web analytics

El retraso en restringir el tráfico en el casco obliga a compensar a Isolux

Interior del aparcamiento de Padre Claret que gestionará Isolux hasta 2045.

El Ayuntamiento no ha hecho las tareas. El contrato de explotación del aparcamiento de Padre Claret incluye una cláusula comprometiendo la aplicación de medidas de restricción del tráfico en el recinto amurallado que al no haberse llevado a cabo justifican la necesidad de “reequilibrar” la concesión a favor de la concesionaria, Isolux-Corsán, con cuentas a su favor de tres millones de euros que se permutan por modificaciones de contrato que le suponen librarse del mantenimiento de la avenida de Padre Claret, se beneficiará de la condonación del canon anual de 60.000 euros y verá prorrogado el contrato hasta 2045 —será la segunda prórroga desde su inauguración— tal como aprobará el próximo viernes el pleno municipal.

El concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, reconoció este 24 de octubre que de haberse aplicado esas restricciones “la empresa no habría podido reclamar el reequilibrio económico en ningún caso y se hubiera superado el 14 por ciento por lo que habría sido el Ayuntamiento el que habría recibido esa cantidad”.

Pero las medidas “no se aplicaron como es vox populi”, así qué la concesionaria será la que reciba las compensaciones. En la discusión entre las partes no colaron como “medidas de permeabilización” los cierres puntuales de tráfico en fines de semana de afluencia masiva de turistas o la puesta en marcha de la “ORA verde”, tal como confesó el edil resignado al hecho de  que “parece que no han sido suficiente y hemos optado por el reequilibrio ante la dificultad de demostrar que ha habido medidas [de restricción] o su profundidad”.

Restricciones antes de un lustro o habrá nueva factura.

Solucionado el “roto”, el Ayuntamiento dispone de cinco años de moratoria en los que la empresa no podrá solicitar nuevos reequilibrios para tratar de dar cumplimiento a las obligaciones de restricción de tráfico en el casco “que no de peatonalización de la zona”, según se apresuró a puntualizar Reguera, que ciñó las medidas a tomar en la posibilidad de restringir aparcamientos en el entorno de los edificios con valor patrimonial, delimitar espacios de aparcamiento exclusivo para residentes y establecer medios de control de acceso al casco, aunque las medidas concretas se debatirán en la Mesa de Movilidad para que “digan los grupos” cuales se adoptan finalmente. Si antes de 2022 no se han aplicado, se repetirá la situación de desequilibrio y la empresa podrá pasar una nueva factura de pérdidas.

Las medidas de reequilibrio con la concesionaria del aparcamiento ya fueron anunciadas por el mismo concejal en enero pasado, cuando las enmarcó en una “negociación” favorable al Consistorio para evitar que la empresa acudiera a los tribunales a formular la reclamación, un riesgo que la ciudad, inmersa en pagos millonarios por otras sentencias, no se podía permitir. No obstante, en aquella ocasión olvidó hablar de la cláusula que obliga a restringir el tráfico en el casco, un incumplimiento de contrato que deja sin capacidad de maniobra ni escape y que por tanto obligaba a afrontar el reequilibrio que ahora aprobará el pleno.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Prometer, “prometer hasta meter…” Ya lo dice el refrán. Mucho llenarse la boca con la restricción de tráfico, desde hace más de una década y… ahí seguimos. Puede que para ‘San Pedro’ del año que viene, con los autobuses nuevos, que llegan elecciones. Al tiempo, yo también apuesto como el señor Justo Verdugo: yo pongo 5 euros 😉

    Post a Reply
  2. Que inútiles tenemos en el equipo de gobierno que no dan una, eso sí todo para las empresas privadas

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *