web analytics

Los seguros cifran en 34 los vehículos dañados en el incendio de San Millán

19 de febrero de 2020. Como cada quince días, un vecino del número 3 de Teniente Ochoa del barrio de San Millán baja al garaje de la comunidad dispuesto a encender y apagar su vieja Renault Express. Pero esta vez las cosas no funcionarán bien. Algún escape del carburante, algún recalentamiento, motivó que el motor se incendiase. En pocos minutos la situación quedó fuera de control con las llamas extendiéndose a los coches vecinos y una densa humareda invadiendo el barrio de San Millán.

Tres meses después, los seguros se distribuyen las cuantiosas indemnizaciones ocasionadas por el siniestro y que afectan a cuatro vehículos calcinados, entre ellos la furgoneta origen del fuego, así como a otros 30 vehículos que hubo que repintar. “El humo generó una costra en la carrocería, ha habido que llevarlos al taller y repintarlos”, explican fuentes vecinales. Está por valorar aún el peritaje de los igualmente cuantiosos daños en el garaje, que habrá que repintar y renovar la conducción eléctrica, destruida por las llamas. La estructura del edificio, por la que en un principio se temió a tenor de la elevada temperatura en la zona, no ha quedado afectada pero hay daños en los pisos superiores del inmueble, los más afectados por el denso humo del siniestro al hacer de tiro de la humareda. Todo con cargo al seguro a terceros del vehículo averiado.

Felizmente, todo quedó en daños materiales. Dos vecinas que estaban en el garaje lograron sacar al anciano, que estuvo al borde de perecer asfixiado, y a quien los servicios de emergencia dieron oxigenación. Todo el inmueble hubo de ser desalojado mientras los bomberos procedían a la extinción de las llamas y a la ventilación del edificio.

Sin batería y colisiones con animales

Contra lo que pudiera esperarse, estas jornadas de confinamiento están siendo días complicados para el sector de los seguros. Hay muchos partes, el más tópico, batería descargada. “En estos días hemos tenido que hacer un montón de salidas por vehículos sin baterías. Llevan sin uso desde marzo y claro…”, explica un agente de seguros. Para evitarlo, hay que encender y apagar el motor periódicamente.

Otro frente especialmente activo son las colisiones con animales. Corzos, jabalíes, conejos… El confinamiento ha convertido calles y carreteras en una prolongación del espacio salvaje y abundan los accidentes.

Arriba, edificio de Teniente Ochoa. Así quedó tras el incendio.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *