web analytics

Del Eresma a las aguas de Penrith

david-llorente

El deporte segoviano lleva muchos años viviendo de los éxitos de un puñado de deportistas. No son muchos, más bien la nómina es exigua. Javi Guerra, María de Frutos, los Castán, Helena Herrero, Lin… y poco más. Valga como baremo las apariciones en prensa con motivo de la consecución de gestas en campeonatos nacionales o internacionales o bien los galardones que la prensa deportiva entrega cada año a los más destacados de nuestro deporte. Dando por adelantado el agradecimiento a que podamos contar con internacionales y máximos exponentes del deporte en sus modalidades, sí echamos de menos savia nueva.
El atletismo tiene un ramillete de nuevos valores que ojalá lleguen a la consagración. Tiene buena pinta.

Pero hoy vamos a hablar de uno especial. Especial porque pese a su juventud, este año atesora ya un campeonato de España junior y un tercer puesto sub-23. Pero eso no es todo. Es el segundo año que se encuentra becado en el Centro de Alto Rendiminento de Seu d’Urgell (Lérida) y ya es algo más que una promesa de su deporte. Deporte olímpico, deporte con tradición y de los que habitualmente nos dan alegrías: el Piragüismo. En este caso, a diferencia del fenómeno gallego David Cal, nuestro joven fenómeno se desenvuelve por aguas bravas, una modalidad más espectacular y que ya nos ha dado medallas olímpicas.

Muchos de ustedes quizá no le conozcan pero pronto empezarán a escuchar mucho su nombre. No lo duden. Es David Llorente. El palista de Palazuelos fue uno de los grandes protagonistas del Campeonato de España celebrado hace un par de meses, al lograr no sólo la victoria en la categoría junior k1 sino lograr el tercer puesto absoluto tras dos de los palistas más importantes del panorama nacional. Con ello obtuvo el pasaporte para la internacionalidad.

Así, este fin de semana ha competido en Australia en el Campeonato del Mundo de Eslalon Olímpico Penrith 2014, donde acaba de firmar en este gran debut internacional unos números difícilmente superables. Décimo cuarto en individual junior, décimo en sub-23 y segundo en la prueba por equipos en su categoría, formado terna en K1 con Jordi Cadena y Unai Nabaskues.

Y eso que se acercó al piragüismo por casualidad, al tenerlo cerca de su casa en Palazuelos. Una intentona con el Club Río Eresma, le gustó, le enganchó y nació un romance que tiene muy buena pinta y que ha terminado con el segoviano en una rampa de lanzamiento espléndida hacia… ¿por qué no? un futuro olímpico. Desde luego, es una de las bazas sobre las que con más fuerza se puede apostar en nuestro deporte.

Dice estar muy cómodo en esas instalaciones donde afirma tener “todo lo que se necesita, antes, durante y después de la preparación”, así como herramientas humanas y materiales idóneas para estudiar y seguir progresando en su deporte. Mucha suerte, campeón.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. Un río al lado de casa y poco más. El campo y la montaña a la vuelta de la esquina y a caminar, trepar o trotar ¡qué sano!. Pues no, fajos en carretillas de euros tirados en edificios deportivos en cada pueblo o pueblín. ¡qué digo! en cada urbanización, para soportar un gasto en los presupuestos municipales insufrible, a veces para cuatro usuarios. Eso sí equipados en una gran superficie deportiva hasta las trancas, como si fueran a una Olimpiada. ¿Para cuándo la racionalidad?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *