web analytics

El concierto de ferias era este viernes

Melendi-1(G)
¿Qué hace que un concierto sea redondo? Pues que la banda sea compacta, que el espectáculo responda a lo que espera el público que lo presencia, que los temas que se interpretan sean reconocibles por el personal y que se establezca cierta complicidad entre le público y el intérprete. Melendi logró cubrir la mayoría de los requisitos y los 4.000 espectadores que acudieron a la plaza de toros respondieron como se esperaba: sabían los trucos, los coros y lo que no lo eran y las canciones al dedillo. Vamos, todo perfecto para establecer la comunión.

Hay que reconocer los méritos de Ramón Melendi, un cantante que lleva diez años en la carretera, tiempo en el que ha madurado —y cómo— musical y personalmente y en el que ha logrado pasar de ser seguido por un sector muy determinado, casi marginal de personal, a un perfil mucho más mayoritario, con el granero en un público joven, adolescentes en su mayoría,. dispuestos a cantar con gestos afectados las rabiosas letras de todos los temas.

Pero no todo en el concierto fue perfecto, que el asturiano se recreó en demasía en el pozo de drogas y excesos del que asegura que ha logrado salir —fue la línea conductora de todo su discurso— que difícilmente tendría interés más allá de la seducción perversa para un buen número de preadolescente e incluso niños que le vieron en su concierto segoviano.

En lo musical, pocas objeciones, que el sonido era casi perfecto y la banda, con la que aseguró que lleva “toda la vida” sostiene sobradamente el espectáculo con la dirección musical de José de Castro, al parecer, el alma de la gira.

El único problema es que no hay margen para la improvisación, que todo lo que se dice y se hace es calco exacto de lo que ya ha pasado en cualquier otro concierto de la gira y de lo que va a pasar en los siguientes. Vamos, que a nada que uno curiosee en You Tube antes del concierto ya sabe con exactitud todos los detalles.

Al debe de la organización pasa también el desastre de las puertas, donde la obsesión por cumplir las prescripciones legales de seguridad y el deseo de ordenar al público por sectores acabó desquiciando a más de uno, después de rodear casi en su totalidad el coso forzado a ir de puerta en puerta. Hubo varias quejas airadas en el entorno de la plaza de Toros.

Rubén-Pozo-1-(G)

Rubén Pozo (segundo por la derecha), durante su actución y junto a su banda, el jueves, en la Plaza De San Martín.

Mejor en los bares
Y si el de Melendi ha sido, sin duda, el concierto de estas Fiestas, el jueves se llevaron a cabo el de Rubén Pozo en la plaza de San Martín, un espacio bello pero en absoluto adecuado para conciertos de más de doscientas personas. El artista es de ese tipo de cantantes que parece encajar mejor en un escenario que en otro. En este caso, el artista se disfruta más, mucho más, en un bar que al aire libre.

Esa misma noche estuvieron en la plaza Mayor The New York Saka&Jazz Ensemble, cuya fama y buen cartel ganado en dos décadas de actividad les precedía. El único problema es que esa noche optaron más por el jazz que por el ska y eso frustró más de una intención inicial para acabar llegando incluso a aburrir a los menos tendentes a analizar la buena ejecución de la música.

Un momento de la actuación de The New York Ska& jazz band, en la plaza Mayor.

Un momento de la actuación de The New York Ska& jazz band, en la plaza Mayor.

Esta noche de sábado, 28 de junio, está programado el último gran concierto de fiestas, otra revisión del pasado, con la presencia de Siniestro Total en la plaza Mayor, con los que se cerrará este capítulo de las Fiestas de la ciudad en 2014.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Una curiosidad, Ferias y Fiestas, cuatro y veinte de la madrugada (4:20 h.) dejan de atronar los decibelios en plena plaza pública (de todos, incluidos los que intentan descansar de una jornada de trabajo, para comenzar otra en un par de horas) ¿Esto es normal? ¡Ya! fiestas ¿y cuándo no?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *