web analytics

El obispo abre una oficina para denunciar abusos sexuales

El obispo de Segovia, César Franco, ha decretado la puesta en marcha una oficina destinada a “facilitar y asegurar que las noticias o denuncias sobre posibles abusos sexuales (…) sean tratadas en tiempo y forma”, según se explica en una nota emitida desde la propia diócesis.

Aunque ha trascendido ahora, Franco emitió la orden hace una semana dando así cumplimiento a la disposición del Papa Francisco incluida en el Motu proprioVos estis lux mundi” fechado hace exactamente un año indicando entre otras cosas que las denuncias sobre abusos sexuales se traten “de acuerdo con la disciplina canónica y civil, respetando los derechos de todas las partes implicadas”. El obispo ha nombrado directora de la oficina a Ana Isabel Gallardo, mientras que la sede estará ubicada en el mismo Obispado, en la calle del Seminario.

Voluntarios, las figuras imprescindibles

Por otra parte, desde la diócesis se ha dictado un listado de normas para la celebración de la misa con las prevenciones sobre el COVID19. Además de 16 normas concretas para la celebración del culto se pretende contar en todas las iglesias con la imprescindible presencia de la figura de voluntarios, una especie de encargados de seguridad y limpieza. Por ejemplo, los voluntarios vigilarán que las personas entren con macarillas y se laven las manos; marcarán dónde se coloca cada uno. También marcarán cuando se completa el aforo “aconsejando a los que no hayan podido entrar que asistan en otro hoarrio o templo”. Igualmente, organizarán las filas para la comunión y las entradas y salidas de forma ordenada.

El óbolo, mejor domiciliado

El cura sólo podrá tener dos ayudantes.

En cuanto a las normas, destaca la sugerencia de la diócesis para que los fieles opten por hacer las donaciones económicas mediante domiciliación bancaria en vez de utilizar el tradicional cepillo, que aunque ya no se “pasará” como ha sido tradición hasta ahora, permanecerá “en un lugar visible del templo”. También se recomienda a los asistentes a las misas que se lleven de casa su gel hidroalcohólico, guantes y mascarillas.

En las misas de los próximos días se permitirá “animar” la celebración religiosa incorporando uno o dos lectores, otros tantos acólitos, un cantor y hasta un organista, si el templo lo admite. Sin embargo, no habrá coros y los cancioneros se retirarán.

Se permitirán primeras comuniones pero individuales, con niños recibiendo el sacramento de uno en uno a la espera de una “celebración en grupo de acción de gracias”, obviamente, sin fecha; bodas y exequias, según aforos y normas. Se aplaza a los meses de verano la decisión de celebrar o no misas al aire libre y las romerías y procesiones seguirán supendidas.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

7 Comments

  1. ¿Entonces se supone que hay que denunciar ante el mismo que te ha violado? ¿Para qué? ¿Para qué te coman el coco, y te vuelvas atrás?
    Para eso está la policía y la justicia.

    Post a Reply
  2. Todo con mucho retraso….

    Post a Reply
  3. Hipocresía en cada cosa que hacen y dicen

    Post a Reply
  4. ¿Incluye tambien los abusos de los clerigos? En hora buena

    Post a Reply
  5. Con todo el respeto hacia la iglesia, los ciudadanos sólo van a ver que la iglesia persigue al que delinque, cuando sea el propio obispo el que personalmente, interponga una denuncia ante la policía o en el juzgado de guardia más cercano a su domicilio, en el mismo momento de conocer hechos que puedan ser constitutivos de delito, como por cierto haría cualquier ciudadano y a lo que estamos obligados todos y se ponga a disposición de la justicia para aportar, esclarecer y facilitar todas las pruebas.

    La segunda respuesta debería ser proveniente de los abogados católicos. El obispo que hemos dicho antes, se debería personar ante un juzgado o las dependencias policiales, acompañado del mejor abogado católico como acusación particular, en un posible juicio tras las correspondientes investigaciones y aportando todas las pruebas correspondientes.

    Si tras el correspondiente juicio con todas las garantías el acusado es culpable, debería de abandonar la iglesia inmediatamente con prohibición expresa de no volver a ingresar.

    Créanme que estas son las verdaderas medidas a seguir, las instituciones del Estado ya tienen sus propios mecanismos, jueces, fiscales y policía, no es necesario inventar oficinas, ya está todo inventado.

    También ayudaría acudir a la prensa con cada denuncia realizada que una vez juzgada, se dará publicidad para demostrar que se actúa de verdad en estos casos.

    Cualquier otra artimaña, invento, ungüento de fielabrás y juegos malabares como la oficina indicada, es avisar al lobo de que viene el pastor con la escopeta, tiene otro nombre “cortina de humo” y es un “marear la perdiz” que no resuelve nada.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *