web analytics

Luquero celebra el avance de las obras para la radioterapia en la Misericordia

La concesión por parte de la Junta de Gobierno de una licencia de rebaje de la acera en el que será el punto de acceso al servicio de radioterapia del hospital de la Misericordia ha permitido este jueves a la alcaldesa, Clara Luquero, reivindicar una vez más que la Junta agilice la creación de una unidad exclusivamente pública en Segovia, aunque al mismo tiempo se ha congratulado de que la iniciativa privada del grupo Recoletas, que se está desarrollando según las previsiones, permita “evitar desplazamientos, sufrimientos y molestias innecesarias a los pacientes segovianos”.

Los propietarios del hospital de la Misericordia sostienen que estarán preparados para prestar servicio de radioterapia a finales del verano, cuando se establecerá un convenio con la Junta de Castilla y León para que se atienda allí a los pacientes segovianos, obligados actualmente a realizar largos desplazamientos para recibir sus sesiones de radiación en distintos hospitales de la comunidad.

“A todos nos hubiera gustado que [la unidad de radioterapia] se ubicara en el hospital público pero esto permitirá a los enfermos oncológicos segovianos recibir sus tratamientos en la ciudad”, comentó ante un grupo de periodistas sin olvidar reseñar que el uso de las instalaciones privadas debe de tener carácter provisional “en tanto el Gobierno regional hace una unidad pública”.

En realidad, la creación de un área bunkerizada para ubicar los equipos de radioterapia que promueve Recoletas son una actualización de un proyecto previsto para 2010 que no cuajó pero sí que llegó a recibir el visto bueno de Patrimonio. Once años después, con Segovia volcada en la reinvindicación de esta unidad se ha impuesto como la vía más rápida para ofertar esta terapia oncológica en régimen de concierto hasta que la sanidad pública construya el suyo. La empresa quiere tenerla lista en verano mientras que ha calculado una inversión en torno a los 4 millones de euros para la obra y la adquisición de la maquinaria.

La modificación del proyecto aprobada este jueves no altera ninguno de los aspectos de la licencia primitiva sobre la que ya se construye el búnker en la Casa del Cura del complejo de la Misericordia, sino que es una mera ampliación referida a la supresión de las barreras arquitectónicas, en este caso el bordillo de una acera, en el acceso al recinto. El añadido, sin embargo, no es barato e incrementa el proyecto inicial en 206.547,45 euros.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Así me gusta. Siempre en defensa de lo público. Que se note que de socialista un montón 😉

    Post a Reply
  2. ¿Más de 200.000 euros por rebajar el bordillo de una acera? Qué caro!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *