web analytics

Condenado a 13 años a un hombre por abusar sexualmente de sus hijas menores

La Audiencia provincial de Segovia ha condenado a 13 años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas, menores de edad, entre los años 2012 y 2014, a las que además tendrá que indemnizar económicamente y con las que no podrá comunicarse en los próximos años.

La Audiencia ha impuesto una condena de cinco años de prisión por abuso sexual contra la hija menor del acusado, que contaba 11 años cuando sufrió los ataques, en 2014, con una orden de alejamiento por cinco años y la obligación de indemnizar a la afectada con 3.000 euros. Para el caso de la hija mayor, de 12 y 13 años cuando se cometieron los delitos contra ella, en 2012 y 2013, la condena es de ocho años por delitos de abuso y agresión sexual, la orden de alejamiento se amplía a 10 años y la indemnización alcanza los 60.000 euros.

El hombre, de nacionalidad marroquí y sin antecedentes penales previos, aprovechaba la ausencia de la madre del domicilio familiar para realizar, en distintas ocasiones, acercamientos y tocamientos a sus hijas a las que advertía que no deberían decir nada a nadie sobre “cosas de padres” e incluso las ofrecía pequeñas cantidades de dinero para asegurarse su silencio.

Fue la menor de las niñas la que contó lo que estaba ocurriendo a su madre y en aquel momento, el hombre abandonó el domicilio familiar. Posteriormente, la hija mayor también desveló los abusos que había sufrido.

“No se lo digas a nadie”

La sentencia considera en los hechos probados dos años de abusos sobre su hija mayor, que tenía 12 años la primera vez que el hombre se metió en el baño mientras la niña se duchaba y le tocó el cuerpo con el pretexto de enjabonarla. La menor consiguió zafarse y estando en su habitación, su padre le ofreció 2 euros mientras ordenaba “no se lo digas a nadie”. El relato judicial continúa unos meses después, cuando su padre la obligaba a abrazarle y le enseñaba el pene obligándola a tocarlo, la besó y la tocó los pechos. “No se lo cuentes a nadie, que es cosa de padres”, fue de nuevo la instrucción del acosador. Hubo más episodios “no determinados en número” según los hechos probados de la sentencia que se detiene en las ocasiones en las que el padre se metía en la cama de su hija mientras la niña “permanecía inmóvil aunque despertara, debido al temor que experimentaba”. Tocamientos en los pechos y los genitales, e incluso intentos de penetración anal en estas circunstancias se repitieron hasta 2014.

Ese año fijó su objetivo en su hija menor, de 11 años entonces, con la que trató de tumbarse, por la fuerza, en un sofá estando en calzoncillos y camiseta aunque la menor logró marcharse y en otra ocasión la obligó a sentarse sobre él tocándola por debajo de la camiseta tratando de convencerla que “no pasa nada, soy tu padre”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *