web analytics

El Constitucional avala la nulidad del contrato del Carlos Melero

Con una sola línea, “no hay legitimación activa”, el Tribunal Constitucional ha puesto fin a la pretensión del ayuntamiento de Segovia de demorar la sentencia de nulidad del contrato de construcción y explotación  de los nuevos pabellones  del complejo deportivo Carlos Melero. Agotada la vía judicial en España, Pedro Arahuetes no descarta recurrir, ahora, a Estrasburgo, porque, a juicio del alcalde el Constitucional “se ha equivocado”. “Es un error. ¿Cómo no va estar legitimado el ayuntamiento para presentar el recurso?”, se preguntaba ante los periodistas un estupefacto Arahuetes.

Por partes.

En enero de 2011 el ayuntamiento encomendó la construcción y explotación de la segunda fase del complejo deportivo Carlos Melero ( dos piscinas, sala fitness, spa y salas polivalentes, con inversión estimada en 4,2 millones de euros) a la empresa Segovia Sport. Dicha empresa está a su vez conformada por Carpa y Servicios y Forus (empresa de gestión de equipamientos deportivos municipales con presencia en Coslada, Parla y Fuenlabrada, entre otros).

La operación parecía un buen negocio. A cambio de un canon anual de 152.000€ a pagar durante 40 años, Segovia Sport se quedaba con la construcción y explotación de las dos piscinas climatizadas. Pero sucedió lo imprevisto, la empresa segoviana Expinmobel , a su vez, constituida por diferentes grupos inmobiliarios  segovianos y que también había intentado concurrir al concurso, recurrió la adjudicación. Y lo hizo basándose en dos aspectos, en primer lugar, que la zona a edificar estaba calificada como espacio libre público. En segundo lugar, que el ayuntamiento excluyó ilegalmente a Expinmobel del concurso.

Primera piedra en la 2a. fase del Carlos Melero, junto a Arahuetes, el empresaio Ignacio Trapia.

Primera piedra en la 2a. fase del Carlos Melero, junto a Arahuetes, el empresario Ignacio Triana.

Expinmobel ganó y los tribunales decretaron la anulación del contrato en 2013, lo que retrotrae la cuestión a 2011 y deja en el alero lo invertido hasta ahora. Teóricamente, el contrato debería anularse, indemnizarse a  la contrata por la obra ejecutada y redactar un nuevo pliego.  En su lugar, el ayuntamiento inició un proceso de modificación del PGOU (para legalizar las obras) y presentó recurso de amparo ante el Constitucional. No debió hacerlo, porque poco después, y contra todo pronóstico, Expinmobel renunció a seguir por la vía judicial. Todo lo cual, entre acusaciones del PP de que Arahuetes y los constructores habían negociado bajo cuerda “compensaciones” urbanísticas,  aspecto categóricamente desmentido por el alcalde (lo cual no es raro, lo contrario sería ilegal).

Una vez Expimobel apartada del pleito, la presentación del recurso al Constitucional solo servía a las veces de mantener vivo el proceso. Con lo que ahora, se da la paradójica situación de que el contrato con Segovia Sport vuelve a ser nulo de pleno derecho.

Se entiende la estupefacción del alcalde.

“Lo que no se entiende es que se pretenda colar a los periodistas que hay error en la figura elegida por el Constitucional para dar carpetazo. La legimación activa solo quiere decir que no se detecta vulneración alguna de la Constitución, por lo que el ayuntamiento carece de legitimidad para recurrir a la vía constitucional en este asunto, en la medida que el Constitucional solo enjuicia presuntas vulneraciones del orden constitucional. Es así de sencillo”, explican los juristas consultados por Acueducto2.

(Preguntado por los periodistas sobre qué aspectos de la Constitución se habían vulnerado según el recurso del ayuntamiento, la respuesta de Pedro Arahuetes fue: “no sé”. Instados los servicios de prensa municipales a facilitar alguna copia del recurso señalaron que: “solo facilitamos este tipo de documentación cuando los procesos han concluido”. En fin, habrá que esperar a Estrasburgo).

 ¿Qué pasará ahora?

“Pues un lío jurídico del demonio”, explica un abogado. Técnicamente, correspondería a Expinmobel solicitar la ejecución de sentencia y la anulación del concurso de 2011. Pero parece que Expinmobel ha cambiado desinteresada  y oportunamente de estrategia en este asunto, en tanto el ayuntamiento ha puesto el turbo para enmendar el PGOU, legalizar la obra y convertir en espacio “para equipamientos” lo que venía siendo “espacio libre”.  Otra cosa será que un nuevo equipo municipal decida retomar la senda de la judicialización. “Si yo fuera el jefe de Segovia Sport, que ha adelantado ya varios millones de euros para la ejecución de la obra, no dormiría tranquilo”, señalan.

No sería la primera vez que Forus Sports negocia una indemnización de este tenor. La empresa matriz de Segovia Sport surge alrededor del empresario Ignacio Triana, procedente al parecer del mundo de las contratas municipales de residuos urbanos. Según se publican en múltiples sitios de internet, Forus ha crecido asumiendo las privatizaciones de equipamientos deportivos y piscinas municipales en lo que en tiempos fuera el cinturón rojo madrileño, Parla, Fuenlabrada, Móstoles, Getafe Norte… con no poco revuelo en  los medio locales. Con la esperanza de que los empresarios madrileños nos lean alguna vez, no podemos dejar pasar la oportunidad de ofrecerles esto.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. ¿Anda, será por eso se ha preocupado el señor Alcalde de que hoy se supiera que gana dinero en las decenas de litigios en los que tiene metidos a todos los segovianos, a través de la asesoría externa contratada por el Ayuntamiento y a la que seguro pagamos una pasta? No si ya lo dicen algunos “tengas pleitos y los ganes”. Esto de tener que llevar siempre la razón y no dar ni un dedo a torcer… menos mal que siempre nos quedará IU o Peñalosa.

    Post a Reply
  2. En vez de alcalde tenemos pleiteador. Así nos va, con calles y cañerías que saltan cada dos por tres. Menos mal que con el dinero que dice que gana en pleitos tiene para pagar su brigada arregla-chapuzas. Pero ya veremos en qué terminan, entre otros, los casi seis millones de euros (6.000.000 €)por la expropiación del trozo de ladera del aparcamiento de Padre Claret. En principio dan la razón a los López Parras, así que a seguir pleiteando. Como las cosas de palacio van despacio, cuando toque pagar algunos estarán disfrutando de su buena pensión, pero todos los segovianos se rascarán el bolsillo de los impuestos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *