web analytics

Luis Moro, Cultura al otro lado del charco

Luis Moro, artista plástico nacido en Segovia en 1969, obtuvo el segundo Premio Nacional de Pintura en 1984 y, en 1985, el primer Premio Nacional de Escultura en el Certamen Juvenil de Artes Plásticas… Ese solo fue el comienzo porque la historia nos lleva a más Premios, más ciudades y más éxitos hasta las exposiciones celebradas en París, Berlín, Roma, México DF o Austin y, a su participación en Ferias Internacionales como las de Corea, Toronto, Roma, Miami, Nueva York

Pero los datos no informan de que este segoviano que reside varios meses al año en Ciudad de México lleva el nombre de su tierra por todo el mundo desde hace años y, aunque su vida se desarrolla a un lado y a otro del gran charco, en Segovia conserva a sus amigos, algunos desde el Instituto, y a su familia, que le sirven de raíz y referencia.

La vida de Luis Moro se ha visto afectada, como la de todos, por la Covid-19. Este año no ha podido ir a Estados Unidos, donde en estos momentos debería tener abierta una exposición en el Museo de las Américas de Washington. El virus y la situación política lo han puesto más que difícil.

Al contarnos sus experiencias en este asunto, recuerda que en México, la situación de la pandemia atraviesa un momento delicado porque “allí estamos en la primera ola del coronavirus. No se ha pasado a la 2ª, aún no se ha producido un descenso en el número de afectados…” pero eso no es lo único…

P.—Tiene que estar siendo terrible.

R.—Para mí ha sido muy duro seguir la primera ola en Segovia a través de los medios. Pones cara a la gente y eso hace que te llegue mucho más que los números y las cifras. En México no tengo ningún amigo que haya padecido la enfermedad hasta el momento. Por desgracia, en Segovia, sabemos de mucha gente que ha fallecido y eso es lo terrible. Casos como el de Marisol, la celadora del hospital o del vendedor de periódicos… otros casos son amigos de la familia y conocidos, personas que conoces de toda la vida… Además, el tema de los entierros ha sido terrible, no han podido despedirse de sus familiares.

Seguramente muchos se preguntan por qué no  se ha realizado un confinamiento total en México. La respuesta es compleja: Parar un país como México… en España estamos hablando de salud y economía, en México de subsistencia y salud. Muchos millones de personas viven al día y los ingresos que generan es lo que pueden llevar a su familia, siguen trabajando

P.—¿Cuánto tiempo llevas en México?

R.—Voy a cumplir los 12 años. Surgió porque había varias exposiciones en museos de México, como el de Morelia, Guadalajara, Monterrey, Querétaro, CDMX, etc. Después, me surgieron más al norte y fui a USA. De hecho, una parte de la colección está en México, otra en Estados Unidos y las voy itinerando.

Fui echando raíces, teniendo reconocimiento y apoyo a mi obra, así que no quise dejarlo. Paso varios meses del año en Segovia pero el resto trabajo allí. Dos meses en USA y los 6 restantes en México. En Ciudad de México, donde habitualmente resido o, a causa de las exposiciones, en Oaxaca, Mérida…

P.—¿Cómo es la forma de vida allí? ¿Diferente a la de España?

R.—México es un país con una gran riqueza cultural y cada Estado es un mundo: Sí vas a Yucatán es la herencia del mundo Maya, Ciudad de México (la antigua Tenochtitlán) es cosmopolita, el norte del país está muy influenciado por los Estados Unidos, en la zona de Veracruz se asienta la cultura Totonaca y Tolteca, en Michoacán están los Purépechas con todas sus artesanías… México es más que un país, es casi un continente.

P.—Y el mundo del arte ¿Cómo funciona en México y USA?

R.—Durante los años en los que he estado allí, en Ciudad de México, la ciudad más grande de Hispanoamérica, ha estado muy interesante. Son 24 millones de habitantes y está llena de Galerías y Museos. Tiene mucha vida cultural y ha ganado mucho durante los últimos años, pasó de tener solo una Feria de Arte a tener 6 o 7 porque, aparte de la Feria oficial, la de ZonaMaco, que es en la que hemos participado nosotros, hay Ferias con otras alternativas.

El desarrollo ha sido interesante. México se encuentra en un lugar geoestratégico entre el Norte y el Sur. Este último año, con la pandemia que ha golpeado fuerte tanto a México como a USA, no sabemos qué va a pasar, se ha paralizado todo.

Tuve la suerte de que mi exposición, en el Museo de Ciudad de México, fue en enero y febrero. En marzo empezaron a cerrar todo, justo cuando llegó la clausura, incluso me dio tiempo a venir a la Feria de ARCO y volver a México el 3 de marzo.

En México se convocó también la manifestación del Día de la Mujer, el día 8 de marzo. Ese día hice la clausura de mi exposición con la presencia de  Elena Poniatowska (Escritora, periodista y activista mexicana). Poniatowska es un icono para las mujeres en México. Hay que recordar que el tema de “la mujer” allí tiene un desarrollo muy especial. Aparte de los problemas comunes existe otro muy grave: Las desapariciones y muertes …

P.—¿Ciudad Juárez?

R.—Si y otros muchos lugares: Michoacán, Guerrero, Veracruz… Aunque existe inseguridad, hay Estados en los que el problema no es tan grave, como Yucatán.

P.—También te mueves mucho por el sur de USA ¿Cómo están las cosas por allí?

R-Te puedo contar lo que ocurría hace un año, antes de la pandemia, cuando tuve una exposición en el Museo Witte, en San Antonio (Texas). Entonces estaba todo muy bien pero actualmente es diferente, con las políticas aplicadas por el actual Presidente, que no se toma en serio esta grave crisis sanitaria.

Esperemos que se dé un cambio de rumbo y que la gran potencia occidental retome la cordura. Por lo que hemos visto en el último año, en los próximos meses será duro el enfrentamiento social, pues se está polarizando demasiado el país.

Clausura de la exposición “Resistencia animal” en el Museo de la Ciudad con José Manuel Springer, Elena Poniatowska y Miguel Cereceda.

P.—¿Tienes pensado volver a España?

R.—Mi idea es estar “mitad y mitad”. Por ahora estoy más tiempo allí pero no dejo de venir por aquí para encontrarme con mis amigos y familia. Las raíces son siempre importantes.

A nivel cultural, allí estoy trabajando con galeríasí como Hispánica Contemporánea, CAM, Museos y escritores como Elena Poniatowska o Ida Vitale (Premio Cervantes de Literatura 2018). Aquí colaboro con poetas como Antonio Gamoneda , la Academia de San Quirce, Museos y Centros de Arte como el CNV, empresas tecnológicas como Axertia internacionales, ONG y galerías de arte. Cuando vengo tengo la oportunidad de acudir a actividades de gran nivel como Hay Festival o Titirimundi. Siempre mantengo el contacto con nuestra cultura y con los amigos en actividades culturales seguras en las que se mantienen todas las medidas sanitarias.  Hay que seguir apostando por la cultura, sobre todo por el mundo del espectáculo y el teatro, que han tenido un “parón” importante este año.

P.—¿Cómo ves el final de esta crisis en el mundo del Arte?

R.—Depende de los políticos, de las medidas que tomen y de dónde nos lleve el Covid-19. Quería haber visto alguna exposición en Madrid pero se encuentra en confinamiento. Otro de los temas por los que he venido es por la Feria de Estampa, para asistir con la Galería Rodrigo Juarranz, en IFEMA, prevista para noviembre y ahora pospuesta a marzo colaborar en un proyecto de Arte y vino con las Bodegas Territorio Luthier, de Aranda de Duero.

P.— ¿Cómo ves Segovia?

R.—Creo que está en un momento mejor, esperemos que continúe así. He seguido lo que fue la pandemia en Segovia y Madrid, desde marzo hasta mayo. Con las calles vacías, parecían lugares desconocidos. En septiembre, cuando he llegado, parecía que todo se había tranquilizado pero ahora, parece que de nuevo viene la tormenta. Veremos cómo funcionan los hospitales. Sinceramente creo que se tenía que haber invertido más en sanidad pública. Es fundamental y en un momento como el de ahora se está comprobando.

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *