web analytics

Fundación Caja Segovia: débil y deficitaria

El nacimiento de la Fundación Caja Segovia, presentada este martes, 25 de marzo, no ha ofrecido sorpresas: bajo el epígrafe de “fundación ordinaria”, hipotecada en su patrimonio, con un capital de 30.000 euros y escasísimos ingresos, pendiente de la evolución de los procesos judiciales relacionados con la Caja y con algunas sillas vacías en su patronato, en el que no quieren estar la UVa o los sindicatos.

TorreondelozoyaLa evolución de los acontecimientos en los últimos meses no permitía albergar esperanzas para la mejora de este nacimiento y esta mañana se ha confirmado la extrema debilidad y el “incierto futuro” que acompaña al nacimiento de la Fundación Caja Segovia, heredera de la Obra Social de la extinta Caja Segovia, incluyendo la comprometida situación de sus edificios más emblemáticos: el Torreón de Lozoya y el Palacio de Villafañe, avales del préstamo que se pidió para solventar las deudas de la empresa participada Navicoas.

Ambos edificios se han incorporado como “aportación no dineraria” —pero cuantificada en algo más de 6,5 millones— de la dotación fundacional de la institución, que se completa con 30.000 euros en metálico (el mínimo exigido por la Ley). Al margen de esa dotación fundacional y como parte del patrimonio se incorporan unos noventa inmuebles de la Caja y los bienes culturales.

Con esos mimbres, la Fundación inicia su andadura de forma claramente deficitaria, con ingresos muy reducidos —unos 200.000 euros provenientes de algunos alquileres de inmuebles— pero con la obligación de pago de los intereses de la deuda con Bankia, 162.000 euros anuales, hasta 2018. A partir de ahí, además, habrá que afrontar la amortización de la deuda.

Reguera explicó que el préstamo que afecta al Torreón es “un lastre enorme”, aunque aseguró que el patronato está dispuesto a “luchar” para sacar adelante la entidad y a la búsqueda de nuevos ingresos “mediante la venta o alquiler de inmuebles que no tienen utilización social” y son propiedad de la Fundación.

Respecto a los bienes que avalaron la hipoteca, el nuevo patronato no descarta ninguna posibilidad de actuación a futuro para su solución final, aunque de momento sólo se contempla esperar a la resolución judicial del caso Navicoas y el de las retribuciones a directivos —en los que está personada la Fundación—, según explicó el miembro del patronato, Javier Reguera, que no descartó que después, en función del resultado de los procesos, puedan iniciar nuevas acciones legales desde la propia fundación o conversaciones en busca de acuerdos con Bankia.

Quince representantes

En el patronato de la Fundación —de carácter ordinario— se integrarán en total quince personas: Una, como representante de los trabajadores de Caja Segovia. Cuatro miembros más han sido nombrados por las entidades públicas (los ayuntamientos de Segovia y Cuéllar y la Diputación Provincial). Dos más proceden de entidades relevantes del ámbito educativo, cultural económico y social como la Academia de San Quirce o la FES. En el mismo grupo, se ofrecieron sendos asientos a la Universidad de Valladolid (UVa) y a los sindicatos, que en ambos casos han declinado incorporarse y sus plazas han sido ocupadas por personas procedentes de la gestora que ha designado ocho plazas en total.

El grupo de patronos queda de este modo formado por Juana Borrego; Rafael Cantalejo; Elena García Gil; María Concepción González; María Jesús Hernando; Ainoa Iglesias; Olga Llorente; Clara Luquero; María Lourdes Merino; Juan Manuel Muñoz; Javier Reguera; Ángel Román; Carlos Mariano Rubio; Rafael Ruiz y José María Yagüe.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *