web analytics

Caja Segovia invocó un informe fantasma para hipotecar el Torreón

Nuevo capítulo del caso Navicoas. El abogado de UPyD, Andrés Herzog, explicó en rueda de prensa que los informes supuestamente del bufete Garrigues por los cuales se advertía a Caja Segovia que estaba legalmente obligada a asumir la deuda fiscal de la inmobiliaria asturiana, no aparecen por ningún lado.

El tema no es baladí. En 2012 la Agencia Tributaria fijó una liquidación pendiente de 6,8 millones de euros contra Navicoas Asturias por el impuesto de Sociedades de 2007. ¿Quién debía pagar esa deuda? En circunstancias normales, Navicoas, pero en 2012 la empresa se hallaba en quiebra. Para entonces Navicoas era ya de Bankia, pero Bankia declinó asumir el pago de la deuda, endosándoselo a Caja Segovia. El consejo de administración segoviano dio el visto bueno a ese endoso, a consecuencia del cual se acordó un crédito con Bankia poniendo como aval el Torreón de Lozoya, y que en la práctica dejó sin patrimonio ni activos a la Fundación Caja Segovia, supuesta gestora de los restos de la Obra Social cajista. Tras Navicoas se oculta la fallida operación de construir cientos de viviendas en los terrenos de una cementera, 83.000 metros cuadrados, junto al casco urbano de Gijón. (Más información).

Herzog

Alfonso Herzog y Luciana de Miguel, UPyD puso fin a la campaña electoral con una rueda de prensa para “recordar” el protagonismo de la formación magenta en el affaire Caja Segovia.

¿Por qué aceptó Caja Segovia el endoso? Según algunos consejeros, se les informó que la entidad había encargado un informe al bufete Garrigues que así lo recomendaba. Lo cierto es que Caja Segovia, tal como publicó acueducto2.com,  sí encargó un informe, en concreto al bufete de abogados Emilio Fuentetaja (linkar para acceder al informe) que sostiene todo lo contrario:

“Entendemos que Bankia no puede exigir a Caja Segovia que otorgue el aval ante la propia entidad para responder del posible acuerdo alcanzado con la inspección de la Agencia Tributaria respecto de los compromisos fiscales derivados de la actuación de la sociedad Navicoas Asturias”, concluye el documento.

Todo apunta a que el “informe Garrigues” nunca existió. Simplemente formaba parte de los acuerdos entre la Agencia Tributaria y el bufete Garrigues, que actuaba como asesor fiscal de Navicoas. Es decir, fueron los abogados de Navicoas los que pactaron endosar a Caja Segovia los 6,8 millones pendientes de pago del Impuesto de Sociedades de 2007.

Naturalmente, todo dependía de lo que el Consejo de Administración de Caja Segovia determinara. Y el consejo dio su plácet a la operación a pesar de que el único documento del que se tiene constancia decía bien claramente que no había lugar a ese endoso.

Manuel Agudiez, aguardando a declarar en el juzgado Nº5 que sigue la causa por Navicoas.

Manuel Agudiez, aguardando a declarar en el juzgado Nº5 que sigue la causa por Navicoas.

¿Por qué? En palabras de Herzog, existía un núcleo duro en el consejo formado por Atilano Soto, Manuel Agudiez y Fernando Tapias, cuyas defensas se basan en que “todo se hizo de acuerdo a la ley”. Frente a este está el núcleo liderado por Miguel Ángel de Vicente, detonante de la denuncia, y que sostiene que se les ocultaron datos relevantes a la hora de acordar la asunción de esa deuda. Otro tercer grupo, el de Elena García Gil, apunta en su defensa a una posición intermedia, “creían que debían afrontar esa deuda y se desmarcan un tanto de la denuncia de ocultación de datos”.

De ahí la importancia del supuesto documento de Garrigues: su inexistencia demostraría que Soto y sus directivos engañaron deliberadamente al consejo.

Engañar entre comillas. “Lo cierto es que las decisiones se tomaban por asentimiento”, explica Herzog. No consta que nadie en el consejo de administración reclamara ver el documento, simplemente les dijeron que existía, se lo creyeron y punto.

Juan Verdugo y Abelardo Garrigues, socios del Bufete Garrigues.

Juan Verdugo y Abelardo Delgado, socios del Bufete Garrigues.

Esta redacción ha intentado sin éxito contactar con los abogados de Garrigues que intermediaron la operación y que han sido llamados a declarar ante el juez, Abelardo Delgado, Juan Verdugo y Alfonso Vallaurre. Ninguno de ellos estaba ayer en su despacho.

Para Herzog la verdadera razón por la que Caja Segovia aceptó el pufo de Navicoas con Hacienda no era otra que parar las posibles responsabilidades que arrostraran  a título personal de Manuel Agudiez y Óscar Varas, como miembros del consejo de administración que fueron de Navicoas en el momento en que esta contrae la deuda con Hacienda. De paso, hacer un favor a Bankia, que se ahorraba el ver una de sus propiedades lastrada por la deuda, y uno de cuyos consejeros, Jorge Cosmén, igualmente citado a declarar, está también implicado en Navicoas

En circunstancias normales, Caja Segovia hubiera salido en defensa de sus representantes en Navicoas (Agudiez y Varas), pero como ya no tenía activos ni dinero (pues todo se había traspasado a Bankia) la dirección de la entidad tiró de lo poco que quedaba: el torreón de Lozoya.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *