web analytics

Lobos buenos

No quiero parafrasear la mítica canción de Kiko Veneno, aunque siempre puede ser un buen momento para mascullarla y alegrarse el día. El propósito de tirar hoy del nombre de los lobos es por traer a colación al club segoviano de rugby, Tabanera RAC Lobos.

Este pasado fin de semana tuvieron una doble representación competitiva en chicos y chicas, midiéndose al Unifoto lobos 1versidad de Salamanca y al Aparejadores de Burgos respectivamente. Fueron dos derrotas, pero con sabor no del todo agridulce porque los chicos vendieron cara su piel en un duelo intenso e igualado y las chicas, novatas este año en la categoría, conseguían un ensayo. Una semana antes el equipo senior masculino ganaba al conjunto de Salamanca RC por 25-7, dándose un buen alegrón, un pequeño festín en la dinámica siempre complicada de tratar de sacar adelante un club con tan escasos medios. Ahora comienza a pelear por la quinta plaza, algo muy meritorio, si tenemos en cuanta todo lo que conlleva, supone, cuesta y representa tirar hacia delante de una entidad así en un momento como el presente.

Porque haber conseguido contar con representantes en categoría masculina y femenino en la Liga autonómica -al margen del puñado de niños participantes en el deporte de edad- con las dificultades económicas que hoy en día rodea cualquier práctica en estos ámbitos, incrementa exponencialmente tanto nuestra admiración por la promoción del deporte en sí como la complejidad por pilotar una nave de tales dimensiones en épocas donde el patrocinio deportivo escasea. Las chicas todavía no han ganado ningún partido, pero eso no resta ni un ápice de mérito a un grupo de jugadoras que están batallando contra todas las tribulaciones que supone un debut en categoría federada, en su año de iniciación. Eso supone siempre un tránsito duro, una travesía de desierto especialmente trabada dada la inexperiencia y dificultad de adaptación a los niveles actuales de competición. Máxime en una comunidad donde el rugby es casi una religión y existen clubes con solera y longeva tradición a sus espaldas.

Club emergente
En una situación en la que no hacen sino caer clubes, bajar de categoría, dejar impagos o mendigar aportaciones con escasa visualización de un proyecto claro, que exista un grupo de chavales que, no sólo no desciendan como estructura deportiva, sino que proyecten cada año ampliar categorías o abrir nuevos centros de reclutamiento de talentos por la provincia, es algo realmente maravilloso. Ya han superado la década de existencia y eso, que puede parecer poco en el tejido de clubes y asociaciones de la ciudad, se nos antoja como algo bárbaro. Con equipo masculino, femenino, categorías inferiores -dando ya sustos por Castilla y León- y capacidad demostrada para organizar y traer a Segovia eventos de primer nivel de este deporte, sólo nos queda felicitar a sus gestores y a su patrocinador, Azulejos Tabanera, porque su apoyo y esfuerzo resulta más que nunca un soporte excepcional.

Author: Opinion

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *