web analytics

Fiestas, tradiciones y notas al programa

Ya le anticipo que el éxito o fracaso del programa de Ferias y Fiestas de Segovia depende, en gran parte, de la climatología. Más en uno como el diseñado este año por Cultura, en el que los espectáculos musicales de tarde y noche y al aire libre constituyen el grueso de la oferta municipal y son las ganas de la gente de estar o no en la calle las que aportan el resto del peso específico. Pues ya le digo que la previsión dice que toda la semana que viene tendrá noches de rebequita y en San Juan amenazan la posibilidad de lluvia… Con todo y eso, estas deberían ser las fiestas de la vuelta a la normalidad tras las penurias y suspensiones vividas en los últimos años por lo que ya me tiene cruzando los dedos para que los meteorólogos no acierten.

Montaje del escenario en la plaza Oriental.

A ver, como el Ayuntamiento ha hecho una serie de ruedas de prensa para dar publicidad al programa y sus circunstancias, tampoco me voy a detener mucho en él y me limito a apuntar que me parece que es un trabajo de aliño y que la parte en la que se hace más incidencia, los conciertos y verbenas, no incluye ningún grupo puntero —algunos quizá lo fueron hace quince años— y encima, varios vienen con su correspondiente carga ideológica en letras y postureo. “Gobierna el bloque de izquierdas” me dirá usted. Claro. Por eso entiendo la presencia de Reincidentes, Mafalda o Tanxugueiras, por citar ejemplos. Por eso entiendo que se incluya una marcha LGTBIQ+, el aniversario de Aspace y hasta un par de actos religiosos con la alcaldesa y concejales en primera línea, como una actividad del programa de fiestas y que, por ejemplo, la corrida de toros del día 24 o el concurso de tapas de la, voy a decir conservadora, Decalles sean meras “notas al programa”.

Y aquí, antes de que arrecien los comentarios, tengo que parar para matizar: tengo intención de participar —ojo, como lo hacemos los segovianos: mirando o bailando en el perímetro— en la marcha LGTBIQ+ que seguro que es una fiesta muy divertida. También soy feliz con el vigésimo aniversario de Aspace porque admiro profundamente su trabajo. Y sobre los toros, simplemente no los entiendo aunque no tengo nada de antitaurino. Sobre las tapas… digo yo que este será otro año que no ha dado tiempo a planificar un paseo lleno de casetas de hostelería en la calle como hacen hace años en todas y cada una de las capitales de la región y de fuera. Simplemente digo que cada cosa debe estar en su lugar.

Cabezudos por Segovia. (Archivo)

Porque mire, esto de las fiestas tiene, o debería de tener, mucho de tradición. De hecho, no le digo más, los Silverios son los pregoneros. Por eso, me chirrían cosas como las que le he comentado y otras, como que los Gigantes y Cabezudos no salgan a la calle el día 24, ¡San Juan! y el paseo se haya llevado al 25, supongo que es porque cae en sábado. A ver, estas son las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro. Pues eso. En ninguno de los dos días clave saldrán Frutos, Fuencisla o el grupo de cabezudos.

Operarios municipales colgando el repostero.

Me gusta eso de que se extienda el repostero en el balcón consistorial —entiendo menos que se ponga en Semana Santa— y hasta me gustaba el guiño que se hacía a los barrios colgando esa especie de estandartes que tratan de representar a cada barrio. Digo me gustaba, porque eso se inventó, si no me equivoco, en época de Ramón Escobar y desde entonces no se ha cambiado una sola banderola. Hoy lucen en la acera del Ayuntamiento un montón de trapos ajados y descoloridos y ni siquiera se ha molestado nadie en reponer el que falta —digo yo que se perdería en un traslado , pero hay menos que barrios— y, por supuesto, no está representado el barrio de Ciudad y Tierra. Eso le pasa por ser tan moderno y tener todavía pocos vecinos.

No me gustan nada, tenía que decirlo, esos banderines colgados en la plaza Mayor. Salvo que la oficina de rodajes haya cerrado la grabación del próximo anuncio de un jabón limpiaplatos y nos toque ser Villarriba, el decorado parece bastante viejuno, la verdad.

¿En tu barrio o en el mío?

El otro asunto peliagudo es si las verbenas y conciertos deben concentrarse en el casco antiguo o desparramarse por la ciudad. Yo opino que deben estar en el centro aún a riesgo de que se enfaden conmigo los vecinos de aquella zona. Mire, vivir en zona afectada por fiestas es una lotería y temo que un peaje más difícil de quitar que el de la A.-6 por San Rafael para los vecinos del recinto amurallado. Podía ser peor: mire los de la Albuera y el Ferial. Por cierto: entre cuatro y cinco euros el viaje en los cacharritos.

El ferial en la primera noche de actividad oficial.

Vuelvo a tirar de memoria y creo que fue bajo mandato del mismo alcalde que decía antes, o quizá del siguiente, cuando un año se decidió llevar a cada barrio una verbena o un acto “gordo” del programa de fiestas. Fue un rotundo fracaso. Es más, creo que, a fecha de hoy, si en vez de Panorama, que es un valor seguro, se hubiera llevado a Nueva Segovia, yo qué sé, a Mr Kilombo, el público asistente no superaría las 200 personas. Para las fiestas somos de centro.

No me cabe ya lo de los botellones permitidos siempre que no haya vidrio, lo de la campaña contra las agresiones a mujeres  feminista en los “vasos oficiales” o la ampliación de horarios de hostelería justo después de dos semanas en los que se ha apretado hasta el extremo a los de los bares más nocturnos para que no se pasaran ni un minuto de la hora, así qué me queda la línea justa para desearle unas felices fiestas. ¡Vivan san Juan y san Pedro! Bueno, y san Pablo también que nadie se acuerda de él ningún 29 de junio.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

3 Comments

  1. Todos al centro, claro que si. Solo recordar que existen papeleras, contenedores y urinarios. Cada cosa en su sitio. Hay poco que explicar.
    Esta mañana, sin ser fiestas aún, estaba todo de vergüenza.
    Un poco de educación y urbanidad, por favor. Que no es tan difícil.

    Post a Reply
    • Imposible ¿educación, urbanidad…? ¿Y eso que se es? Si cualquier finde o fiustuqui de jueves universitario esto es un desmadre, qué más da… Aqui sólo prima tener contentos a los bebederos y a la plebe, la pleba, el plebo… lo demás da igual.

      Post a Reply
      • Lo que ha vuelto a aparecer y con una mayor concurrencia es la presencia de estos vendedores “autónomos de prestigio”que montan en el recinto ferial su particular chiringuito, con una estructura de lo más sofisticada, una buena manta que aguanta lo que le echen. Vendiendo esos productos de alta calidad,del mejor chino falsificador. Que lo realidad con la mejor y más brillante impunidad ante los ojos de ciudadanos y policías, los cuales incluso se paran a otear el mercado. Una feria que por un lado te montas en un coche volador y te llevas un muñeco con ojos saltones y por el otro te vistes como el más famoso futbolista, pero por un precio económico y si regateas lo mismo consigues unas zapas Nike por 15 euros, aunque la visita al fisio o podólogo sea recomendable en unas semanas. Autónomos sin papeles y productos del mejor de los mercados ilegales. Que bonito es Segovia cuando se mira para otro lado y se permite la venta ilegal de productos. Viva Segovia y viva la policía local, ambos por su permisividad ante este tipo de delitos. Eso sí deja el coche en doble fila y tendras que pagar lo que 3 pares de zapatillas de marca y dos camisetas de tu equipo preferido, calidad ferial y casi subvencionado por el excmo. Ayto de Segovia. Gracias alcaldesa, espero ver estos productos al lado de tiendas tan caras como JD, en plena calle Cervantes.

        Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *