web analytics

Este Acueducto pide agua y jabón

No ya por la salud del Acueducto, que también, sino como una elemental medida de protección visual del principal recurso patrimonial de Segovia, y una de las joyas de la arquitectura civil romana de casi dos milenios de historia. Por dignidad.

Vean el arco que encabeza la ilustración. 28 de abril de 2018 y las humedades del año, la botas de los que se emparran al monumento (cargadas de semillas y tierra), palomas, musgos y vegetación, como se puede comprobar en la imagen que abre esta información, empiezan a dar a “la puenta” un aire de entre tapial de huerta y templo camboyano devorado por la jungla.

A mi no me gusta ir de Pepe Castrillo por la vida, pero insisto, no es ya por contrarrestar la erosión del granito, con esas raíces encajadas en las oquedades de invitan a pensar que cualquier día… Por imagen, porque la gente no vaya diciendo, caray, pues sí que es viejo, sí, porque se lo merece el pobre, por lo que más quieran…

En los últimos días cobra pujanza el debate de a cuánto y cómo cobrar las futuras multas de los que se suben al monumento. Actualmente no se puede por falta de ordenanzas municipales (cosa que en La Granja sí, se conoce que han puesto más énfasis en el tema) y toda acción punitiva queda vinculada a actos de vandalismo extremos -pintadas, cafradas- regulada por el código penal. Puede parecer baladí, pero no, como se ha dicho, las botas de los turistas “fertilizan” el granito y ayudan a la expansión de las plantas, eso las que se ven, que a microscopio…

Me parece muy bien, y aunque alguno diga que no es segoviano el que no se ha emparrado al acueducto y cada vez que sale el tema uno que conozco me endilga la copla de cuándo iba y venia por la canal del Acueducto como Pedro por su casa, la cosa es de libro. Tío que sube, multa al canto, y así tal vez aproveche en otro monumento. Sea de la China o sea de Chañe.

Pero hay que ir más allá. La clave del asunto, a mi entender, es la falta de un plan de gestión del acueducto, proyecto que cuando sale el nombre todo el mundo escurre el bulto. La Junta, supuesta competente en materia patrimonial, el ministerio, el consistorio, todos a mirar para otra parte. Un plan de gestión, que en sus mínimos habilite, cuando menos, a un par de propios contratados 365 días al año para recorrer el conjunto piedra a piedra y limpiando maleza (con criterio, claro está). Y si entre tanto Europa o el que sea no pone duros y que hay que sacar de la nómina, no lo quiera Dios, a dos monitores ambientales o gestores culturales, pues…

A fecha de hoy, el Acueducto debe ser el único monumento de cierto rango de España que carece de un plan de conservación protocolizado, estudiado, financiado y ejecutado. Y sí, es cierto que de vez en vez algún alguacil municipal puede verse desbrozando y echando herbicida, lo que apunta a la existencia de algún turno más o menos articulado, algún protocolo. Aunque a fecha de hoy todo indica que si hay tal se concentra en momentos ya imposibles, cuando el seto que crece sobre la arcada es del tamaño de un árbol de Navidad. Luego pasa que se cae la Virgen a cachos, que los militares inciden en el “efecto lija”, que el nota de turno se emparra a la segunda cornisa y hasta algún colgado algo más arriba con preocupantes intenciones. Pero por favor… ¿Qué tal si empiezan por lo básico? Piedra a piedra y cada día del año. No hay otra. A ver si puede ser que en los próximos 15 años…

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

4 Comments

  1. Seguramente, a los ecolo-jetalibanes les gusta ver el Acueducto lleno de plantitas. A ver quien es el valiente que se atreve a quitar ahora una plantita del Acueducto. Con la “iglesia” hemos topado.
    Siempre he dicho (y algunos se partían de la risa), que este monumento único, hay que revisarlo como mínimo una vez a la semana, y no solo por lo que se pueda desprender. Y además con responsables. Alguien que firme y se haga responsable de su estado. Y si no es así, que pongan unas vallas y que nadie se acerque a menos de 5 metros. Así es la vida.
    Si ese monumento lo tuvieran los Alemanes, los Suecos, los Estadounidenses, los Suizos, los Austriacos, los Franceses, etc, etc, sociedades con mínima seriedad, el Acueducto estaría “niquelao”, perfectamente vigilado las 24 horas del día, y unos cuantos energúmenos/as en chirona por hacer tonterías. Por esos sitios, tonterías, las justas. Ninguna.

    Post a Reply
  2. Joer Calimocho…
    !No has mencionado a los New-Podemitas!

    !No puedo creérmelo! Ya no eres el que eras…

    Post a Reply
    • Pero hombre, Alberto, todo el mundo sabe que los ecolo-jetalibanes son parientes cercanos de los new-podemitas. Un poco de cultura, por favor.

      Post a Reply
  3. Y que quiere don Luis. Si no son capaces de que una oposición de cualquier plaza de funcionario sea a la primera efectiva, un pliego de lo que sea no sea mil veces recurrido por errores administrativos o que una expropiación no nos cueste diez veces más de lo presupuestado… ¿Van a hacer un Plan Integral de Conservación en tres lustros? Vamos que está usted en Segobriga ¡majo!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *