web analytics

Mucho más que un buen ciclo

Este sábado se volvía a repetir la historia de los últimos años. El Viveros Herol Nava derrotaba al Balonmano Arroyo (32-27) y se colaba en una nueva fase para ascender a la División de Honor Plata de nuestro balonmano. Se ha convertido en una constante en los últimos cursos deportivos, que los inexpugnables naveros se metan en una fase de promoción con los mejores.

foto nava

Conociéndolos, se tomarán la cita del primer fin de semana de mayo muy en serio, con el cuchillo entre los dientes y con todo un pueblo volcado en seguir, con todo el alma y aliento, su suerte en este envite, si bien es verdad que ni el grupo en el que han caído es demasiado asequible (el ex filial de Atlético de Madrid -el Safa madrileño- y el Dominicos zaragozano, acompañan al anfitrión, un Novás gallego que se ha mostrado intratable en su Liga y apunta directo al ascenso) ni podrán contar con algunas de sus mejores piezas que ya han cumplido ciclo de participaciones con el Balonmano Valladolid. Y solo podrá ascender uno… pero eso da igual; el aplauso unánime y la reverencia deportiva la tienen ya ganada.

No crean, la crisis también ha hecho mella al Nava y aunque menos afectados que en otros casos de nuestro deporte, han perdido valiosos jugadores de mucho talento en los últimos años. Su cantera siempre se encarga de hacer el resto, de compensar las fugas de capital humano, pero es imposible competir siempre y en todo lugar con quienes tienen, no sólo más dinero, sino -sobre todo- la posibilidad de confeccionar sus plantillas con un abanico de cientos de chavales en cada tramo de edad. Su éxito no es, ni mucho menos, casual.

Cuenta con los mejores años de una generación de jugadores extraordinaria. Para tratarse de un pueblo de algo menos de 3.000 habitantes, a pesar de que la mayoría de sus chavales tienen especial predilección por este deporte, es del todo admirable que puedan subir de la mano un grupo de jóvenes que nutran al primer equipo durante varios años, ofreciendo sus mejores prestaciones deportivas en el club de su localidad.

Pero además, es un club ejemplar en su dimensión, estructura de cantera, filosofía de preparadores y proyecto deportivo. Nunca ha ofrecido lo que no puede dar y siempre se ha estirado hasta donde le alcanzaban los brazos. Su primer equipo es una muestra constante de coherencia, pero además, por debajo, tiene una cascada de bloques en diversas categorías que mantienen el excelente trabajo y filosofía de un club-cantera envidiable. Cada técnico que pasa por allí, termina en Asobal.

Alimentando la leyenda, este año los dos conjuntos cadetes acaban de participar en la fase final del sector de Castilla y León, codeándose con los mejores clubes de la región. Si fuera un año ya sería loable, pero es que se repite prácticamente cada edición, demostrando que, en Nava, el balonmano sigue siendo una religión. Los casos de De la Cruz, Maestro, Ajo o Velasco, llegando a la élite de nuestro balonmano, no han sido más que la confirmación de un trabajo magníficamente trazado y continuado en el tiempo. Con independencia de lo que ocurra en Galicia, sólo cabe darles, un año más, la enhorabuena y agradecerles los maravillosos momentos que han hecho del Viveros Herol Nava, seguramente, el mejor equipo de Segovia en los últimos cinco años. Por no hablar de su maravillosa afición, en la que otra tarde nos detendremos.

Author: Opinion

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *