web analytics

No Más Mierda pide 15 meses para el dueño de la planta de Fuentepelayo

Una manifestación vecinal en Fuentepelayo convocada por No Más Mierda en abril de 2016.

La plataforma No Más Mierda ha solicitado una condena de quince meses de cárcel para el propietario y administrador de la planta de compostaje de Fuentepelayo, Juan Francisco Cárdaba, además de una multa de 15 euros diarios durante un año y la inhabilitación para la gestión de residuos durante un año y medio por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por los vertidos realizados por la planta en la que “entraban residuos y no salía compost” colmatando las balsas de lixiviados y vertidos al curso fluvial.

Así figura en el escrito de acusación presentado en el proceso judicial que se sigue en el juzgado de Cuéllar en el que también se reclama para la empresa Agramán aplicaciones medioambientales, gestora de la planta, la clausura de sus instalaciones en la localidad durante dos años, además de la inhabilitación durante cinco años para obtener ayudas públicas, contratar con la administración o gozar de incentivos y beneficios fiscales o de la Seguridad Social, todo ello junto a una multa de doce meses a razón de 20 euros diarios.

Residuos acumulados en una finca.

La plataforma quiere además que se condene solidariamente a la empresa y su administrador a realizar la limpieza de las parcelas en las que se han depositado residuos y lodos en los últimos años, la limpieza también de la acequia a la que iban a parar los lixiviados que acababan en el río Malucas y a la gestión y compostaje de todos los residuos almacenados en la propia planta.

Según explica el representante de No Más Mierda, José Luis Ordóñez, el documento de acusación es uno de los últimos pasos para completar la instrucción de la causa contra la planta y su propietario y la apertura del juicio oral en la Audiencia Provincial.

El colectivo se constituyó precisamente en respuesta de las presuntas irregularidades en la gestión de la planta en la que no se cumplía la finalidad de compostar los residuos que por el contrario se almacenaban en sus instalaciones o se vertían en fincas de Fuentepelayo y otros términos anejos generando procesos de contaminación del agua y la tierra, además de intenso mal olor en toda la zona.

Con sus primeras acciones de protesta y denuncias, en la primavera y el verano de 2016 se vivieron momentos de alta tensión en Fuentepelayo que incluyeron agresiones personales, quema de pajares y otros edificios y daños a vehículos, entre otros incidentes.

Un pajar repleto de pacas que fie quemado una madrugada de julio de 2016.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Hombre mal vecino, hacia mucho tiempo que no sabiamos nada de ti, haber si con esta demanda cambias de actitud o que estas preparando ahora?, despues de envenenar las tierras, comerte los pinares, las cebadas y los trigos, es que son tuyos? que pasa con las ovejas es que no las das de comer’ no me extraña, te gastas el dinero en abogados!!!! he visto lo que salio en el Norte de Castilla, eso es pecata minuta para lo que te espera, yo creia que habias cambiado, pero sigues siendo el que compra y no paga. No te da vergüenza, tienes un pueblo que no te lo mereces y mete las ovejas en tus tierras.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *