web analytics

Listas de Espera, esperando el “Plan”

Incluso después de los importantes recortes realizados durante los últimos años, la opinión de los españoles sobre la sanidad pública es buena; y muy buena en relación al trabajo de los profesionales sanitarios. Entre los aspectos negativos que perciben y sufren los ciudadanos están las listas de espera.

paciente esperaAunque están presentes desde los inicios del sistema nacional de salud (SNS), las demoras han tenido un crecimiento significativo en los últimos años.

Muchas son las causas:  envejecimiento y cronicidad, falta de coordinación sociosanitaria, demanda de salud por la población, medicalización, mala gestión… pero sobre todas ellas está la financiación sanitaria insuficiente, especialmente en los últimos años.

gasto sanitarioLos expertos señalan que son inevitables, ya que los recursos dedicados al sistema sanitario siempre serán insuficientes. Es  importante buscar los mecanismos para garantizar la calidad de la asistencia sanitaria, evitando discriminaciones y desigualdades.

Conocemos que hay inequidad en el SNS por las marcadas diferencias entre las distintas Comunidades Autónomas, tanto en el presupuesto sanitario por persona, como en las prestaciones sanitarias que reciben los ciudadanos en cada una de ellas.

Si dejamos a un lado como se gestionan los recursos disponibles, es evidente que en los últimos años el aumento de las listas de espera de pruebas diagnósticas, de consultas externas, quirúrgica y de citación en Atención primaria, tiene una relación directa con: recortes de plantillas, cierre de plantas y quirófanos, disminución de actividad de tarde y de puntos de atención continuada.

En Castilla y León,  las listas de espera son un problema crónico, que ha sido abordado de diferentes formas desde que se asumieron las competencia sanitarias. Hemeroteca:

  • 2013. La lista de espera quirúrgica se dispara y obliga a Sacyl a aplicar un plan de choque. Enlace
  • Sáez Aguado insiste en que las listas de espera son una prioridad y cree que en “pocos meses” empezarán a bajar. Enlace

En las últimas elecciones autonómicas de 2015, todos los partidos presentaron en sus programas la necesidad de abordar la reducción de las listas de espera. Una vez formada la nueva estructura de la Consejería de Sanidad, abordar este tema era prioritario.

En Octubre pasado se anuncia  un nuevo “Plan de Reducción de Listas de Espera”, con una estrategia a cuatro años.

  • Plan de reducción de la lista quirúrgica para 2016 con mejora de recursos públicos. Enlace.
  • Compromiso a aprobar todos los años un Plan de Reducción de Demoras diagnósticas y terapéuticas. Enlace

Por los titulares y declaraciones conocemos las líneas maestras del Plan del SACYL: Gestionar mejor las demandas, reducir los tiempos de espera y ordenar el acceso a las prestaciones en intervenciones quirúrgicas, consultas y pruebas diagnósticas.

Como es habitual en estos planes, se anuncia de forma genérica el concepto de una mejor utilización de los recursos disponibles (“optimizar los recursos públicos tanto humanos como materiales”).

Y nos encontramos con novedades, para reducir las demoras se descartan las dos actuaciones hasta ahora aplicadas: Los conciertos internos o autoconcertación con los profesionales sanitarios, que reciben una remuneración a cambio de trabajar fuera de su jornada (personalmente me parece nefasto del término “peonadas”). La segunda posibilidad son los conciertos externos con la medicina privada, en este caso se añade la coletilla “reducción a la mínima expresión” . Ambas medidas tienen un extenso repertorio de pros y contras, posicionamientos favorables y desfavorables, que por su extensión abordaré en posteriores entradas del Blog.

Otra novedad es la clasificación por grados de prioridad y en función de los criterios clínicos en pruebas y consultas, similar a como ya se hace en la lista de espera quirúrgica. Y también se anuncia la adopción de recomendaciones de sociedades científicas para reducir la demanda en pruebas innecesarias. (Ejemplo: Recomendaciones SERAM “No hacer”)

quirofano

Estos titulares son esperanzadores para pacientes y profesionales, ¿pero son realistas?
Es dificil saberlo sin conocer el desarrollo completo que presentará el Plan. Pero aún con la gestión más eficiente, el entorno de un presupuesto de sanidad prácticamente plano, la congelación de plantillas, la falta de inversiones y renovación de equipamientos; sistemas de información enfermos; el prometido aumento de días libres de los profesionales sanitarios (gracias a la recuperación de los derechos previos a los recortes): incluso la rumoreada posibilidad de volver a la jornada de 35 horas; no favorecen el incremento de actividad en nuestros hospitales y centros de salud.

Comenzado 2016, han seguido apareciendo similares titulares sobre el “Plan”:

  • El plan de Sacyl para rebajar la lista de espera descarta conciertos y obligará a los centros a optimizar los recursos públicos. Enlace
  • Anuncio en el Pleno de Sáez Aguado. Nuevo plan de listas de espera sin “peonadas ni conciertos” Enlace

listas esperaEstamos ya en marzo, más allá de los titulares  y avances de los últimos 5 meses, no disponemos de más datos del “Plan”, si se retrasa o comenzará en breve.
Hay un interés creciente en saber cómo se va a realizar en la práctica la anunciada reducción de la demanda. También hay temores, más allá de su efectividad, relacionados con la posibilidad que nuevas clasificaciones o grados de prioridad, puedan maquillar la situación.

El Portal de Transparencia Sanitario debe ayudar a conocer la realidad de las listas de espera en Castilla y León, mientras en las Cortes se ha solicitado conocer el tan anunciado “Plan”. Enlace 


Entradas Anteriores
Nota: Este Blog expresa opiniones personales, no de ninguna administración, organización o partido político. Si alguien se siente agraviado por mis comentarios puede escribirme y corregiré todo lo que sea incierto o contenga alguna ofensa personal.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. Ante todo, remachar el buen hacer y la profesionalidad que me merecen todos los sanitarios. Problema gordo: financiación y demasiado reino de taifa. La Sanidad jamás debio cederse (como otras competencias). Hay cosas sagradas en un Estado, como el bienestar de sus ciudadanos. Y merece la pena remachar más eso de privatización de servicios ‘reduciendo a la mínima expresión’. Lo que se ha hecho estos años, con la presión de los lobbys y la anuencia de nuestros gobernantes, es una canallada a la ciudadanía. Una opinión. ¡Salud!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *