web analytics

Multa por avería

La calle Coronel Rexach es una de las vías más transitadas de la ciudad por ser su principal eje transversal.

La calle Coronel Rexach es una de las vías más transitadas de la ciudad por ser su principal eje transversal.

El procedimiento es habitual: una mujer recibe una notificación de multa —200 euros y 3 puntos— por “conducir utilizando manualmente el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción”. Se aclara además que el agente no entregó el boletín de denuncia en mano “por no entorpecer la fluidez del tráfico”. Quien ha recibido alguna sabe lo frío y escaso que es el texto, en el que se refleja el criterio de una autoridad, que en principio, pesa el doble que otra cualquiera.

Todo normal. Se trata de una sanción relativamente habitual, como comienza a serlo —y las últimas modificaciones legales lo permiten abiertamente— no entregar el boletín en el momento, si el que lo emite considera que existen dificultades o riesgos mayores para el tráfico al hacerlo.

La sancionada —que ya ha puesto en marcha el mecanismo de alegación y ha emitido un texto de queja— tiene otra versión muy distinta de los hechos, en los que sólo coincide en dos cosas: sí hablaba por teléfono y sí estaba parada en medio de la calle Coronel Rexach a las 8.39 horas del pasado 6 de junio, una hora en la que el tráfico es especialmente denso en esa vía.

Pero los matices son otros: el coche estaba averiado y con el motor parado y la llamada en curso era a la grúa para que retirara el coche averiado. Afirma que el agente se acercó al coche, preguntó qué hacía ahí “parada entorpeciendo el tráfico y hablando por teléfono” y tras recibir la explicación correspondiente, el policía se fue, sin más.

Total, que la mujer se quedó de nuevo sola y tuvo que pedir ayuda a peatones e incluso a dos policías motorizados que llegaron después de que se marchara el primero, para apartar el vehículo que la grúa retiró definitivamente a las 9.04 camino del taller, donde localizaron la avería en el embrague.

Mientras el recurso inicia su tramitación, la mujer ha expresado su malestar por la imposición de la multa y el trato del agente, al que da las “no gracias por no atender a un ciudadano en dificultades”. Para ampliar la versión del policía habrá que esperar a la evolución del expediente.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Es lamentable la actuacion de la policia local;en este como en muchos otros casos
    Existe un general descontento hacia muchos de comportamientos como estos o parecidos
    Una de las funciones de la policia es auxiliar y muchis de ellos al verse revestidos de la autoridad que les da el uniforme hacen un mal uso de esa autoridad.
    El descontento de la ciudadania es bastante general, si bien es cierto que algunos de ellos son verdaderos policias;no simplemente
    sancionadores

    Post a Reply
  2. Pues poner el mismo empeño en mejorar el tráfico por las noches, sobre todo los finde, por la zona alta. Coches en aceras entorpeciendo el paso, en lugares en los que si se te ocurre parar medio minuto por la mañana o en la ‘ORA’, te crujen… Definitivamente la Dura lex sed lex, pero para algunos es muy blandita. De otros cometidos en cuanto a control de bebidas alcohólicas en corro de acera, cánticos nocturnos, desahogos físicos del cuerpo en plena calle… mejor no hablamos

    Post a Reply
    • Ay amigo!!! Con la hostelería hemos topado…

      Es llegar a Cronista Lecea y parece uno entrar en la ciudad sin ley.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *