web analytics

Investigan los Whatsapp del claretiano denunciado por abusos

La policía analiza el contenido de los mensajes supuestamente intercambiados entre el claretiano y la menor para respaldar la denuncia interpuesta por los padres de la joven.

Según fuentes de Educación de Segovia, el director del Claret informó que la menor había advertido de una conducta inapropiada del claretiano. Tras diferentes pesquisas internas, entre ellas, recabar la versión del profesor implicado, MAG, el director del Claret convocó a la familia y les animó a contrastar la información con los Whatsapp de la menor. A la vista de la declaración de la joven y los mensajes los padres efectuaron una denuncia por abusos, figura penal que contempla algún tipo de tocamiento o vejación sexual, ante lo cual el juez de instrucción procedió al protocolo habitual en casos de abuso a menores y violencia de género: inmediata toma de declaración del religioso denunciado y una orden cautelar para alejar al docente de la menor. Sin embargo, este proceder sugiere que, de haberlos, los abusos fueron de naturaleza sustancialmente interpretable. “En general, si hay abusos entre un docente y una menor, se declara el ingreso en prisión del supuesto abusador”, explica una juez de familia. Así las cosas, las investigaciones se centran ahora en los mensajes que podrían dar la medida de hasta qué punto hubo intencionalidad sexual en la relación del docente con la alumna y que fuentes policiales califican como “subidos de tono”. En círculos del colegio se afirma que el religioso borró los mensajes de su móvil, por lo que se impone requerir a las compañías telefónicas a verificar las llamadas entre ambos móviles.

Sorpresa y estupor

En el ámbito educativo segoviano, la noticia ha causado honda consternación. Se considera a MAG un maestro ejemplar, siempre colaborador en todas las actividades eductivas segovianas y altamente profesional. No obstante, que entre profesor y alumna de 14 años se intercambien mensajes “inadecuados” es del todo punto anómalo y justificativo de la apertura de expediente. Así ha sucedido en casos anteriores, concretamente en la propia Segovia. “Hace unos años, tuvimos un caso similar, una alumna se quejó de ser acosada por su profesor. El profesor admitió estar enamorado de la menor. Como la cosa no había pasado a mayores, se procedió a la baja temporal del maestro y su posterior traslado a otra ciudad. Evitamos en lo posible dar publicidad a estos casos para evitar la victimización de la menor”, explican. No obstante, en el caso del Claret, al tratarse de un centro concertado, Enseñanza carece de competencias para abrir expedientes sancionadores. “La relación laboral es cuestión exclusiva del docente y el centro”, señalan.

Penalmente, existe un abismo entre la figura de abusos y la insinuación de índole sexual, aunque sea a una menor y desde una posición de superioridad como pueda ser una relación discipular. “Si no hay constancia de algún tipo de agresión o tocamientos no voluntarios, tifipicarlo como delito es muy complicado. Según lo escándaloso del caso, y como mucho, se puede tirar de la figura de coacciones, que sí tiene consideración de delito. Lo normal es buscar algún tipo de vejación, con consideración de falta, pero eso rara vez satisface a la víctima”, explican los jueces consultados.

Una decisión polémica

Entre padres y alumnos del centro esta es la versión más extendida. “Conozco a MAG y me resulta impensable que abusara de la menor. Es posible que hubiera insinuaciones absolutamente fuera de lugar y ciertamente muy difíciles de asimilar para una niña, pero quiero pensar que no se pasó de ahí”, explica una madre. Los compañeros de la menor confirman que sí hubo un intercambio de mensajes entre la menor y el religioso, pero nadie fuera de la investigación y los afectados los ha leído. “Son subidos de tono”, es lo máximo que avanzan fuentes policiales próximas al caso.

Donde hay una general unanimidad es en manifestar sorpresa por la reacción del centro; tras recibir la orden de alejamiento dictada por el juez publicaron una nota en la página web informando de la denuncia. La noticia corrió como la pólvora por Segovia generando el consabido escándalo. “Normalmente no se llevan así estos casos”, coinciden educadores y jueces, “al dar publicidad al suceso se pone a la menor en boca de toda la ciudad”.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *