web analytics

De acuerdo en el fondo, enfrentados en las formas

Los concejales de Ciudadanos e IU, en un momento del pleno.

La sesión de pleno de este 28 de julio se presentaba, a la vista del orden del día, como un trámite rápido sin demasiada sustancia, veraniego, solo animado por las mociones de los grupos y las preguntas al Gobierno anunciadas por la oposición. Los cuatro dictámenes que aportaba el Gobierno al orden del día no daban para mucho y el más destacado era el que daba el visto bueno a una modificación presupuestaria para disponer de 59.921,44 euros para obras de reparación de los vestuarios del estadio municipal de la Albuera.

En el turno de mociones, a partir de la propuesta de IU, se acordó unánimemente avanzar hacia la posibilidad de que los concejales de baja puedan emitir sus votos de manera telemática, aunque la Corporación evidenció grandes dudas sobre la fórmula a aplicar para que se cumpla la legalidad en esas decisiones. Vamos, que la cosa parece que es a medio plazo, por lo menos.

Francisco Vázquez cometa el BOP del día a sus compañeros de grupo.

Los portavoces de PSOE e IU tuvieron sus primeras fricciones en el debate de la moción de apoyo al pueblo saharaui que presentaba Galindo. Aunque se trataba de una moción “tipo” que la coalición está llevando a todos los ayuntamientos, Alfonso Reguera “pese a nuestro total e indudable apoyo a la causa” cuestionó hasta cuatro de los siete puntos que llevaba la propuesta, una postura que Galindo entendía una pose del socialista “buscando cualquier pega a cualquier moción que presente IU” mientras recordaba que la misma moción se había aprobado en el ayuntamiento socialista de Valladolid. Al final bastó con introducir el verbo “instar” en el primero de los apartados que Reguera aceptara la moción como el resto de los grupos excepto el popular, que se abstuvo.

Ramón Muñoz Torrero trata de captar la atención de sus compañeros durante la sesión.

 

La propuesta que planteaba Centrados en Segovia para que se pusiera en marcha la agrupación de voluntarios de protección civil y se aprobara definitivamente su reglamento evidenció cierto descontrol en la concejalía de Seguridad Ciudadana, que ha tardado demasiado en completar el proceso administrativo de este asunto que se aprobó en pleno hace dos años, tiempo en el que se ha publicado erróneamente y por dos veces la aprobación inicial mientras que la definitiva aparenta haberse tramitado a toda prisa en los últimos días, tanto que se publicaba en el Boletín de la provincia (BOP) de este mismo viernes.

“Pillado” en el renuncio, el concejal Ramón Muñoz Torrero acabó reconociendo que ha habido “cierto retraso” en este asunto, asumió “mi única culpa porque mis compañeros de Gobierno me lo han recordado”, desveló que “no he dado demasiada importancia a este tema porque bomberos y policía son eficientes” y se agarró a la escasez de dinero en el departamento para “priorizar en otros asuntos”. La alcaldesa tuvo que parar la autoinculpación pública cortando en seco su discurso aunque Aranguren no se apiadó y mantuvo la petición de que se elabore un informe sobre el proceso administrativo seguido en estos dos años, por lo que este asunto volverá, con toda seguridad, a otro pleno en el que Muñoz Torrero tendrá que volver a dar explicaciones.

También por unanimidad salió adelante la moción de C’s de apoyo a las asociaciones de vecinos en cuanto al acceso a sedes y material para trabajar.

Entre el 155 y la solución dialogada.

Uno de los platos fuertes del día era la moción del PP para rechazar la convocatoria de un referéndum secesionista e ilegal en Cataluña, entre otras cosas porque introducía en el pleno el debate estrictamente político, algo de lo que se congratularon todos los portavoces a la vez que acusaban al de enfrente de rehuir ese tipo de discusiones. Tampoco profundizaron demasiado. El debate, con dos rondas de intervenciones y cierre de la alcaldesa (la moción era del PP pero Luquero volvió a mostrar su particular entendimiento de la dirección de los plenos) se resolvió en media hora exacta.

Ángel Galindo tira del argumetario oficial para defender su postura sobre Cataluña.

En este asunto las fuerzas políticas representadas en el Consistorio están de acuerdo en el fondo: la convocatoria catalana es inadmisible, así qué el voto unánime estaba asegurado. Ahora bien, entre el concejal de Centrados, Cosme Aranguren, partidario de aplicar con el máximo rigor el artículo 155 de la Constitución “que no implica tanques en la calle pero si tienen que salir, que salgan” y la resolución del “conflicto político que existe” mediante la celebración de un “referéndum legal” que propugna Ángel Galindo, está la inocua postura de María José García, que prefiere derivar este debate al Congreso “donde estamos representados todos los segovianos”, la del socialista, Alfonso Reguera, defensor del debate político y el rechazo recalcitrante de la palabra “patria” y el apoyo decidido de los populares a “apoyar y respaldar a las instituciones del Estado en su función de mantener el orden constitucional”, aparentemente más cercano a la aplicación tajante de la Constitución incluyendo el famoso 155.

Preguntas, respuestas y olvidos.

El personal venía fresco para el turno de ruegos y preguntas tras la pausa forzada por la obligación de la alcaldesa de oficiar una boda en mitad de la sesión y Andrés Torquemada no tuvo problemas en responder a las preguntas de IU sobre el convenio del Torreón y su papel en el patronato de la Fundación Caja. Le bastó con repetir el argumentario que se ha ido modelando en los últimos días: su actuación es independiente, a nadie debe cuentas y el convenio resuelve la difícil situación de la Caja.

La alcaldesa mira de soslayo los apuntes de Reguera en una de las intervenciones del portavoz.

 

Luego llegó el episodio del abandono del pleno por parte de Ángel Galindo cuando Reguera aprovechó para golpear a Galindo aprovechando la sentencia por agresión recaída sobre el dimisionario coordinador de IU, José Ángel Frías. Cuando el socialista decidió centrarse en las preguntas de la Caja se limitó también a recitar los argumentos aprendidos a base de declaraciones en los medios en los últimos días. Había más preguntas sobre el convenio de marras y Centrados en Segovia las había presentado en tiempo y forma pero a Luquero “se le traspapelaron” y decidió que las respondería por escrito y en otro momento, dejando con un palmo de narices a Aranguren y Bermejo que, claro, protestaron.

Monósilabos fueron las respuestas que Marisa Delgado ofreció a la curiosidad de Centrados sobre el proceso de selección del nuevo interventor y algo más de texto para hablar de la organización de los bombero; Marifé Santiago aventuró con una extraña cuenta “provisional y a la baja” que el resultado del congreso mundial del teatro, el ITI. en Segovia se traduce en el retorno de 800.000 euros en la ciudad a preguntas del PP, también interesado por la degradación de la estructura del edificio del Cat, al que se le caen las ventanas y Ciudadanos se llevó otra ambigua respuesta ante su preocupación por el retraso en el pliego de autobuses que “quizá” se lleve al pleno de agosto.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *