web analytics

El desarrollo de Prado Bonal, hacia su frenazo definitivo

La inacción de los propietarios de los terrenos del sector Bonal para desarrollar urbanísticamente la importante bolsa de terreno enmarcada entre Nueva Segovia, la variante de la ciudad y la carretera de San Rafael, ha forzado al Ayuntamiento a iniciar los expedientes de caducidad de los proyectos de estatutos y de actuación, lo que en la práctica puede traducirse en el parón definitivo y sin fecha de las posibilidades de “ampliación” de la ciudad por esa zona, donde se pensó en construir casi 3.000 viviendas, además de carreteras y avenidas.

Vista parcial del sector Bonal, un área de unas 27 hectáreas.

La apertura de los expedientes de caducidad ha sido aprobada por la Junta de Gobierno local que esperará ahora a la presentación de alegaciones del grupo de propietarios que en caso de llegar “haría que se contemplen otras opciones”, en palabras de la alcaldesa, Clara Luquero, que espera ahora que la junta de compensación mueva ficha, aunque lo cierto es que mantener viva la posibilidad de convertir los terrenos, hoy campo y fincas ganaderas, en un nuevo barrio requiere que los dueños inviertan de forma inmediata en torno a un millón de euros, sólo para empezar.

La alcaldesa reconoció la trascendencia del desarrollo del sector urbanístico —“es importantísimo”, admitió— pero negó tajantemente que el Ayuntamiento tenga como “plan B” la intención de asumir la inversión millonaria. “No está en nuestros objetivos meternos en un desarrollo urbanístico que supone inversiones de mucho dinero en este momento”, sentenció.

Que el sector Bonal se convirtiera en un nuevo barrio de cierre que enlazara la ciudad con los espacios de la estación de tren de Alta Velocidad y al lugar donde se ubicaría el macroproyecto del Cat parecía una gran idea que se consideraba casi inevitable de cumplir cuando comenzó el siglo y al calor de la nueva infraestructura ferroviaria —y otras de comunicación como la autopista a Madrid o la variante— se soñaba con una ciudad con más del doble de habitantes y un enorme crecimiento que llevó a convertir en urbanizables grandes bolsas de suelo como el sector Plaza de Toros —el único que se ha desarrollado convirtiéndose en el barrio de Ciudad y Tierra donde se edifica al ralentí— los sectores A y B, entre la ciudad deportiva y la variante en torno a la carretera de Palazuelos, o el propio sector Bonal, a la espera de tiempos mejores y encallados en una realidad muy diferente a la que se soñaba hace dos décadas.

El inicio de los expedientes de caducidad para el sector Bonal y la presumible presentación de alegaciones por los propietarios quizá permita abrir un nuevo periodo de negociaciones con el municipio que impida el carpetazo sin fecha a la incorporación de 27 hectáreas de terreno al tejido urbano de la ciudad que incluiría carreteras y otros sistemas generales de “acercamiento” a la estación del Ave o el edificio del Cat, aunque de momento, parece que a nadie le interesa realizar una inversión de muy difícil recuperación.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. 3000 pájaros, que no viviendas, en la cabeza de algunos ‘gobernantes’…

    Post a Reply
  2. Pero qué visión de futuro (ironía) de esos políticos!!
    Se veían con los bolsillos llenos.

    Pero si era la comidilla de todo Segovia que en realidad es pueblo llano en los bares, terrazas y paseos, que eso no podía triunfar, pero erre que erre.
    Cómo les “comieron el coco” los especuladores (perdón quiero decir “iniciadores”) a los políticos de TODOS LOS COLORES con aires de macrogobernantes, a los periodistas que se creían todas las hinchadas e inventadas proyecciones de población y las difundían y no las criticaban ni argumentaban, a los dirigentes de federaciones de empresarios, cámara de comercio y colegios profesionales que soñaban con trabajo-inversión y socios-cuotas, a los “intelectuales” en la capital que se arrimaban a los datos y se veían en el ámbito de Madrid, etc..

    Como siempre el tiempo, que lo pone todo en su lugar, les ha visto caer como el proyecto Prado Bonal y nosotros nos quedamos con el AVE donde Cristo perdió el mechero.

    Post a Reply
  3. Un ex-concejal, terrateniente en esa zona, tiene que estar un poco “disgustado”, ¿a que si?

    Post a Reply
  4. Pues que siga el campo y las fincas ganaderas, está muy bien así. Hay prados preciosos que sería una lástima que se urbanizaran.

    Pero que la estación del AVE la acerquen a la ciudad ¿Qué carajo pinta enmedio del monte a tomar por saco de la ciudad? Los iluminados que decidieron su ubicación se cubrieron de gloria.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *