web analytics

La Feria Nacional de Artesanía se transforma

feriaartesania16dHasta el próximo 2 de mayo, la Avenida de Fernández Ladreda alberga la XXXVI Feria Nacional de Artesanía de Segovia. Esta nueva edición viene con la intención de marcar estilo y continuar con la confianza y éxito de otros años. Para empezar, acoge a 34 artesanos que, repartidos en 9 cubos de 25 metros cuadrados cada uno (cuatro en cada uno de ellos), permiten que la visita a los diferentes mostradores se realice de forma más cómoda y fluida que en otras ocasiones.

Como otros años los artesanos pertenecen a diferentes sectores como textil, vestido, joyería, madera o varios y podemos encontrar desde velas de cera de abejas a lámparas y joyas realizadas con papel, muebles de madera de olivo, plumas y material de escritorio, abanicos, cuadros de flor seca o de esgrafiado segoviano y biocosmética,  sin olvidarnos de los “cacharros” de alfarería tradicional que, como cada año, llegan directamente desde Fresno de Cantespino.

Entre los artesanos, en esta nueva edición de la Feria están representadas “casi todas” las Comunidades Autónomas y se ha reducido el número de artesanos aún cuando el responsable del Gremio Artesanal Segoviano, Jesús de la Cruz, prefiere referirse a ello como “ajuste en la búsqueda de un número ideal de artesanos que seria de entre 34 y 36” para permitir una más fácil y cómoda visita al trabajo de los artesanos que en ella participan.

De la Cruz se muestra satisfecho de los cambios y califica a la Feria de este año como “coqueta y pequeñita” recordando que el 50% de los artesanos repiten en su participación mientras el resto, o es la primera vez que acuden a ella o hace más de cuatro años que han estado ausentes.

La Feria Nacional de Artesanía de Segovia, que cuenta sus visitantes por miles, permanecerá abierta de 11:00 a 14:30 y de 17:00 a 22:00 hasta el lunes 2 de mayo.

Los protagonistas

feriaartesania16fLleva 22 años, los mismos que residiendo en Segovia, acudiendo a mostrar sus trabajos en los telares. Mª Ángeles Barriuso es una Enciclopedia andante de la historia de la Feria de Artesanía porque en su memoria esta el Torreón de Lozoya, el Paseo del Salón, la Feria que se celebraba en Semana Santa y, en los muchos avatares que esta manifestación viva de la cultura más tradicional ha tenido a lo largo de tantos años.

Mª Ángeles reconoce que ha cambiado la Feria y ha cambiado lo que esta ofrece a quienes la visitan porque se demandan cosas nuevas. En su caso, no solo realiza piezas en el telar sino que ofrece otra serie de productos como sombreros realizados en fieltro que son, sobre todo en otoño, muy demandados.

El trabajo de toda una vida, en este caso, tendrá continuidad porque desde hace tres años trabaja con ella su hija y “yo ya estoy de retirada” nos decía sonriente aunque no lo creo, seguro que en la próxima edición, la vemos.

De los telares al vidrio y de MªÁngeles Barriuso a Alba Martín que desde hace dos años muestra ante el público la técnica del vidrio soplado. En la Feria solo puede mostrar como se realizan las piezas más pequeñas porque las infraestructuras de este tipo de muestras no permiten nada más pero, así podemos alcanzar a comprender la tremenda dificultad de un arte agarrado a nuestra tierra.

feriaartesania16Alba, que tiene su taller en el Paseo de la Alameda, se alegra de poder dar a conocer, a pie de calle, su trabajo y, quienes se detienen en su stand, pueden ver la belleza y el color de los objetos con mil formas que realiza.

La Feria ofrece, también, muebles de madera de olivo que destacan porque la dureza de esta madera les hace eternos. Son principalmente de corte rústico pero, ahora, están incorporando otros materiales como metacrilato para actualizar unos muebles que vienen de Castro del Río, Córdoba.

Y, por último, en nuestro rápido recorrido por algunos puntos de la Feria nos encontramos a Paula con su extensa muestra de lo que, en principio, definiríamos como arte efímero, “joyas realizadas con papel”.

El secreto está en un barniz que elaboran los autores de esta incongruencia (lo eterno de la joya con lo frágil del papel). Dicho barniz tiene una fórmula pero es “como la de la coca cola” según Paula (vamos, que no sueltan prenda). Este barniz endurece y hace que no se destruya y que se pueda montar con distintos materiales para hacer pendientes, anillos, colgantes, collares…

Todo empezó en la universidad donde de la papiroflexia pasaron a la joyería y, desde Pontevedra, han venido a Segovia en varias ocasiones.

La Feria Nacional de Artesanía, junto a Titirimundi, nos recuerdan que se termina el duro invierno y nos muestra lo nuevo en los trabajos que realizan estos artistas con sus manos.

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *