web analytics

Lisboa exprés

Serán cientos de viajes particulares o contratados a través de las ofertas que hacen las agencias los que llevan a un número difícil de calcular de Segovianos a Lisboa este fin de semana atraídos por la final de la Champions League —la copa de Europa, de toda la vida— que disputan Real Madrid y Atlético de Madrid. Los habrá de los dos lados, que la cosa está muy repartida en la capital.

Otra cosa son las peñas. Solo una, la del Atlético de Madrid, ha fletado un autobús que se llenará de hinchas. La del Real no lo hará. Dicen que alguien lo propuso “pero no hubo respuesta”, afirma un socio que dice que irá por su cuenta con otros amigos y además, sin entrada.

Los de Simeone buscan que los Ángeles de San Rafael sean su talismán en Lisboa.

Los de Simeone buscan que los Ángeles de San Rafael sean su talismán en Lisboa (Foto www.elcochonero.com)

La peña del Atlético de Madrid en Segovia, cuya militancia activa como tal en el seguimiento del equipo allá donde va no es cuestionable, no dejará pasar “el partido”, la gran final que se disputa este sábado, 24 de mayo, aunque eso represente una severa paliza de kilómetros —entre 643 y 700, según la ruta— y autobús nocturno. El premio es presenciar la historia.

Medio centenar de peñistas acudirá a la capital portuguesa a bordo del autobús fletado para ello. Se sale a las 2.00 horas de mañana, viernes, 23, del lugar habitual, la acera del bar Alhambra, así que se calcula que para el desayuno, —allí es una hora menos respecto a España— ya pueden estar visitando el turístico puerto o subidos en el no menos famoso funicular, por ejemplo.

Unas horas disfrutando el ambiente finalista, un partido histórico y… al autobús, obligado a abandonar el aparcamiento junto al estadio a la una de la madrugada, salvo prórrogas y penaltis. Total, que exultantes o cabizbajos —ellos sólo admiten la primera opción— los arrojados peñistas llegarán a Segovia de nuevo para el desayuno del domingo después de pasar 31 horas en el Lisboa exprés.

Plazas libres
Ojo que “aún quedan plazas”, explica el presidente de la peña, José Francisco Martínez, que recuerda que el vehículo “es de los grandes”, como la ocasión. Para el que aún se anime: El billete cuesta 50 euros, ida y vuelta.

No todos tienen entradas para el encuentro. En la peña segoviana hay 20 abonados de esos que tienen derecho a entrada según las normas que fijó el club, que entregó dos más a la peña, que a su vez las sorteó. Otros pocos de los ocupantes consiguieron los pases por su cuenta.

De este modo, la mitad del autobús está ocupada por atléticos que se conformarán sólo con disfrutar del ambiente, tocar la pared del estadio Da Luz y escuchar desde la calle el característico sonido de un gol en 65.647 gargantas con el suspense de saber si ha sido de su equipo o del eterno rival. Toda una demostración de fidelidad al equipo.

Los que puedan entrar aún tienen incógnitas que resolver. Por ejemplo, su ubicación exacta en el graderío. “Que este estadio no lo conocemos porque al Atlético no le ha tocado jugar allí”, cuenta Martínez. ¿Y eso qué importa? Es la final de la Champions.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *