web analytics

Así va la campaña de las Europeas en Segovia

Ah… ¿Pero hay elecciones? Se pregunta el personal. Pues sí, haylas. Aunque algunos se lo toman con más intensidad que otros.

Elecciones a la izquierda

Empecemos por los hiperactivos, los socialistas. Están que no paran, cuatro comunicados por jornada. Actos todos los días. Una intensidad propia de las municipales. En Segovia Gordo los ha puesto a trabajar y allí andan, predicando lo mal que lo hace todo el PP, lo bien que lo hacen ellos. ¡Valenciano cura el reúma! ¡Cañete matratador! Bien se nota que tienen en la mirilla al colectivo mujeres de 30 a 70. Solo les faltó poner de dos a Mario Casas y de tres a Jorge Javier Vázquez.

Los del PSOE, especialmente activos. En la imagen Montes en acción en Cuéllar.

Los del PSOE, especialmente activos. En la imagen Montes en acción en Cuéllar.

Pero no desmerezcamos el trabajo ajeno, lo que es es y, mediáticamente, el top del ránking por lo que toca a Segovia va para el PSOE. Ellos son los que se están trabajando con mayor ahínco la campaña. Y el trabajo tiene premio; no es solo que una victoria les ayudaría a invertir el bucle en el que se encuentran (que cuanto peor lo hace el gobierno, más votos pierde la oposición); trabajarse la provincia ahora es abonar el terreno para las primarias y para las municipales del año que viene. Asimismo, y si Gordo quiere quedar bien necesita presentar en Ferraz un buen resultado. No en balde Rubalcaba empezó aquí la campaña y esas cosas pesan. “Te envíamos al jefe y mira lo que has hecho”.

Segundo lugar para IU. Están peleones. Estas elecciones pueden rescatarles del limbo en el que parecen instalados desde los tiempos de Anguita y hay ardor guerrero en la tropa. Tanto, que el propio coordinador, José Ángel Frías, se escojonó el codo en cayéndose de una escalera cuando colgaba banderolas. Al día siguiente, rueda de prensa con brazo en cabestrillo. IU se la juega el próximo domingo, su ecosistema electoral está en ser la referencia de la izquierda ideológica. Lo saben y están fajándose duramente.

IU, a la caza de votos por el mercado del jueves.

IU, a la caza de votos por el mercado del jueves.

Elecciones a la derecha

 Juanjo, un clásico...

Juanjo, un clásico…

De entre los grandes, los más vaguetes y con diferencia son el PP.

También hay que entenderles. El PP es un aparato (o sea, un partido serio de la Real Politik), y los partidos serios de la Real Politik se entregan a las campañas en función del número de militantes que se juegan la nómina en el envite (es así, no le den más vueltas). Comparadas, pues, con unas autonómico-municipales (diputaciones, juntas, ayuntamientos), estas Europeas, con apenas 20 cargos en juego y y ningún paisano en la pelea, como para motivarse.

Así, la campaña del PP es de lo más pobre que he visto en lustros. Ni fotos nos envían, ni agenda, ni apenas notas. A todo lo más, han sacado al Juanjo Lucas del geriátrico para un “apasionante” desayuno informativo el lunes en el Restaurante Jose. Todo el foco puesto en el “gran acto central de campaña”, el miércoles, en el que Juan Vicente Herrera intentará insuflar ánimo a sus tropas. Eso será en ¡Chañe!, percátense, la localidad segoviana que en línea recta queda más cerca de Valladolid. Como tales eventos suelen ser harto surrealistas, les prometo una cumplida crónica.

En honor a la verdad también debo decir dos cosas: que el único mercha que me ha caído este año es del PP (un boli y un mechero); y segundo, que por increíble que parezca, el verdadero muñidor de las PP-Campañas, el creador del tancredismo rajoyano y el tiki-taka político para anestesiar electores, Pedro Arriola, siempre gana. Si esta vez Arriola vuelve a ganar, ya no me quedará otra que pensar que este hombre es el Mozart de la política. Y que yo estoy en la luna de Valencia no, más lejos.

La liga de los “modestos”

¡Quieren adomercer la campaña!, denunciaba el diputado de UPyD, Martínez Gorriarán, en otro desayuno informativo a los pies del acueducto. Los magenta han apostado por continuar con su mensaje de regeneración política, abundando en denuncias sobre lo que cobra este y el otro, el millón al año que se lleva el presidente de Red Eléctrica, la inexplicable retribución a “consejeros” en las televisiones públicas, la impunidad con que se saldan los casos de corrupción. Sin embargo, no acaba de cuajar la campaña magenta (tampoco les apoya ningún medio de peso, la verdad). A mi juicio tienen al mejor cabeza de cartel intelectualmente hablando, Sosa Wagner, sus propuestas para Europa son frescas y realistas, y sin embargo, me da la impresión de que UPyD no termina de pasar la adolescencia. Que no se unan con Ciudadanos llama al cielo. Y en unas elecciones que suponen la mayoría de edad de UPyD, su ser o no ser…

Gorriarán, De Miguel y Rafael Delgado.

Gorriarán, De Miguel y Rafael Delgado.

Especial “frikis”

Opciones frikis. Podemos y Vox. Los primeros son como una IU de diseño (su web es muy chula), comunistas glamurosos, basta decir que el acto central será un sarao… en el Real Sitio de La Granja. Los segundos son otro lamentable producto de los restos de Intereconomía. “Somos el PP de verdad”, dice el en otro tiempo sensato Vidal Quadras, hoy príncipe de los frikis. Estos tipos ya se la pegaron montándole un partido a Mario Conde. ¿De qué van? ¿Es que no se dan cuenta de que, como mucho, son una tapadera de alguna agencia de publicidad deseosa de contar con el censo electoral para achicharrarnos con propaganda? Bueno, es mi opinión.

Y entramos ahora en la Europa del idiotismo. Millones de muertos y ahí siguen inasequibles al desaliento, los nacionalistas. Vascos, catalanes, españoles, franceses, polacos, húngaros… Son mi antítesis ideológica así que espero que se hundan en la más espantosa miseria electoral. No va a caer esa breva, lo sé, la banderita es lo que tiene y todo apunta a que ganarán estas elecciones con sus ridículos discursos populista-xenófobos, nacional-etnicistas, o lloricono-victimistas. Más fronteras, venga, pongamos más alta la valla. Hablo de ERC, Front National, Svoboda, Bildu, CiU y PNV. Los grandes favoritos. ¿Cuándo los europeos nos liberaremos de este peste moral?

Pero aún hay uno peor. Dejo para el final el partido de la desesperación intelectual. Lo Peor de lo Peor. El Pacma. Un partido que sitúa como prioridad política de la sociedad el bienestar de sus mascotas. El puto fin del mundo filosóficamente hablando. La foto de la candidata habla por si sola.

PACMA

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *