Acueducto2

Crónica XLII Travesía Mujer Muerta

Crónica de la XLII Travesía Invernal de la Mujer Muerta 2015.

Silueta de la Mujer Muerta, nevada.

La organización de la travesía nos remite el siguiente comunicado:

El domingo 15 de febrero se celebró, como cada tercer domingo de febrero desde hace 42 años, la tradicional Travesía Invernal de La Mujer Muerta que organiza el Grupo de Montaña Diego de Ordás, con la colaboración del Instituto Municipal de Deportes, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Otero de Herreros y la Fundación Caja Rural.
Tras un desayuno en el pabellón Pedro Delgado ofrecido por el Ayuntamiento de Segovia, y ya en el aparcamiento del cine panorámico de la Ctra. de San Rafael, los participantes iniciaron la marcha, a las 9:00 am, en cordadas de 2/3 montañeros, con algo de niebla pero buena visibilidad, aunque sin embargo, el espesor y estado de la nieve, no era el ideal.
Estas condiciones empeoraron según iban ganando alturay una vez alcanzada la cota 1.750, a la salida de los pinares, variaron sustancialmente haciendo muy penosa la progresión.
Aun así, la cordada que abría la marcha en permanente contacto por radio con la base en el lugar de salida, decidió continuar, dado que las previsiones meteorológicas eran que según avanzara el día, el viento amainaría y aumentaría la temperatura, pero no fue así y a las 12:30 pm, a una altitud de 2075 m, con una lluvia de finas, partículas de hielo en suspensión que cortaban la cara, vientos de hasta 60 km/h y una temperatura de -2º, lo que daba por resultado, una sensación térmica de -9º, el suelo ya totalmente helado y una visibilidadcasi nula que provocaba que las gafas de ventisca se congelaran dificultando aún más si cabe la visibilidad, incluso de los GPS y brújulas que se estaban utilizando como única forma de orientarse, unido a que la humedad en el cuerpo se había convertido en una fina capa de hielo; la organización del ‘Diego de Ordás’ decidió modificar el itinerario de la Marcha y volver a lugar de salida por el itinerario utilizado en la subida.

Participantes en la Travesía de la Mujer Muerta, 2015, protegiéndose de la ventisca y calzando los crampones.

Participantes en la Travesía de la Mujer Muerta, 2015, protegiéndose de la ventisca y calzando los crampones.

La bajada tampoco resultó un camino de rosas para los montañeros que habían conseguido llegar a esa altitud, haciéndose cierto el dicho de que el riesgo en alta montaña lo es tanto en la subida, como en la bajada.

La bajada resultó aún más penosa con el viento norte de cara que no permitía ver nada, además de no poder usar las gafas que se les habían congelado, lo que posibilitaba que las partículas de hielo en suspensión arrastradas por el viento, les golpearan en los ojos, y sin que tampoco pudieran verlas huellas de subida debido a que el suelo fuera del pinar estaba totalmente helado. Así durante los 300 metros de altitud que tuvieron que perder para entrar nuevamente en la zona de pinos, bajo cuya protección, amaino el viento y permitió que, aun empapados hasta los huesos, los montañeros llegaran hasta el lugar de partida sin más complicaciones.
Destacar que, a pesar de estas condiciones, hubo tres cordadas, ya fuera del control de la organización, que decidieron intentar, por su cuenta, llegar hasta La Pinareja -cabeza de La Mujer Muerta-, sin que consiguieran sobrepasar el punto que había alcanzado la cordada de cabeza debido a las condiciones climatológicas y del terreno comentadas.

La nieve y la niebla se apoderó de la Travesía de la Mujer Muerta, 2015.

La nieve y la niebla se apoderó de la Travesía de la Mujer Muerta, 2015.

También es de señalar que a pesar de las previsiones meteorológicas y el también previsible estado del terreno, acudieron a la cita 109 montañeros de las localidades y clubs: de Burgos (Scouts-Rododendro), Guadarrama (OJE-Guadarrama), El Espinar (CD El Caloco), Madrid (OJE-Chamartín, E.P.Q.E., OJE-Guías, G.M. Pegaso, y OJE-Vallecas), Segovia (C.D. Aguacero, G.M. Diego de Ordás y G.M. El Nevero) y de Torrijos (OJE-Torrijos).
Una vez más, La lucha contra los elementos cuando se empecinan en mantener el pulso, es batalla perdida, y aquí la apuesta fue dura, hubo quien afirmó haber visto el infierno. Por ello la organización del ‘Diego de Ordás’ optó por una derrota honrosa sin más explicaciones. Lo que por otro lado, tuvo su lado positivo ya que al haber concluido la actividad al medio día, en vez de al atardecer, tuvieron tiempo para una mayor confraternización entre los participantes y sin que esta sensación agridulce empañara las ganas de estar nuevamente, el próximo tercer domingo de febrero, por aquellos lares para poder desquitarse y volver a pisar las cimas de La Mujer Muerta como han hecho desde hace ya cuatro décadas.

Silueta de la Mujer Muerta en primavera.

Idílica silueta de la Mujer Muerta en primavera.

 

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *