web analytics

En marcha 90 demandas judiciales por las preferentes de Caja Segovia

Afectados por la estafa de las preferentes han puesto en marcha en los juzgados de Segovia unas 90 demandas para recuperar los ahorros en su día invertidos en preferentes y subordinadas de Caja Segovia. Ante tal avalancha, los jueces han dividido las demandas en unas seis por juzgado, aunque fuentes jurídicas segovianas estiman que aún se presentarán bastantes demandas más.

Fuente: Bankia.

Fuente: Bankia.

El pasado mes de febrero Bankia dio por acabado el proceso arbitral interno propuesto como vía de solución en el contencioso abierto por las preferentes. Según un comunicado de la entidad emitido el pasado 2 de marzo, al arbitraje acudieron 182.942 solicitudes, de las que 137.476 (el 75%) se resolvieron a favor de los inversionistas. En el arbitraje, un consultor independiente, en el caso de Bankia la consultora KPMG, valora si el inversionista había recibido información incompleta sobre dónde se metía. En ese caso, se aplica una propuesta de cálculo de la cantidad a devolver (en este documento se informa de los diferentes baremos, fundamentalmente, basados en la resta de intereses ya pagados y el cálculo de intereses pendientes a partir de la evolución del Euribor). Si el inversionista acepta, como así parece haber sido el caso del 75% de los afectados, ya no hay posibilidad de recurrir a la vía judicial.

“Los demandantes forman parte de preferentistas que de buen principio no acudieron al arbitraje o del 25% cuya solicitud ha sido rechazada, bien porque KPMG consideró que no entraban en el perfil, bien porque no están de acuerdo con la cantidad de devolución propuesta y creen que por la vía judicial pueden conseguir más”, explica un abogado de preferentistas. En general, los que no han entrado en el arbitraje coinciden con los que tenían mayores inversiones secuestradas. “A partir de 10.000 euros invertidos, el arbitraje ya no es rentable y se recupera más por la vía judicial, de momento, y a la vista de algunos casos de otras entidades, se está devolviendo el 95% de lo invertido”, explica otro abogado especializado en preferentes.

El origen de la estafa
A partir del año 2009, en medio de la crisis económica, en vísperas de la fusión y para mayor escándalo con el visto bueno del Banco de España, Caja Segovia, al igual que la práctica totalidad del sector, empezó a vender masivamente entre sus clientes -habitualmente clientes muy fieles que tenían depositada en la entidad los ahorros de media vida- preferentes y subordinadas. “Fue todo una maniobra delictiva del sistema financiero para capitalizar a los bancos a costa de los ahorradores”, explica con rotundidad un afectado. La información era confusa para un producto sofisticado, pensado para inversores profesionales, no jubilados que buscaban tranquilidad. A la hora de la verdad, lo que se hizo fue pasar depósitos de renta fija a un “limbo” relacionado con la renta variable. De esta manera, se limpiaban los pasivos bancarios.

Manifestación de afectados por las preferentes de Bankia.

Manifestación de afectados por las preferentes de Bankia.

Las participaciones preferentes son emisiones de deuda sin plazo definido, a perpetuidad. Las obligaciones subordinadas sí tenían una fecha (a 10 o 15 años) de vencimiento pero en la práctica funcionaban igual; su rentabilidad, inicialmente por encima de cualquier otro producto similar y que llegó a ser del 7% anual, estaba condicionada a la rentabilidad de Caja Segovia. Según la información en su día remitida por el Gobierno al diputado Juan Luis Gordo, Caja Segovia había puesto en el mercado preferentes por valor de 77 millones de euros, de estos, 62 millones correspondían a dinero captado a minoristas (el resto a inversores institucionales), con un valor medio de 17.838€. Esto arrojaría un número de afectados próximo a los 3.500 clientes. En lo tocante a subordinadas, la emisión destinada a minoristas fue de 70 millones, con valores medios de suscripción de entre 15.810 y 16.752€.

¿Como consiguió colocar tanta deuda Caja Segovia? Pues en la mayoría de los casos, mintiendo, aunque en honor (o deshonor) a la entidad hay que decir que las más de las veces ni los directores de oficina sabían que estaban vendiendo. “Se valían de nuestra confianza de clientes de toda la vida y nos decían que eran fondos garantizados, y no lo eran… Que eran como depósitos a plazo fijo, igual de seguros”, explica un afectado. En realidad, de “seguro” nada. Las preferentes y subordinadas ya no eran renta fija (garantizada) sino variable, y como tal, sujeta al mercado especulativo, sin ninguna otra garantía de cobro. Y el mercado reventó.

Se calcula que las diferentes cajas y bancos habían emitido preferentes por importe de 30.000 millones en mayo de 2011 (solo Caja Madrid tenía 3.000 millones comprometidos). Sin embargo ya no se pagaba intereses, en consecuencia, el valor en el mercado secundario de estos productos se desplomó. Para entonces, Caja Segovia tampoco era Caja Segovia, formaba parte de Bankia. Empieza a larvarse el escándalo. A finales de 2011, el endurecimiento de las normativas deriva en que los bancos solventes empezasen a proponer mecanismos de canje para con los clientes afectados. ¿Pero qué pasaba con los bancos no solventes? Este era el caso de Bankia, que en puertas de ser nacionalizado, en mayo de 2012 y de manera obligatoria, impone el canje de preferentes por acciones. Además, impuso también quitas de entre el 36 y el 13%. En aquel momento las acciones de Bankia iban a la baja, de tener un valor superior a 3,68€ en el momento de la emisión en julio de 2011, en mayo de 2012 su valor había bajado un 63%, cotizaba sobre 1,36. Para postres, pocos días despues se anuncia la nacionalización. Ayer, Bankia cotizaba sobre 1,58.

Tras la nacionalización, el nuevo equipo directivo de Bankia da marcha atrás y se apunta al procedimiento de arbitraje para retornar las cantidades. Los que no estén de acuerdo son carne de tribunal. Ahora será la justicia la que decida.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. A dicho el Blesa que tararí que ‘los pensionistas son unos grandes “inversores”: saben lo que se hacen y tienen’, que de ignorantes na de na.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *