web analytics

El jefe de Agrogestión apunta a un montaje de la plataforma de Fuentepelayo

“A mí no me beneficia todo este vandalismo. Ni las pintadas, ni pinchar ruedas, ni quemar pajares… Soy el más perjudicado por todo esto”. Declaraciones de Juan Francisco Cárdaba, el copropietario de Agrogestión y Aplicaciones Ambientales, la planta de compostaje a la que la plataforma No Más Mierda culpa, no solo del mal olor imperante en Fuentepelayo, sino de contaminar el suelo y el agua y de orquestar, juntamente con empleados de la planta, los sucesos de vandalismo que ha padecido la localidad en un turbulento mes de marzo.

compostajefuentepelayoCardaba rechaza de plano cualquier relación con estos sucesos y sugiere que, si no todos, si una parte de los mismos pueden ser un montaje de los propios integrantes de la plataforma. “Lo de las pintadas eso debes preguntarlo a la Guardia Civil. Está claro que las tres que hay son de la misma mano y en el pueblo se dice que es uno de ellos el de las pintadas. Nosotros no, desde luego. Ya te digo, a nosotros no nos beneficia para nada este vandalismo”, dice.

Cárdaba niega que operarios suyos, “secuaces” como les llama José Luis Ordóñez, el líder de No Más Mierda, y también algunos vecinos, tengan algo que ver. “Dicen que intimidan, pero eso es porque son gente muy grande, muy fuerte, pero han estado trabajando conmigo toda la vida y no tienen nada que ver. Otra cosa es que si hay una manifestación o algo, pues lo mismo les digo que se acerquen para ver qué hacen, pero de agresiones o amenazas nada. Otra cosa es las veces que han venido los de la plataforma a la planta, a grabar y sacar fotos, entonces les decimos que allí no pueden estar y que se vayan… Eso pasó cuando vinieron unos periodistas. Nada de agresiones”, se defiende.

También se desentiende del incendio del pajar propiedad de otro miembro de la plataforma y niega que rechazara colaborar con la policía. Como se recordará, en manifestaciones a diferentes medios la subdelegada del Gobierno, la víctima del incendio afirmó haber mantenido una discusión con Cárdaba en las horas previas al incendio. “Vino la Guardia Civil a tomarme declaración, pero yo no me negué a declarar, me acogí al derecho a declarar con presencia de mi abogado, que es distinto”.

Historial anti-franquista

FuentepelayoOrdoñezJosé Luis Ordóñez, en la imagen, no oculta su militancia en Izquierda Unida. En el pueblo tiene una cierta aureola de revolucionario, y hay quien le relaciona con los Grapo, por una redada en los años 70, runrún que ha crecido a raíz de una pintada -“Terrorista del GRAPO”, rezaba-   en la fachada de su casa de Fuentepelayo. Lo cierto es que en el pasado político de Ordóñez solo consta su detención en diciembre de 1975 por pertenecer al Partido del Trabajo de España, partido no solo prohibido en aquellos años sino muy combatido por la policía franquista. Legalizado en 1977, el PTE era un partido de ideología maoista PintadaDESTACADAy de cierta relevancia entre la izquierda de la época. Sin embargo, la citada detención, según se desprende de lo publicado en su día por ABC, nada tiene que ver con actividades violentas. Ordóñez fue detenido en el marco de la “desarticulación” del “aparato de propaganda del comité provincial madrileño” del PTE. En esta operación a Ordóñez y otro militante se le incautó material tan “peligroso” como puedan ser “una multicopista eléctrica… una guillotina, frascos de tintas tipográfica, clisés impresos, botes de disolvente, un bidón con líquido adhesivo, papel blanco para imprimir”… La lista de “material delictivo” se amplia con 54.313 pesetas en efectivo así como “libros de matiz comunista y 22 paquetes de un kilogramo de peso cada uno, conteniendo propaganda del partido”, según reza la noticia publicada por el rotativo madrileño.

Lo que sale de la planta

Para Cárdaba, el problema de fondo es que especialmente foráneos del pueblo, gente que tiene en Fuentepelayo su segunda residencia o que no viven habitualmente en la comarca, han sustancializado en su planta el problema de los malos olores en la zona. Han conseguido politizar la situación y Agrogestión se ha convertido en el chivo expiatorio de un problema que afecta al núcleo de la actividad económica de la zona: el porcino.

“Yo puedo ser el responsable de una parte del olor en noviembre, en diciembre, en enero…  ¿pero en febrero, en marzo, en abril, el resto del año? ¿También yo? En Fuentepelayo hay explotaciones que dicen tener cien cerdos y hay quinientos o más, ¿dónde va ese purín?  Hay granjas prácticamente pegadas al núcleo urbano, y no a dos kilómetros como nuestra planta. Nosotros hemos encargado y pagado un mapa de olores, allí se ve claro el origen de ese olor”. Eso por no hablar de “las plantas de pienso del pueblo, que también huelen, pero como eso da mucho empleo…”

Según Cárdaba, lo que sale de la planta son residuos “no tóxicos”, perfectamente declarados, y sometidos previamente a procesos de compostaje. Material orgánico que sirve luego de fertilizante. Sobre su origen Cardaba explica que se trata de deshechos de mataderos, granjas, fábricas de alimentos, y lodos tratados de depuradoras. “Entra en la planta, se mezcla el producto y se somete a un primer proceso de aireación, luego se riegan en pila y se va haciendo el volteo. Así se obtiene el abono para mejorar los campos”. ¿Cómo explica entonces la presencia puntual de caramelos, baterías y productos que no son residuos?  “Nosotros tenemos cuatro parcelas, en los límites de Aguilafuente, de Zarzuela, alejadas del pueblo, allí se dejan los acopios para luego extenderse. Si me dicen que en un acopio hay una cabeza de jabalí o una pata de ciervo, vale puede ser, pero si el señor Ordóñez se va luego con una bolsa de baterías, eso ya…”

El propietario de Agrogestión y Aplicaciones Ambientales también explica el fin de los malos olores en el pueblo desde que la Junta paralizó la actividad en la planta y se desvincula de una relación causa-efecto. “La lluvia se lleva el olor. Los últimos meses no ha parado de llover, y así no huele”.

La empresa es una sociedad participada también por un empresario leridano, Martín Cabré-Verdiell. “En esa zona hay unas veinte plantas como la mía. En Valencia está lleno y no hay problemas”, explica Cárdaba. Sostiene que las regulaciones autonómicas de Cataluña y Valencia y de otras autonomías obligan al procesado de los subproductos orgánicos, “y no como en Castilla y León, que se queman las podas, lo que sobra, y no pasa nada. Allí todo ese material se aprovecha para el compost. Lo que pasa es que Castilla y León es el furgón de cola”.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

8 Comments

  1. Que pena a este sujeto (Sr. Cardaba) se le esta viniendo abajo su máxima aspiración: SER EL SEÑOR DE LA GUERRA DE LA COMARCA “TIERRA DE PINARES”. Ahora teme que sus esbirro se vuelvan contra él- lógico- que mejor defensa? echar la culpa de los ataques a los propios atacados, (hecho estudiado en Psiquiatria, como deformación del comportamiento).
    Soló pido un favor a la plataforma NO+MIERDA, seguir con vuestro comportamiento elegante y pacifico, ya se que es difícil mantener la calma ante estas provocaciones, pero no hay nada imposible.

    Post a Reply
  2. Como se puede escribir tanta palabrería sin sentido, ¿donde está la tercera pintada?, el pueblo solo sabe de dos, no vamos a entrar a su trapo, eso seria lo que les gustaría a ese personaje y su familia, las llamadas de teléfono a personas de 90 años, ATEMORIZANDOLES, ACOSOS EN LA CALLE, ETCCCCCCC.
    En febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, noviembre, diciembre, enero y vuelta a empezar, el pueblo sabe perfectamente como huelen LOS PURINES, LAS FABRICAS, a eso, a purines y a fabricas no a PUTREFACCIÓN.
    lo que sale de su planta es fertilizante, no sabia que ahora se llama así a cristales, plumas, pelos, envoltorios de aluminio y mas y masssssssssss. TE HAS CUBIERTO DE GLORIA, AMIGO.

    Post a Reply
  3. A mi lo que me gustaria es que Juan Francisco Cardaba me explicase bien esa parte del articulo que dice asi: “Según Cárdaba, lo que sale de la planta son residuos “no tóxicos”, perfectamente declarados, y sometidos previamente a procesos de compostaje. Material orgánico que sirve luego de fertilizante”.
    Para empezar me gustaria que explicara porque a vertido miles de m3 de residuos liquidos en varias parcelas del pueblo (mas de 4, ya te asuguro yo) cuando tenia prohibido sacar residuos liquidos de la planta. Estos residuos liquidos, que se dice que vienen entre otros sitios de las fabricas de papel, residuos altamente tóxicos, que cuando los echaba en las tierras producian unos vapores que “daba gusto verlos” (entiendase la ironía). No hay que ser muy listo para darse cuenta que estos residuos, tratamientos de compostaje han recibido pocos.
    Por otra, parte sino recuerdo mal, en el verano de 2014 tenia sobre un centenar de bidones de aceite (no digo que contuviesen aceite, ne me acerque a verlo, pero algo raro seguro) de 200 litros en la tierra de masa comun que se encuentra al lado de la planta de compostaje y que lo que hacia con ellos era vaciar unos cuantos sobre un monton de mierda de eso que tiene y seguidamente exparcirlo por las tierras. Otra muestra mas de el tratamiento que sufren los residos “no toxico” de la planta.
    Como podrá comprobar cualquiera que se pasee por el termino de Fuentepelayo y vea las tierras de este sujeto, estan quemadas e inservibles para la labor de tanto residuo tóxico como tienen. Asi que si es tan amable don Juan Francisco, como decia al principio de mi intervención, expliqueme esto porque no lo entiendo.
    Si quiere un consejo (y creeme que lo necesita) es que mantenga la boca cerrado y solo la abra delante de un juez que creo que lo va a tener que hacer muchas veces porque cada vez que habla sube el pan y hoy en fuentepelayo ha subido un monton.

    Post a Reply
  4. Perdón! no me explique. Los Señores de la Guerra eran los amos de los bienes, personas y voluntades sin tener en cuenta las normas estatales. La la forma de actuar de este sujeto es lo que demuestra, por eso atemoriza a personas sin respeto a la edad, la salud y los medios de vida de la población, su único objetivo es la codicia aún a costa de intoxicar a toda una población.

    Post a Reply
  5. Madre mía que personaje sin escrúpulos puede hacer daño a sus propios convecinos y encima se creerá con la razón…me río por no llorar.. Y no dice que mandaba a sus secuaces a ver lo que hacían los manifestantes…tendrá morro. Eso se llama intimidación que pena de persona…todo vale por la pasta

    Post a Reply
  6. Señor Cárdaba, todo lo que ha dicho usted es mentira, vergüenza le tenia que dar cuando sabe usted que ha sido usted el culpable de todo y echa la culpa a la plataforma. Debería darle vergüenza lo que ha escrito. Dice usted que sus secuaces son altos y no hacen nada y es que los manda usted, todo lo que hacen se lo dice usted. Lo que le pasa a usted es que tiene mucho miedo y el miedo es muy malo. Va a llegar el día en el que no le va a querer nadie y se va a tener que ir de Fuentepelayo por la puerta de atrás y por favor déjenos el pueblo limpio y los campos limpios para que vivamos bien en Fuentepelayo, como hemos vivido hasta ahora. Debería darle vergüenza, eso no lo hace nada más que usted que se está haciendo su tumba porque todo lo que dice va a ir en su contra y eso se lo va a tener que explicar a un juez. Le acompaño en el sentimiento, un enemigo suyo.

    Post a Reply
  7. Los foráneos somos gente nacida en el pueblo que pagamos impuestos en el pueblo y que queremos vivir con la misma calidad de vida que cuando decidimos volver. Queremos y amamos está tierras, no como este individuo y los que le vendieron o alquilaron sus tierras para envenenarlas.Un buen agricultor ama la tierra, no deja que la contaminen y no sea útil a otras generaciones.¡ Lo que puede el dinero!
    Esperamos que las administraciones actúen y comprueben como se utiliza el dinero de todos, caiga quien caiga.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *