
        • De momento, el foro debe ser, sin duda, el Congreso. Pues ahí estamos todos representados. Ahí, bajo las normas de juego acordadas por todos deberíamos replantear si hay que cambiar algo, o no.
          Creo que el modelo territorial es el problema a abordar. Y, junto a él, el modelo de solidaridad interterritorial. Es posible que haya que copiar el modelo de concierto vasco en Cataluña y, hasta quizá sea necesario mover alguna que otra frontera autonómica para reducir las desigualdades y los problemas de despoblación. Hay que usar el conflicto catalán para replantear el modelo autonómico.
          Gracias por las opiniones y el nuevo tono.

          Post a Reply
        • Creo que….
          Es posible que….
          Quizá sea necesario….
          ¿algo más?

          Post a Reply
          • Sí, libros y billetes para viajar fuera de sus pequeños mundos para muchos.

          • Ya lo sé, Iván. Pero a Usted, los libros de los pitufos y pokemon, y viajar a euroDisney, no le ha servido de mucho.
            Dime de que presumes……

  2. Yo diría, metiéndome donde no me llaman, pero como veo que es la tónica “CaliCUP”, buen apelativo han sacado por aquí, aunque insulte a uno más no tiene importancia. Pues eso, que aportando “algo más”, creo que es posible y necesario que den ustedes un espacio (¿un Blog?) al señor Calimocho. Quizá el “caliCUPocho”. Seguro que petarían ustedes su digital, Podrían poner un enlace en la parte de la derecha, al extremo.

    Post a Reply
    • Calmoco siempre fiel a su estilo ofensivo y despreciativo..debe ser su forma de ser..toda la razon que pyeda tener en algunos de sus conentarios la pierde cuando empieza a escupir por sus fauces…da igual dr que vaya el articulo, acaba siemore insultando a quien no piense ifual y luego diciendo que no se le llame la atencion..si le dan un blog que sea de humor!!

      Post a Reply
      • Hay que joderse, que finita que tenéis la piel, amigos. El único insulto es llamar “perfecto idiota” al tal Acromático, y os ponéis hechos unas fieras. Después viene el podemita que tanto os gusta, dice que insultar al Rey, silbarle a él y al himno de España, quemar sus fotos, nuestra bandera, etc, etc, es “libertad de expresión”, y os quedáis tan contentos.
        Os lo vuelvo a repetir, comentad que os parece el articulo de Iván, y dejadme en paz.

        Post a Reply
        • “Perfecto idiota”, creo recordar que ya se lo han adjudicado a usted hace tiempo, en algún comentario. Esa ya no vale. Yo también reivindico un Blog para el personaje Calipocho. ¡Heil CaliCUP!

          Post a Reply
        • Ja, ja, ja,…. es que además de ser de extrema derecha y de la CUP a la vez, soy un copiota.
          Pero repito, que el artículo no va de si soy idiota o no. No hagáis un feo a Ivan, y comentad su artículo.

          Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *