web analytics

Caso mini apartamentos: multa de 332.000€ y ¿derribo inmediato?

Miniapartamentos del Eresma.

Miniapartamentos del Eresma.

Nueve años después del inicio del expediente, el Tribunal de lo Contencioso y Administrativo ha resuelto condenar definitivamente a Hontanilla de Santo Domingo y al arquitecto Tomás Sanz Arranz, por convertir una licencia de obras para un muro de contención en una de las huertas del Eresma en una promoción de “miniapartamentos” universitarios. La empresa promotora, en su día administrada por el entonces concejal del PP, Ángel Sancho ha sido encontrada culpable de una falta “muy grave”, por la que deberá abonar una sanción de 210.000€. Asimismo, el fallo concede tres meses a la empresa para derribar las obras actuales y construir el muro de contención, en conformidad con la licencia municipal otorgada. Por su parte, el arquitecto deberá abonar otros 122.000€. La sentencia no es recurrible y completa un fallo anterior, de enero del pasado año, ratificando la cuantía de las sanciones y obligando a la demolición.

Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, manifestó su intención de obligar a la restitución de la finca en el plazo de tres meses fijado por la sentencia. “A partir de aquí, si ellos no lo han hecho, actuaremos subsidiariamente, pasando la factura a la empresa. Después de nueve años, podemos por fin decir que los apartamentos serán derribados”, manifestó Luquero.

El caso de los miniapartamentos es una de las más flagrantes violaciones de la legalidad urbanística en Segovia. Aprovechando la controvertida licencia de obras para la construcción de un muro de contención a orillas del Eresma, licencia concedida en el primer mandato de Pedro Arahuetes a Hontanilla del Eresma, empresa en aquel momento vinculada al empresario Manuel González Herrero,  se inició la construcción de 46 miniapartamentos. Esta obra fue paralizada en mayo de 2006, momento en que Ángel Sancho entra en escena,  y recompra la empresa. Se suceden las negociaciones infructuosamente, entre pleitos por calumnias contra Sancho -que Arahuetes pierde- e idas y venidas de lo penal a lo civil. En una primera sentencia la justicia condenó a la promotora de las obras y arquitecto al pago de una multa de 60.000€, cantidad muy por debajo de la reclamada por el ayuntamiento (540.000 y 315.000 euros, respectivamente, para empresa y arquitecto), que recurrió. El presente fallo, con un considerable incremento de la sanción, que pasa de “grave” a “muy grave”, es pues una “victoria legal”  del ayuntamiento de Segovia y, según el ayuntamiento, debería permitir afrontar la recuperación del entorno, que en estos nueve años ha permanecido sin cambios, degradando el paisaje en una zona de alto valor ambiental.

¿El final del culebrón?

En la rueda de prensa Clara Luquero fue explícita al considerar a Ángel Sancho como principal responsable de la flagrante ilegalidad. Algo que niega tanjantemente el ex-concejal. “Ni he tenido nada que ver con el diseño de los miniapartamentos, ni con el muro, ni soy responsable subsidiario, ni nada de nada”, explica Sancho.

Su versión es la siguiente. “Aquella finca era propiedad de mi familia. Había dos viviendas y nuestra idea, con el interés inicial de la SEK, era rehabilitarlas y destinarlas a residencia de estudiantes. Sin embargo, vendimos la finca a Hontanilla del Eresma. Fue esta empresa, cuando ni yo ni mi familia teníamos ya nada qué ver, ni éramos socios ni nada de nada, la que ideó el tema de los miniapartamentos y obtuvo la licencia de obra para el muro de contención, aprovechando los huecos del mismo para construir los apartamentos. El ayuntamiento, antes de la paralización de la obra en mayo de 2006, mucho antes, en 2005, tenía plena constancia de la que allí se estaba preparando. Solo con la obra ya paralizada es cuando yo, con el apoyo de mi familia, recompro la propiedad, con la idea de tumbar el muro y volver a la idea inicial, rehabilitar las viviendas ya existentes. Eso fue en junio de 2006, insisto, con la obra ya paralizada y en el juzgado. En los meses siguientes se me insta a negociar, y en noviembre de 2006, en una reunión mantenida en la sala de la chimenea a petición del alcalde, y estando presente el concejal de urbanismo, y otro edil del PP (Ángel Beloqui), llegamos a un acuerdo  transaccional; saldar el expediente con una multa de 6.000€ y volver al plan inicial. Todo está perfectamente documentado en la información municipal”, explica Sancho. Sin embargo, para entonces ya estaba el tema judicializado. No se pudo volver atrás. “Para mí, el tema más punible era la concesión de la licencia para el muro, que insisto, yo pretendía restituir al estado original”, añade Sancho.

Respecto al pago de la multa, Sancho es tajante. “Ni yo era el administrador de Hontanilla del Eresma cuando se concedió la licencia, ni cuando se inició la obra, ni cuando se paralizó. Nadie puede probar que yo fuera socio o tuviera algún interés en ella hasta junio de 2006, siendo el primer interesado en restituir la obra a la legalidad”, afirma. Por otra parte, “de ir a lo que dice la sentencia, el muro será legal, el impacto se mantendrá”. Es de temer que los miniapartamentos del Eresma darán aún bastante guerra.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *