Acueducto2

Opinión: Del Seminario, Suárez y el patrimonio

Iván Velasco Romera, investigador del Departamento de Geografía Humana de la UCM, lamenta en el presente artículo la pérdida de identidad de uno de los monumentos más desconocidos de Segovia, el seminario, antiguo colegio de la Compañía de Jesús, eclipsado ahora por la unilateral decisión, no consultada a los vecinos, de bautizar el paraje como plaza Adolfo Suárez.

Seminario-01b

“Nos hemos mudado, ya no vivimos en la Plaza del Seminario” – fue lo primero que dijo mi madre en una de las últimas conversaciones que mantuvimos por teléfono. Lo primero que pensé fue en el tiempo que llevaba sin hablar con mis padres y más allá aún, en la falta de transparencia y comunicación en la relación entre mis progenitores y un servidor. Todo quedó en un susto. “Sólo” habían cambiado el nombre a la plaza.

Después de colgar y recomponerme de la noticia, comencé a reflexionar sobre el significado de esa decisión tomada por unanimidad en el pleno municipal. ¿Era realmente necesario cambiar el nombre de esa plaza en concreto?, ¿No existe un debate abierto sobre los nombres de determinadas arterias de la ciudad? -véase Avenida Fernández Ladreda

Las justificación fundamental -todas las decisiones tienen alguna- ha sido que Adolfo Suárez fue Gobernador Civil de Segovia en el año 68 (periodo franquista) y la sede del Gobierno Civil o Subdelegación del Gobierno en Segovia se ubica en la anteriormente conocida como Plaza del Seminario. Curiosamente, esa ubicación es compartida por otro edificio, histórico, poco conocido, pero fundamental en el paisaje urbano de la ciudad, el Seminario (originalmente colegio de la Compañía de Jesús). Una razón secundaria (o complementaria) del cambio del nombre es que existe la calle del Seminario y por tanto se da una duplicidad en el callejero que puede llevar a equívocos. Creo que esto también podría haberse solucionado mucho tiempo antes (aunque nadie había planteado la existencia de tal problema)  utilizando el nombre de plaza de los Jesuitas o de la Compañía afianzando de esta manera el patrimonio al lugar.

Seminario-02b

La decisión, en mi opinión, oculta un poco más una pieza clave para el patrimonio de la ciudad. La pérdida del topónimo difumina la importancia del complejo arquitectónico del Seminario. Un elemento patrimonial que es una pieza fundamental, y escasamente conocida, de la imagen de Segovia por su emplazamiento y tamaño. Probablemente, muchos al leer estos subrayarán que el hito patrimonial sigue en su sitio y que sigue formando parte de la imagen, del perfil y del conjunto patrimonial. Y no se equivocan. Sin embargo, el significado sin significante y viceversa no tienen sentido y hablando en términos de patrimonio e identidad, un elemento tan desconocido (por locales y por visitantes) al que es arrebatado su topónimo puede llegar a eliminarse (como otros muchos elementos patrimoniales de la ciudad de Segovia) del ideario colectivo. El Acueducto, la Catedral o el Alcázar son hitos y no necesitan de un refuerzo en el callejero, hay otros que sí. El Seminario es uno de ellos.

Hemos de concienciarnos de la necesidad de cuidar lo que es de todos y de mantener la identidad de todos los elementos que hacen el conjunto patrimonial de la ciudad. Segovia está sufriendo un proceso de simplificación funcional en el centro: la pseudocultura localista u orientada al turismo y el propio turismo van eliminando otras funciones que enriquecen al conjunto; la Calle Real es ya un centro comercial; el proyecto de la Casa de la Moneda ha quedado en nada; la rehabilitación de áreas históricas ha favorecido al aumento de precios y la especulación en espacios centrales; y ahora además se favorece con decisiones precipitadas y no pensadas, que elementos tan importantes (a nivel paisajístico y estructural del trazado urbano) como el Seminario se diluyan al perder su arraigo toponímico.

Y ya para terminar, permítanme una última reflexión, ¿alguien ha preguntado a los vecinos sobre su opinión del cambio de nombre?

Opinion: Iván Velasco Romera

Author: Opinion

Share This Post On

2 Comments

  1. Muy buena reflexión y fantásticamente justificado… La política local en Segovia se hace a base de fotos y propaganda sin fondo. Ojala se escuchase a los expertos de vez en cuando. Gracias por este texto

    Post a Reply
  2. Muy atinado y bien planteado. Otra cosa es la política (por decir algo) de nuestra clase dirigente actual. Viven en su burbuja del momento y el oportunismo… murió Suárez (en vida recordado por su enfermedad) y todo fue ver quien era el primero en hacer la política de baratillo, a la que nos tienen acostumbrados, poniendo nombre a cualquier sitio, grande o chico, para apuntarse algún tanto. Más les vale que hubieran aprendido de don Adolfo a negociar y consensuar (mejor o peor, era lo que les tocó). Eso se sí se lo hubiera agradecido él y todos los ciudadanos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *