web analytics

La Granja adelanta las medidas ‘anti-sequía’ pero sigue corriendo las fuentes

Con fecha de 6 de junio el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso emitía un bando prohibiendo el uso del agua potable de abastecimiento para otros fines que “usos básicos y consumo humano”. Prohibido regar huertos con agua de la red municipal, lavar coches, llenar piscinas, o limpiar plazoletas y zonas urbanas no públicas. La única excepción es el riego de los jardines municipales.

Es un bando habitual en La Granja, pero en septiembre. No ha empezado aún el verano pero el consistorio dirigido por José Luiz Vázquez  ha decidido adelantar la restricción. Todo lo cual precisamente en un año en el que se suponía que la dependencia del municipio del abastecimiento de El Mar, compartido con Patrimonio Nacional, y de donde parten históricamente los problemas de abastecimiento del Real Sitio, iba finalmente a superarse.

El pasado mes de febrero, y a bombo y platillo, se presentaba en el palacio de La Granja el histórico convenio por el cual deberían haberse subsanado los problemas de abastecimiento de la localidad. En el trasfondo está la determinación de Patrimonio de usar el Mar -que jurídicamente es suyo- preferentemente para sus fines de riego, y también, de correr las fuentes de marzo a octubre. Para ello, condición irrecusable es que los vecinos tuvieran un suministro alternativo del que tirar durante los meses críticos.

Dicho “suministro alternativo”, sin embargo y según admite Vázquez, sigue sin estar operativo. Se trata de la conexión de la red municipal granjeña de abastecimiento con la ETAP de La Atalaya, la que a partir del agua del Cambrones y -en una de malas- de El Pontón, suministra a Palazuelos, La Lastrilla, San Cristóbal y Tres Casas. El “anillo” de conexión está teóricamente terminado pero no funciona. Al parecer, siguen existiendo problemas de bombeo.

Vázquez espera subsanar esta situación “en poco tiempo”, pero sin concretar fechas. Entre tanto La Granja se enfrenta a un problema serio. En un año especialmente seco, con los arroyos serranos ya muy mermados por la falta de neveros, debe seguir compartiendo suministro con Patrimonio Nacional, que sigue de momento usando El Mar para correr las fuentes y hasta que den de sí los sobrantes del Peñalara. Y atención: las fuentes disponen además de un circuito cerrado para, llegado el caso, conectar El Mar con el Pontón. Pero esa solución dejaría en el aire la potabilidad del agua de El Mar, o cuando menos, acarrearía una sustancial disminución de la calidad del agua de boca de San Ildefonso.

Fotos. Arriba, firma del convenio en febrero de 2017. Esquema del “nuevo” sistema de abastecimiento aún en fase de despliegue.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *