web analytics

Esquí en campaña electoral: las (sin) razones para el cierre de Guadarrama

Si algo puso de manifiesto la última reunión del patronato del Parque Nacional de Guadarrama, el pasado 24 de marzo, es que la decisión de no renovar las pistas de la estación de Navacerrada se hizo sin dialogar con ninguna de las partes afectadas, informando por nota  prensa a las consejerías del ramo de Madrid y Castilla y León, y lo que es peor, sin ningún tipo de informe económico, estudio ecológico, ningún escrito, que justificase la drástica medida. El malestar es más que notable entre las consejerías de ambas comunidades, supuestamente cogestoras del parque nacional.

Que no hay informes lo reconocía María Jesús Rodríguez de Sancho, que desde el pasado mes de septiembre es la directora de Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN). Según los testimonios recogidos por Acueducto2 entre los asistentes al encuentro, Rodríguez achacaba esta circunstancia a la premura de tiempo con que desde la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León: con 10 días que nos han dado, comprenderán ustedes que no dio tiempo a presentar informes, vino a decir la responsable del ministerio.

Castilla y León enfadada, Madrid más

Un argumento que pretende generar confusión. Tal como explican desde la Junta, tras solicitar la renovación de la concesión, y en vistas a la falta de respuesta, la empresa concesionaria Estación de esquí Puerto de Navacerrada recurrió a la Junta de Castilla y León, que requirió entonces al OAPN para conocer sus planes al respecto. La respuesta llegó en fulminante nota de prensa. La concesión se cierra en abril y en octubre habrá que desmontar el grueso de las instalaciones.

¿Por qué? Rodríguez lo argumentó en base a la reducción de días de nieve en el Puerto -algo desmentido por la empresa, que explicaba posteriormente que la temporada esquiable se realiza con innivación artiticial-, y lo que sentó peor a la Junta de Castilla y León, a que según Rodríguez la continuidad de la estación es incompatible con el Plan de Ordenación de usos del parque.  Según el ministerio, renovar la concesión contraviene la normativa del Parque Nacional. “Lo cierto es que en la redacción del PORN se puso todo el cuidado en salvaguardar las estaciones de esquí precisamente para que no hicieran lo que finalmente han hecho”, explican alcaldes asistentes a la reunión, que tildan de “absolutamente incompletas” las razones esgrimidas.

Desde Madrid, la consejera Paloma Martín, mostró su estupor por la falta de estudios e informes y se los requirió verbalmente a la OAPN. Su homólogo del otro lado de la sierra, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y tras cuatro horas largas de reunión, cargó las tintas en lo inaceptable de una medida unilateral, sin fundamento, sin diálogo, sin información a las administraciones implicadas y contraria al espíritu de conciliar intereses humanos y ambientales con que se creó el parque nacional.

Electoralismo

Algunos alcaldes asistentes abogaron por prorrogar la concesión unos años mientras no se pone en marcha alguna alternativa para la zona. Al respecto, desde el ministerio se informó de vagos, inconcretos y difusos proyectos de “dinamización”, “accesibilidad” y aprovechamiento de fondos europeos, sin que conste -otra vez- ni un solo papel al respecto, como se encargaba de recalcar una y otra vez la consejera madrileña.

Teresa Ribera.

Incongruencia tras incongruencia, Rodríguez intentó relacionar –tal como lo había hecho la víspera la ministra Teresa Ribera– el cierre de Navacerrada con el de Valcotos en 1999. Se le recordó que en el caso de Valcotos la actuación de la Comunidad de Madrid respondía, no al afán de cerrar las pistas, sino actuar contra un megaproyecto urbanístico -una suerte de Los Ángeles de San Rafael, que amenazaba con construir mil viviendas en las pistas.

No hay estudios, no hay diálogo alguno con las partes afectadas, se toma una decisión ambientalmente discutible y económicamente ruinosa, asumida de espaldas a las administraciones tutelantes… ¿Qué ha pasado aquí? “La política. Teresa Ribera, ha utilizado esto simplemente como una operación de imagen para visualizar su acción de Gobierno ante los colectivos ecologistas. Buscaba un gesto que, en vísperas de elecciones en Madrid, le granjeara la simpatía de entidades conservacionistas y le permita dar un toque verde a su hasta la fecha invisible acción de Gobierno”, explicaba un alcalde del PP. En definitiva una medida electoralista. Otra más.


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Supongo que sabreis que Teresa Rivera NO ES DE PODEMOS. Es del PSOE. Un 10 en manipulación chatos

    Post a Reply
  2. Hacer algo impopular no puede ser electoralista, y tampoco es una decisión ambientalmente discutible y económicamente ruinoso. Cuando se esquía con nieve artificial un alto porcentaje de los escasos días que dura la temporada, y las previsiones por cambio climático ahondan en este sentido, quizás sea una medida valiente, acertada y con visión de futuro.

    Post a Reply
  3. Cuando nos falta tejido empresarial en la zona y las medidas no se consensúan con los interesados y estamos ante hechos consumados.
    Además dejamos a la ganadería extensiva de la zona al pie de los caballos entonces es el momento de quejarnos por la “ministra” que tenemos

    Post a Reply
  4. No se coma el tarro el señor redactor de la ‘Redacción’. Hay un refrán castellano que bien lo acierta en este caso: ‘Donde no hay no roban’. Y está claro que, aquí, no hay.
    A reciclarse tocan o a seguir muriendo de desidia. Y, los políticos no van a hacer nada. Toca atarse los machos (y las machas, nadie se sienta ofendido; bueno y las maches) y afrontar el futuro con nieve escasa.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *