web analytics

La alcaldesa de Segovia ordena que se pongan menos multas

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha ordenado a la Policía Local que rebaje la presión sobre el ciudadano a la hora de sancionar las infracciones que pueda cometer, siendo “flexibles y razonables”. Luquero ha ido más allá aleccionando a los policías sobre materias como educación y trato al ciudadano, generando con todo ello el malestar de buena parte del colectivo segoviano.

segoviapolicialocal
“Si una persona para un minuto en doble fila y no está perjudicando grandemente, que [los policías locales] sean tolerantes, flexibles y razonables. Cuando una persona orina en la vía pública, hay que multarla”. De esta manera ejemplarizaba la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, el nuevo baremo que quiere que apliquen los policías locales después de haber dado orden de que “solo multen cuando se de un incumplimiento flagrante de una ordenanza municipal”.

La desconcertante orden, que se produce a cuatro meses de las elecciones municipales, parece encerrar una invitación para que los agentes interpreten libremente o incluso obvien hechos considerados sancionables por leyes u ordenanzas, una ambigua situación que puede llegar a acercarse peligrosamente a supuestos previstos en el Código Penal y que invita además a los policías a acercarse también a esa línea, tal como han coincidido en manifestar a esta redacción varios agentes preguntados, que recuerdan que sus funciones les impiden hacer discriminaciones como las que se les exigen.

La alcaldesa, que hizo estas manifestaciones en un programa en la televisión local, La 8 Segovia, repitió hasta en tres ocasiones diferentes, a modo de mantra, la fórmula de la “flexibilidad y el razonamiento” ante hechos que “no sean incumplimientos flagrantes”, evidenciando que la directriz estaba meditada de antemano.

De hecho, ante las cámaras sólo repetía lo que horas antes había exigido a unos 40 agentes a los que reunió, el 13 de enero, bajo el pretexto de felicitarles el nuevo año, pero que, de acuerdo con fuentes policiales, se convirtió en una arenga de unos 20 minutos, en la que no faltaron los reproches y las ordenes tajantes tendentes a convertir a los uniformados en amables referencias para locales y foráneos, además de comprensivos tutores sin afán punitivo.

Las fuentes consultadas explican que la alcaldesa habló a los policías de educación y reprendió la existencia de agentes que, a su juicio, no hacen gala de ella cuando están en la calle, reclamó trato amable para el ciudadano y especial cuidado hacia el turista, e insistió en reclamar “mano izquierda” ante situaciones de posibles infracciones.

En la televisión fue aún más hiriente contra el colectivo, en el que parece lamentar la existencia de versos sueltos: “Dentro de la Policía Local hay personas muy distintas psicológicamente. Hay policías más sensibles, educados y cercanos y otros más rectos y lejanos”. Remató con la repetición, por dos veces, de una frase que cualquier funcionario rebate con furia: “Están al servicio de los ciudadanos, que son los que pagan su salario”.

Entre los agentes de la Policía Local no han gustado en absoluto las palabras de Luquero —flanqueada en su charla en el cuartel del Polígono por la concejala, María José Andrés, y el jefe de la Policía, Julio Rodríguez— ni por la orden de rebajar la presión sancionadora, cuya legalidad se pone en cuestión, ni por la regañina recibida para forzar el trato amable al ciudadano.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

10 Comments

  1. pues tiene más razón que un santo la alcaldesa, algunos miembros de la policía local no son dignos del uniforme que llevan ni tienen el respeto y la educación que los ciudadanos merecemos, que somos lo que pagamos el sueldo. Si le fastidia, pues lo siento, cuando juzgan al juez y no está acostumbrado pues pasan estas cosas.

    Post a Reply
    • Es decir. Que las personas pueden aparcar en doble fila para ir a comprar el pan, para ir al banco, para tomar café,… Ah, y el día que pillen a alguien porque había un coche en doble fila y junto a un paso de peatones, por un coche le adelanto y le quitaba la visibilidad que le digan al peatón : quédate en casa, que allí no te hubiera pasado.
      Vaya bobada. Esto se llama periodo electoral y quedra recoger el voto de aquellas personas que son poco cívicas.

      Post a Reply
  2. Me parece una falta de dejación de funciones y airearlo es, cuando menos, electoralista. ¿Cuándo supone la señora alcaldesa que se incumplen las leyes u ordenanzas? ¿Cuándo a ella la perezca bien o cuando se mata a medias, por ejemplo? Las normas, ordenanzas y leyes, están para cumplirlas. Si no la vida sería una selva, aunque de eso ya saben nuestros gobernantes. En el caso de policía urbana, Segovia (y por poner un ejemplo en su zona regulada por ‘ORA’ es la ley de selva a partir de que acaba y cualquier fin de semana. Qué más da si se aparca alrededor de monumentos, si se taponan callejas, si se aparca en aceras… de beber en la calle mejor no hablamos y de las fiestecitas dirias de bares tampoco… ¡Ojo! con las flexibilidades que en La Lastrilla no se si molestarán, pero en Segovia sí.

    Post a Reply
  3. No sé si será o no con fines electoralistas, pero tiene mucho sentido lo que dice. Al turista no se le puede “maltratar” por que Segovia fundamentalmente vive del turismo. Al segoviano tampoco porque bastante tiene con vivir en una de las ciudades más caras de España, precisamente por el turismo. No hay infraestructura de aparcamiento con un acceso facil al casco viejo…etc. Hay agentes de sobra conocidos por todos cuya conducta deja mucho que desear, y al contrario, también los hay impecables y amables en el trato. En cuanto al articulo eso de que cualquier funcionario rebate con furia lo de “Están al servicio de los ciudadanos, que son los que pagan su salario” me parece atizar un poco el fuego contra los funcionarios en general. Cualquier funcionario sabe que presta un servicio al ciudadano y es pagado por los mismos (includido él).

    Post a Reply
    • ¡Pobre turista! ¿Usted ha viajado mucho? No lo creo, disculpe. Seguro que a usted le parece normal que, de un tiempo a esta parte, se deje subir hasta la plaza Mayor, en pleno centro histórico, autobuses gigantes a descargar turistas para que no se cansen mucho, vean, coman en conocido restaurante y se vayan. A mí no. le parece normal que tengamos que ver como cualquier ciudadano, pero más las personas mayores, tiene que sortear coches mal aparcados (algunos colocados por aparcacoches), cuando no darse la vuelta porque una silla de ruedas (con un menor o un anciano) no puede pasar. A mí no. Le parece bien jovencitos tirados, si tirados, en aceras céntricas, con sus consumiciones de alcohol cortando el paso a viviendas. A mí no.
      Le parece normal recorrer una ciudad que, se supone, respeta su patrimonio (del que según usted vive) con monumentos rodeados de coches o piedras contaminadas por la polución de los mismos. A mí no. Lo dejo, podría seguir. Le pongo un ejemplo de una ciudad de ‘turistas’ que llegan por miles los fines de semana: deje su coche mal aparcado todo el día (como aquí cualquier finde, sin que pase nada) en, por ejemplo, Madrid y después me cuenta. Ya sé, todo es del color del cristal con que se mire (en elecciones más, claro).

      Post a Reply
  4. Los ciudadanos pagan el salario de la policia y, claro está, el suyo. Que no es moco de pavo. Curioso lo de que hay policias mas rectos que otros. ¿Qué quiere decir, que algunos no cumplen las leyes para las que se le paga y hacen dejación de sus funciones? Los policias como los padres o los políticos, no son amiguetes, señora Luquero, son personas rectas que están y se les paga para gobernar, educar y sancionar cuando se imcumplen las normas elementales de convivencia. No todo vale, populismo el justo (ya sé llegan elecciones) y cuando no se sabe estar, ni aplicar la más elemental gobernanza (incluso dentro de su grupo), mejor paearse de la poltrona y dejar paso. Salud

    Post a Reply
  5. Lo que tiene que saber todos aquellos que hablan de más, es que al policía nacional , local y g. Civil también pagan sus impuestos. Impuestos por lo que pagan a los políticos, donde se incluye la Sra Alcaldesa. La Alcaldesa tiene que velar porque se cumplan las ordenanzas y las leyes, no porque los Agentes hagan la vista gorda con personas que son poco cívicas y solo piensan en ellos y no el riesgo que crean a otros ciudadanos.
    Una multa que puede costar 100€, 40€… Ok
    ¿Cuanta multa ha puesto el Ayto al joven que facilitó a un menor alcohol? 6.266€
    ¿Donde esta aquí el graduar la sanciones?
    Aquí hay que ser ejemplarizantes, pero en materia de trafico no. No lo entiendo.
    ¿Para que tienen un parque infantil de trafico? Según las declaraciones de la Alcaldesa,¿ que les tienen que enseñar a los niños según ella?

    Post a Reply
  6. Mi no entender…

    Si la ordenanza no gusta a la alcaldesa se cambia y punto, pero dejarla a interpretación de un agente, les pone a los pies de los caballos. No es lo más acertado.

    Post a Reply
  7. Siento vergüenza ajena por tener políticos que interpretan las normas a su arbitrio, creyendo que los funcionarios públicos están a su disposición , según y cuando les interese, siendo ellos los que legislan y luego vierten la responsabilidad contra aquellos que deben hacer cumplir lo que ellos no saben defender en un espacio o medio publico justificando a los infractores.
    Doy las gracias a la Policía Local de Segovia por su trato exquisito y la confianza que dan con su presencia siendo su única obligación cumplir con el imperio de la ley que por desgracia legislan aquellos que tiran la piedra y esconden la mano.

    Post a Reply
  8. Vaya año nos espera, con tantas citas electorales. Sra. Luquero, parece que no ha aprendido nada del Sr. Arahuetes estos años a su lado, ha pisado el rastrillo y espero que se encuentre con el palo. No recuerda que en su mano está, por ejemplo, graduar la cuantía de las sanciones, habilitar zonas de estacionamiento permitido donde los guardias no denunciarían, hacer un aparcamiento en la estación del AVE donde podamos aparcar sin pagar, hacer una ordenanza de ruidos que se pueda cumplir en la calle de los bares, una ordenanza de prevención de alcoholismo en los jóvenes que no se base en denuncias como la de los 6000 euros que dijo otro comentarista antes. En fin, Sra. Alcaldesa, sepa que ellos nos denuncian en base a las normas que usted y los suyos fijan; en Segovia, en La Lastrilla no lo sé.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *