web analytics

El Palacio de Enrique IV muestra su historia, pero sólo a los expertos

Las obras de consolidación de las ruinas del Palacio de Enrique IV —en realidad, la actuación se ha centrado en la parte del Palacio de la Reina— que acaban de concluir han dejado al descubierto multitud de detalles arquitectónicos que reflejan con claridad la historia y evolución del inmueble a lo largo de cinco siglos. No obstante, sólo los expertos podrán, de momento, visitar el lugar.
López-Escobar y Castillo contemplan la estructura de refuerzo instalada en el edificio.

López-Escobar y Castillo contemplan la estructura de refuerzo instalada en el edificio.

Es la “ventaja” de que la falta de dinero en época de crisis obligue a conformarse con conservar las ruinas en espera de tiempos mejores. El Palacio de Enrique IV ofrece ahora “más cosas de las que pudiera ofrecernos una simple rehabilitación”, según aseguró en la presentación de las obras terminadas el delegado de la Junta, Javier López-Escobar, ratificado por el director de los trabajos, Jesús Castillo, que explicó que durante la actuación se han documentado a través de las distintas capas de fábrica “la evolución de las formas de construir desde hace más de quinientos años”.

Los trabajos realizados permiten la visita al lugar, si bien con ciertas precauciones, aunque de momento, no podrán entrar allí los visitantes comunes, ya que las previsiones del delegado pasan por establecer “visitas de calidad” capaces e “sacar todo el jugo de la riqueza que ofrece el palacio” en las que participarían técnicos, estudiantes y otras personas cualificadas señaladas tras “establecer contactos” con entidades como el colegio de Arquitectos, la de Diseño de la Casa de los Picos o las universidades, entre otras.

El edificio, pendiente a falta de presupuesto de una rehabilitación integral desde 2006, cuando fue ocupado por la Junta, y en franco deterioro desde entonces, llevó a la ejecución del proyecto de consolidación, en el que se han invertido 412.000 euros, el 80 por ciento financiado con fondos europeos y que ha sido presentado este 21 de octubre, en el que ha salido a colación la rehabilitación y su uso futuro: la primera parte, cuando haya dinero. Sobre el uso, pues “todas las puertas abiertas”, incluida la ampliación del museo, pero no solo esa.

En esta actuación, que tiene una importante repercusión en el paisaje exterior tras limpiarse la fachada y liberarse de cubiertas y apuntalamientos que también ocupaban buena parte de la vía pública, se han retirado los estabilizadores que sujetaban la fachada desde 2006, sustituidos por una estructura que sostiene los muros sin necesidad de apeos. También se ha instalado un nuevo sistema de cubiertas para proteger las fábricas y alfarjías y se ha reforzado la estructura actual con un nuevo sistema de madera laminada y policarbonato, fácilmente detectables y desmontables en una futura rehabilitación.

Aspecto exterior del Palacio tras las obras.

Aspecto exterior del Palacio tras las obras.

El Palacio de Enrique IV ha sufrido diferentes transformaciones a lo largo de quinientos años, aunque estuvo habitado hasta finales del siglo pasado, cuando, como fruto del abandono, se hundieron sus cubiertas y parte de los muros, una situación que sólo ayudó a que la climatología acelerara su deterioro y estado de ruina, ahora consolidado.

En la reciente y turbulenta historia del edificio en los últimos años se refleja que en 2003 la empresa Palacio de Enrique IV adquirió el inmueble por 900.000 euros para transformarlo en siete viviendas y un espacio para usos culturales privados, con el compromiso de conservar los artesonados y yeserías, con un presupuesto de 4,2 millones. La Junta no ejerció entonces el derecho de retracto en la compra pero en febrero de 2005 aprobó la declaración de Bien de utilidad pública a favor del Palacio, que a su vez posibilitó la expropiación forzosa del inmueble.

En 2006 fue ocupado por la administración regional para la ampliación del Museo y con unos plazos que señalaban que el inicio de las obras tendría lugar en mayo de 2007. Sin embargo, paralizado ese proyecto y ante el deterioro evidente, en 2007 y 2008 se realizaron obras de emergencia en las que se apuntaló y cubrió el edificio, ahora descubierto de nuevo en su totalidad.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Cómo se nota que juegan con dinero ajeno a sus bolsillos. Ahora una pechá y después Dios dira. Mientras, el casco antiguo sin vecinos y con visos de convertir todo en un gran centro comercial abierto de recuerdos cutres, made in China y en comederos de marranos y sucedáneo de ponche segoviano.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *