web analytics

“Llevo toda la vida siguiendo los pasos de Hernán Cortés; estoy abducido por el personaje”

Tras recorrer durante años el mundo, Enrique Morales Cano llegó a Segovia hace casi 4 años buscando “un rincón en el mundo” para pensar y escribir sobre la historia de un país que a ningún español le resulta ajeno México. Ha vivido su infancia y juventud en Tailandia, México y Chile; ha sido corresponsal de la Agencia EFE en Washington DC, Varsovia y Atenas y ha publicado un gran número de obras. A hora, desde hace cuatro años reside en Segovia, junto a la Iglesia de San Nicolás, lugar elegido para completar su obra sobre los últimos Virreyes de México.

Una vida intensa que ahora da frutos en forma de nuevas publicaciones como “La vida triste de la última virreina de México” que en pocas fechas se pone a la venta. De su vida, de la historia de México y de muchas cosas más, él mismo nos habla…

P-¿Cual es el día a día de un escritor y periodista que tras recorrer el mundo recaba en Segovia para seguir escribiendo?
R-Escribo mucho, siempre lo he hecho, todo el día. Escribir para mí es una adicción. Cuando dejé de ser corresponsal en el extranjero decidí asentar la cabeza, casarme, tener hijos, irme a vivir a una provincia tranquila como Murcia… Había una plaza de Redactor en la Agencia EFE allí y lo aproveché para cambiar de vida y no seguir yendo de un lugar a otro, que enriquece y embrutece a la vez. Este ir y venir lo he vivido desde pequeño y, familiarmente, ha sido una desgracia para mí. Te puedo contar que cuando estaba en Chile, yo que tengo 75 años, estudié Medicina y fue un desastre completo pero, como tenía dos tíos que eran médicos, creía que yo también debía serlo.

Eran los tiempos de Salvador Allende. Cuando triunfó, yo era un estudiante y me asomaba, como los demás, a ver lo que decía. El país estaba completamente destrozado y, en aquel momento, se produjo una especie de diáspora y, mis padres, con mis hermanas pequeñas se fueron a Colombia, mi hermano y hermana se quedaron en Chile y se casaron allí y yo, tras ver la película “Teorema” de Pasolini, decidí que “se acabó la medicina, no puedo más, voy a reinventarme”… lo sigo haciendo ahora. Las experiencias que he vivido han sido grandes, pasé de ser “un niño bien”, con una línea evolutiva que me llevaba al lugar que ellos querían, a lo que soy, pero me reinventé… Para escribir fue fantástico porque cuando tocas el fondo, te curtes.

Cuando tenía 10 años, estaba en México con mis padres. Ellos decidieron mandarme a España, al Colegio de los Escolapios de San Fernando en Madrid. Yo no entendía nada y me tuve que inventar la vida… Para escribir era muy bueno pero para vivir era muy malo. Más tarde, mis padres aún vivían en Chile y mi madre me envió dinero para que me matriculara en la Facultad de Ciencias de la Información. Después fui a la Revista Mundo Hispánico, donde era el único redactor que había. Estaba José Luis Castillo-Puche, como director, y estaba Francisco Umbral, como redactor. Umbral se fue y entré yo porque hacía falta un redactor. De repente me encontré con dos sueldos. No me lo podía creer porque me había pasado 17 o 18 años, desde los 10, sin un duro para un café… Me fui a una tienda maravillosa de ropa en Madrid y me compré “dos de todo” y, a partir de ese momento, entré en la Agencia EFE.

P-¿De qué le viene la pasión por la historia de México?

Con EFE estuve en Washington un par de años, más tarde me mandaron a Atenas y después estuve un tiempo en Murcia con el ánimo de recuperar la tranquilidad pero, profesionalmente me encontré en una situación poco agradable causada por envidias. Durante años tuve que sufrir esta situación hasta que mi hijo cumplió los 16 años, después me entró una depresión que me hizo estar unos meses en la cama y, cuando me recuperé, como los problemas continuaban, pedí el traslado a Madrid. En este nuevo destino comencé a escribir como un loco, en un “zulo” de Lavapies y, además, como tengo mucho contacto con México porque, como ya he comentado viví un tiempo de niño allá, me ofrecieron presentar una ponencia en el Instituto Nacional de Antropología e Historia sobre la última virreina, protagonista de la obra que está a punto de salir a la venta en las librerías.

Ya había escrito la biografía de su marido, y al mismo tiempo estaba terminando la de dos virreyes previos como Félix María Calleja, que nació en Medina del Campo, un terrateniente retirado que según estaba descansando en el campo, cuando llegó uno de sus peones y le dijo que huyera porque los insurgentes venían a por él… Este hombre, con formación militar, como no contaba con un ejército para hacer frente a la situación, junta con los aterrados terratenientes de la zona un ejército de campesinos de San Luis Pososí, que montan muy bien a caballo pero son muy indisciplinados, y con ellos frena durante 6 años la independencia de México. Parece mentira que tenga ser un español, que tenga que ser yo, el que haya dedicado tres décadas a estructurar y publicar una obra, y media de otra que va a llegar en unos meses y se publicará antes de que se termine el centenario de la Independencia de México, la Biografía de Calleja. Dos tomos de cada una.

P-¿Te estás dedicando a poner al día la historia de México?
R- Es que es inconcebible que nadie se haya ocupado de eso. Había un hueco que parecía que me estaba esperando y he hecho lo que he podido.

P-Tanto me estás hablando de México y tanto sabes sobre su historia que no me queda más remedio que preguntar por la opinión que tienen de nosotros, de los españoles. Para ellos, debemos ser una panda de asesinos….
R-El verdadero enemigo de ese indigenismo fatuo, faltón, absurdo, analfabeto e interesado, no es más que parte de la política de humillar y dividir el mundo hispánico, que han realizado siempre desde la cultura Anglosajona, unido a los enemigos crónicos de España que, aparte de Inglaterra, lo han sido Holanda, Francia o Italia. No podían permitir que España hubiera conseguido lo que nadie, un Imperio Hispánico que es la herencia de Roma y, al mismo tiempo, permite que un continente que era una “insularidad”, que había permanecido aislado del resto del mundo, de “Eurasia”, tomó forma a partir de España, lo que sentó muy mal al poderío sajón. Ahora, además, a este problema se une el globalismo y la pandemia. Es decir, todo esto se ha sumado para que España no sea el eje común de la grandeza americana.

Si entre 1819 y 1824, que se independizan todos, no hubieran entrado los proyectos oficiales ingleses para dividir y quedarse con las materias primas americanas… Los indios, que dicen que están contra nosotros, nos defendían. Perú se negó a secundar los planes ingleses al igual que los colombianos… Esto es la “leyenda negra” que se construyó de tal manera que no se sabe lo que pasó pero, lo peor es que los mismos españoles nos lo creemos.

P-En cualquier caso, y sin ser como tú especialista, parece que parte de la evolución de México vino de ahí. Ha sido así el inicio de todas las civilizaciones…
R-Pero ellos estaban en el “paleolítico”. Se meten mucho con Moctezuma pero fue el único clarividente. También estaban las leyendas que hablaban de dioses con aspecto de españoles (piel y barba blanca) … Lo que pasa es que aquello era inviable y bastaron 550 hombres con un cañón de bronce, unos arcabuces y unas culebrinas y lo pusieron todo en orden porque eso representaba la tecnología renacentista, y Cortés no es un “conquistador” en esencia, ni siquiera es un militar, era un evangelizador… Los indios lo adoraban porque era el único que los defendía.

P-¿Cuántos libros has escrito sobre la historia de México?
R-He podido terminar la trilogía de los últimos virreyes de la Nueva España afines o próximos a la independencia. Entre otras la de Juan José O’Donojú, militar y gobernador español de ascendencia irlandesa y último virrey de la Nueva España, la de su esposa, Josefa Sánchez-Barriga, que aparecerá en pocos días en las librerías, quien tras la muerte de su esposo, en medio de un mundo de conspiraciones, es abandonada y olvidada hasta llegar a la total indigencia y sin poder regresar a España por impedimento real… Actualmente, en Segovia, he iniciado un trabajo sobre la Vera Cruz y, en cuanto lo termine, continuaré estudiando a Hernán Cortés. En realidad llevo toda la vida siguiéndole los pasos a Cortés, estoy completamente abducido por este personaje histórico que es superior a Alejandro Magno, deja “chico” a Julio Cesar incluso literariamente y tengo una biblioteca sobre él en mi piso.


Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On
468 ad

2 Comments

  1. Una entrevista muy interesante. Bienvenido a segovia señor Morales.

    Post a Reply
  2. Y por qué Segovia? Esto es tan pequeño que a lo mejor puedo preguntárselo yo mismo. Encantado de que este, por supuesto

    Post a Reply

Responder a Vitango Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *