web analytics

IU acusa a seis directivos de la Caja para los que pide 42 años

Puerta principal de la antigua sede de Caja Segovia.

La acusación pública que ejerce Izquierda Unida de Segovia ha desvelado el contenido de su escrito de acusaciones contra los seis investigados señalados por el juzgado como posibles responsables de administración desleal y otros delitos en el caso de las retribuciones millonarias de Caja Segovia que se sustancia en la petición de 8 años para los tres que tenían funciones administrativas —el expresidente, Atilano Soto y los miembros de la comisión de control, Elena García Gil y Manuel Agudíez— y 6 para cada uno de los ejecutivos, Manuel Escribano, Enrique Quintanilla y Antonio Tapias— además del pago subsidiario de 18 millones de euros, según han explicado este 3 de abril los representantes de la formación, que confían en la admisión de sus peticiones por el juez.

En el mismo escrito, IU exige que sean los acusados los que paguen las costas del juicio y multas de 1.200 euros para cada uno de los tres directivos “administradores” y de 1.080 para los ejecutivos incluidos en el escrito.

La situación de Elena García, a consulta del protectorado de fundaciones.

No obstante, todo el proceso está pendiente de la decisión que adopte finalmente la acusación particular que ejerce la Fundación Caja Segovia. Conocido que la fiscalía no presentará acusaciones en este caso, sólo el escrito de la Fundación garantizaría la apertura del juicio oral, de acuerdo con las prescripciones dictadas por la Audiencia provincial.

Los acusados pueden aún responder a los escritos de las partes.

Sin embargo, en el seno de la Fundación existe un importante conflicto de complicada resolución ya que entre sus vocales figura la exsecretaria de la comisión de retribuciones de Caja Segovia, Elena García Gil, señalada por el juez que investiga el caso y por tanto, una de las personas contra las que actúa la Fundación como acusadora, una situación imposible de la que alertó el pasado 11 de marzo Centrados en Segovia, que entonces exigió el cese de García aunque sin aparente respuesta aunque lo cierto es que el complejo escenario también está siendo objeto de discusión en la propia Fundación.

Según ha podido saber acueducto2.com, pocos días después del emitirse el auto que abría la puerta al inicio del juicio oral, varios miembros del patronato mantuvieron un tenso encuentro con la propia García Gil en la que se le solicitó abiertamente que dimitiera de su puesto en la Fundación para desbloquear el conflicto aunque la exdirectiva de la Caja sostuvo su inocencia y se negó a irse “por la puerta de atrás”. No obstante, el organismo heredero de la Obra Social de Caja Segovia ha elevado una consulta sobre la enrevesada situación en la que se encuentra al Protectorado regional de fundaciones, un organismo dependiente de la consejería de Presidencia de la Junta.

Aunque el proceso del caso retribuciones parece encaminarse hacia la solución definitiva para la apertura de juicio oral, lo cierto es que la mecánica judicial hace que la decisión aún tenga plazos largos. Tras la presentación de los escritos de acusaciones y su traslado a los acusados se abrirá un nuevo plazo para que las defensas de estos puedan responder, alegar y proponer pruebas.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Que asideras tendra Elena Garcia Gil,o que sabrá y calla, para tener el morro y la poca ética de seguir aún en la fundación. No se quiere ir por “la puerta de atras”, para irse por la puerta de la bajada del Carmen con luz y taquigrafos, debian de haber sido vds. unos gestores modélicos, y lo único que han sido es una reuníón de amiguetes para repartirse y repartir prebendas, no ha habido nadie, sino es por IU, se van Vds. de rositas y con las alforjas llenas; que haya sido capaz de sacarles los colores por su gestión. Bastantes desmanes se estaban cometiendo en la extinta Caja Segovia, menuda comisión de control que habia, la CNMV y el Banco de España mirando para otro lado, el inefable MAFO, la “puertas giratorias” Elvira Rodriguez Herrer, hoy presidenta de Tragsa, por lo bien que lo he hecho…..

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *